La crisis humanitaria de Cuba crece sin cesar

Foto: Juan Suárez

Por Circles Robinson

HAVANA TIMES – Sin obviar las causas discutibles, entre ellas la mala gestión y arrogancia del gobierno, y el embargo de Estados Unidos, Cuba enfrenta actualmente una creciente crisis humanitaria.

El gobierno no quiere admitir que la situación está fuera de su control, pero las protestas a nivel nacional del 11 de julio, más sus propias estadísticas diarias de Covid-19, muestran a los lugareños y al mundo una realidad diferente.

Solo dos realidades: poca comida y casi ninguna medicina disponible para la mayoría de la población, bastarían para que un gobierno responsable pida ayuda. Luego, agregue la situación de Covid-19 en las últimas semanas, y tendrá la tormenta perfecta y mucho sufrimiento humano.

En una publicación reciente mencioné una sugerencia que dista mucho de ser perfecta para buscar un alivio temporal de la escasez de alimentos y medicamentos; cosas que Cuba podría hacer independientemente de Estados Unidos u otros demonios.

Sin embargo, los pasos audaces para enfrentar la emergencia parecen descartados hasta ahora, ya que el gobierno intenta demostrar un apoyo generalizado a sus políticas, incluso después de las protestas espontáneas y masivas.

Enfocado en causas externas en lugar de sus problemas internos, la respuesta de Díaz Canel es que Joe Biden debería derogar el embargo de 60 años contra Cuba. También exige que Estados Unidos dejé de financiar supuestos mercenarios y delincuentes al servicio del imperio en Cuba, términos que se usan para cualquiera que exprese su desacuerdo con las políticas gubernamentales, o peor todavía, que critique abiertamente al presidente y a los principales líderes del Partido Comunista con sus nombres y apellidos.

El empeoramiento de los números oficiales del Covid-19

Los datos del Ministerio de Salud sobre casos y muertes de Covid-19 muestran que la última semana fue, por mucho, la peor desde que comenzó la pandemia en Cuba en marzo de 2020.

Los datos oficiales del sábado fueron 6.279 nuevos casos y 62 muertes. Los dos días anteriores fueron 6540 y 65, y 6062 y 52. ​​En los últimos meses, el aumento de casos de Covid-19 se ha producido en todas las provincias y prácticamente en todos los municipios del país.

La situación comenzó a descontrolarse en marzo de 2021 cuando las cifras comenzaron a subir bruscamente y la tendencia alcista continúa hoy. Durante el último mes, la altamente contagiosa cepa Delta se está extendiendo rápidamente.

Al considerar los datos de Cuba, hay que tener en cuenta que la isla tiene 11,2 millones de habitantes, según el último censo, una población 30 veces menor que la de Estados Unidos, por ejemplo.

El 15 de julio el diario oficial Granma informó que si bien Cuba tenía menos casos activos que República Dominicana, Costa Rica y Bolivia, ocupaba el puesto 12 en el mundo, con más casos por millón de habitantes que Argentina, España, Panamá y Brasil.

Cuba sigue desarrollando cinco vacunas en diferentes etapas de prueba y verificación, orgullo y alegría del gobierno de Díaz Canel, así como la esperanza de un bien rentable para el Estado.

Si bien dos de las vacunas se están utilizando para vacunar a una parte de la población cubana de manera emergente, ninguna aún tiene la aprobación de las organizaciones internacionales de salud.

El principal aliado político y económico de Cuba, Venezuela, también está comenzando a administrar las vacunas cubanas e Irán está colaborando con un ensayo clínico de las vacunas cubanas en su territorio.

Mientras Cuba apostaba por una solución de cosecha propia para Covid-19, rechazó los programas internacionales para suministrar vacunas a los que podría haberse adherido, incluida la iniciativa Covax.

Del mismo modo, se podrían haber llegado a acuerdos para administrar en Cuba las vacunas creadas por sus aliados Rusia y China. Sin embargo, el gobierno de Díaz-Canel prefirió hacerlo solo, y ahora la población está pagando el precio.

El gobierno todavía se resiste a declarar una crisis humanitaria a pesar de la crítica escasez de alimentos, de medicamentos y el pico de Covid-19, que podría conducir a una asistencia considerable del exterior. Simplemente, parece demasiado orgulloso para admitir la desastrosa situación y su incapacidad para enfrentarla, prefiriendo culpar a Estados Unidos por todos los problemas del país.

Lea más sobre Cuba aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *