Salud en Cuba: ¿Las únicas opciones?

Salud con totalitarismo, salud a costa del planeta o democracia formal sin salud

encrucijada
Encrucijada. Ilustración por Carlos

Erasmo Calzadilla

HAVANA TIMES — Continuamos con el Anuario Estadístico de Salud correspondiente al año 2015. En el primer post de esta serie analizamos las tendencias demográficas de la sociedad cubana actual y en el segundo, los servicios y recursos del sistema sanitario; en este vamos a comparar los principales indicadores de salud de nuestro país con el resto del mundo.

Los siguientes gráficos resumen la situación.

Grafico 1 version 1

Como promedio, los cubanos disfrutamos de una vida ocho años más larga que el resto del mundo. La esperanza de vida al nacer de nuestros vecinos ricos (EE.UU. y Canadá) es solo un año mayor que la nuestra.

gráfico 2
La gráfica no muestra valores, porque su objetivo es mostrar proporciones de magnitudes diversas.

Las tasas de mortalidad infantil y materna en la Isla están al nivel de los países desarrollados; la diferencia es que Cuba lo logra con un PIB y un consumo energético per cápita muy bajos, y con una Huella Ecológica que apenas sobrepasa la bio-capacidad del planeta. En América Latina y el resto del mundo las tasas de mortalidad materna e infantil son un auténtico desastre. El experimento cubano es la demostración de que los países subdesarrollados sí pueden aspirar a un sistema de Salud de calidad aceptable, no hay que ser una gran potencia para lograrlo.

Alcanzar un desarrollo humano alto a costa de emponzoñar el planeta y como subproducto de relaciones socio-económicas injustas (paleando estiércol sobre otras personas) es una victoria pírrica y amarga, pero obtenerlos apelando a métodos dictatoriales y totalitarios tampoco tiene mucha gracia.

La alternativa no parece estar en América Latina, un continente donde el aparato de la democracia formal (allí donde existe) no ha sido suficiente para gestionarle al pueblo un buen sistema de Salud. ¿En qué sociedad real o utópica nos inspiraremos para construir un futuro mejor? Transfiero la pregunta a ustedes, queridos comentadores, que saben más del mundo exterior que yo. Solo les pediría, por esta vez, abstenerse de mencionar a Singapur y a los países escandinavos como modelos ideales para Cuba, que no estamos en la sección humorística*.
—–

Nota:  Del post anterior quedó una pregunta pendiente: ¿Son reales los grandiosos logros en el área de la Salud que presentan las estadísticas oficiales? Los números presentados  por el propio gobierno generan justificadas sospechas, pero los índices relacionados con la mortalidad (como los expuestos en este artículo) son más difíciles de manipular. No conozco a ningún analista serio que los ponga en duda.

 

 

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


23 thoughts on “Salud en Cuba: ¿Las únicas opciones?

  • el 26 mayo, 2016 a las 10:38 am
    Permalink

    Gracias Luis, tendré en cuenta sus recomendaciones. Ahora, entienda que ESTE post está dedicado al análisis del Anuario Estadístico de Salud, y los datos que reporta, algunos de ellos son positivos y otros negativos.
    No se puede atender todas las fuentes a un mismo tiempo.
    Usted sugiere que la calidad de vida en Cuba no es buena. ¿De qué fuente obtuvo esto? ¿es intuición, testimonio personal?

  • el 26 mayo, 2016 a las 10:28 am
    Permalink

    ¡Qué manera de chacharear la suya! ¿En qué discrepa usted, concretamente?

  • el 26 mayo, 2016 a las 10:23 am
    Permalink

    Creo que tienes razón, cada vez es más difícil el debate sensato en estas páginas.

  • el 26 mayo, 2016 a las 10:19 am
    Permalink

    “La mayoría de países pobres de África tienen menor huella ecológica que Cuba.”

    Tienen menor huella ecológica pero unos indicadores de salud horribles. Usted es el que está mezclando indicadores a capricho.

  • el 26 mayo, 2016 a las 10:07 am
    Permalink

    Gracias por el consejo, estaré revisando ese detalle. En la versión en inglés de este artículo una comentarista llamada Judith menciona el asunto, pero dice que aun incluyendo las muertes prenatales la mortalidad infantil en Cuba es muy baja. Estoy tratando de comunicarme con ella para pedirle las fuentes en las que se basa. Si usted tiene alguna que me guíe en este sentido se lo agradecería.

  • el 25 mayo, 2016 a las 8:16 pm
    Permalink

    Para empezar, lo primero que no es serio a estas alturas de la historia de este planeta, en nadie que tenga una sola neurona que le funcione, y un mínimo de decoro ciudadano, es defender a una dictadura. Eso sí es lo que no es serio

  • el 25 mayo, 2016 a las 8:08 am
    Permalink

    el que quiera debate serio,que vaya a la Pupila insomne o a Cuba Posible…o a la joven Cuba…o a cuba debate….

  • el 25 mayo, 2016 a las 6:16 am
    Permalink

    En este post discrepo totalmente de Erasmo.Esta vez pegado a las estadísticas oficiales no puede evaluar la realidad.No hay ningún análisis cualitativo de las estadísticas que publica y el dibujo de Carlos sobre la percepción de la población sobre la atención médica que publicó en el primer artículo sobre el tema sigue sin ser analizado. Un gobierno que se niega a publicar los índices de pobreza, es ya un gobierno sin credibilidad para manejar las estadísticas de salud, ni siquiera las de muerte.
    No sé cual es el chiste con Singapur y los países nórdicos, mas que la ignorancia de Erasmo.Por lo demás no creo que sean ningún chiste estos países. Erasmo sugiere preguntas interesantes y luego se pasa a analizar otra cosa como en este segundo post y no le da continuidad ni respuesta a las preguntas que hace.Esta manera de construir el conocimiento es lo que hace pensar en la falta de seriedad de sus análisis, y en la inconsistencia del tema que trata.Levanta preguntas que él no se atreve a darle respuestas, lo cual no sirve ni para entretenernos productivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *