El líder y sus principios flexibles

por Martin Guevara

Raúl Castro
Raúl Castro

HAVANA TIMES — Mediante un acto magistral de prestidigitación, Raúl Castro nos sorprende con una nueva faceta, y se nos presenta como adalid y paladín de la paz en Colombia.

Raúl, presidente de Cuba y General de Ejército durante décadas, bajo cuyo mandato alentó, participó y orquestó una importante cantidad de conflictos armados en América Latina, que dejaron un tendal de dolor en el continente, expresado en muertos, presos, desaparecidos, exiliados de todo signo político y sensibilidad ideológica, y que dirigió guerras tremendamente sanguinarias en gran parte del Tercer Mundo y en particular en África.

Fue el comandante de las guerras de Mozambique, Etiopía y Angola en dos ocasiones, desde su despacho con la excusa del internacionalismo proletario para esconder otras aviesas intenciones menos honrosas, como obtener beneficio del marfil, del diamante, incrementar el profesionalismo y el poder de las Fuerzas Armadas.

Todo por orden de su “hermanísimo”, quien aspiraba a convertirse en una especie de Mariscal del Tercer Mundo, toda vez que aquella ficción de que la pesadilla de la URSS duraría eternamente en su camino del socialismo hacia el comunismo se cumpliese, y mantuviese su incondicional apoyo logístico y estratégico a los hermanos Kastromasov en tales lides.

La característica más asombrosa de estos sátrapas va más allá del nivel de represión, de mentira, de secuestro de la libertad y la verdad por generaciones, aún admitiendo que son estas descollantes y saldrían airosas en cualquier concurso de vilezas ni siquiera su voluntad determinada de destruir los valores de una sociedad, las normas de convivencia, la concordia, la prosperidad, aún reconociendo que en ello son campeones galácticos.

Va mucho más allá.

Lo más asombroso de estos adalides, paladines y estandartes, pero no de la paz, sino del poder a cualquier costa, es la carencia del más mínimo rastro de decoro, de pudor, de vergüenza con que han ido y van atravesando sus cómodas vidas mientras dejan un tendal de sufrimiento en las ajenas.

Pero más que ello, si cabe, el objeto de estudio de este establishment será, sin duda, el arte de lograr que el mundo civilizado, progresista, defensor de derechos del hombre, lejos de condenarlos, los tolere y les permita cualquier desmán o despropósito, sin el más mínimo ejercicio de enmienda, de arrepentimiento, de penitencia tras tantos casos tipificados y consensuados como “crímenes de lesa humanidad”.

La familia real cubana pasó de latifundista a ser jesuita, a ser pro democracia estadounidense, a ser comunistas marxistas leninistas estalinistas cuando colaboraron con el asesino de Trotsky, represores de toda libertad individual, a ser vanguardia de la guerrilla internacional, a ser colaboradores con la dictadura argentina de Videla y de Galtieri, a ser partidario de incentivar la inversión de la gran empresa capitalista internacional en Cuba excepto cubanos, a ser nuevamente jesuita cuando cayó la URSS, a ser más papista, a ser revisionistas del Marxismo Leninismo al enaltecer a Chávez, un alto militar de carrera reconvertido en reformista, con discurso vacío y demagogo que en mi época el PCC lo habría condenado de “reformismo populista y diversionismo ideológico”, muy alejado de cualquier doctrina o filosofía comunistas básicas, a ser pro dólares fáciles suplantando a los  rublos rusos o el petróleo venezolano, en el nombre de los EE.UU.

Y en la última metamorfosis, reconvertidos nada menos que en pacifistas, con lo cual tras cincuenta y siete años de persistencia en el error de menospreciarlos, es hora de reconocerles que son más vivos que el hambre, y que tras medio siglo nos percatamos de que, en efecto, son consecuentes y coherentes marxistas, pero no del atormentado Karl, sino del disparatado Groucho cuando decía aquello de:

groucho-marx-estos-son-mis-principios


18 thoughts on “El líder y sus principios flexibles

  • el 2 octubre, 2016 a las 8:37 am
    Permalink

    como Giron,el Escambray fracasaron y la 82 Division nunca llego, hay que arrastrar las consecuencia…sin una orden de Fidel o Raul,nunca hubieran firmado la Paz los guerrilleros de Colombia, vaya ningún guerrillero y similares, fueron sus maestros, sus mantenedores y hay una “Lealtad mafiosa en ellos “…hay que tragárselos con papas….como a Josefina Vidal y sus disparates,etc….Tampoco los politicos latinoamericanos han sido muy efectivos que digamos, pero eso se escapa a nuestros intereses…

  • el 2 octubre, 2016 a las 8:31 am
    Permalink

    Martin : la lucha contra gobiernos totalitarios, lleva a la “intromisión en la soberania (?) de los pueblos ” …esa es la queja de los totalitarios…pero lo que no dicen los totalitarios es que bajo su dominio, los Estados se vuelven un peligro para los demas Estados que pretenden organizar sus sociedades de manera pacifica, transparente, lucha de por si, muy dificil.Este preámbulo solo es para decirte que, cuando un Estado que tiene que rendirle cuentas a su pueblo hace algo, tiene que informar, tiene que consultar con los otros poderes, argumentar y siempre estarán bajo la mira de todos. Sin la participación de el gobierno comunista de cuba, no harian nada todos sus secuaces, hay que contar con ellos,son sus maestros, sus mantenedores.Actualmente, El gobierno de cuba ha confeccionado una Red, que incluye a los Izquierdosos del mundo y otros similares, son su cabeza, pues no hay otra cabeza, todos los deas,no existen ya. Las locas intervenciones de Cuba en el Mundo, solo pudieron hacerse bajo un Gobierno totalitario si se hubiera consultado con un pueblo libre e informado, eso hubiera dado solo para un cintillo humorístico en nuestro Zig-Zag….que lo suprimieron ellos mismos, esos que tu sabes >>.Lo peor es que han creado seres que, como uno que ha opinado aca,esan casi orgullosos de “la gloria que hemos vivido “..!!!

  • el 1 octubre, 2016 a las 3:57 pm
    Permalink

    Gracias Martín, siempre me ha parecido que los principios que reclama el gobierno cubano son tan elásticos como los de Groucho Max. La soberanía cubana es la del estado contra sus ciudadanos, no existe la soberanía popular.Y el socialismo para la élite del país, es la economía centralmente planificada que ha demostrado históricamente que es fuente de miseria, el monopolio estatal de la economía que nos lleva todo el tiempo hacia atrás por los embotellamientos e ineficiencias de todo tipo y un partido incontestable cuya dirección vive y trabaja de espaldas a la ciudadanía.
    No creo que se haya consultado con la ciudadanía si quieren el socialismo soviético ni antes ni después de imponerlo como todo. Las políticas económicas erráticas y la represión al criterio diferente crítico han sido las dos constantes de los últimos 57 años. No sé hasta cuando los hermanos Kastromasov, van a seguir reprimiendo y repartiendo miseria.

  • el 1 octubre, 2016 a las 3:33 pm
    Permalink

    El dictador Raúl Castro es el artífice de ese arreglo en conjunto con las FARC, que estaba cogiendo palos de todos los colores aunque mantenía su beligerancia: Tiro fijo, Raúl Reyes, por citar dos casos notables. Me imagino a Castro diciéndole a estos narcoguerilleros. “Siéntense a conversar, pasen a la vida política, eventualmente ganarán las elecciones y, cuando tomen el poder, ya será otro el cantar. El camino es un poca más largo pero se logrará lo que queremos”. Ningún pueblo quiere guerra y muchos son tan miopes que no perciben lo que hay darás de este acuerdo. Fíjense que Noruega, otro de los garantes, fue discretamente dejada a un lado en las conversaciones. Todo se redujo a las FARC, RC y un genuflexo Santos cuyo hermano fue del M-19, es decir, hay una tendencia izquierdos en él que, según escuché aunque no estoy seguro, hizo algún tipo de estudio en Cuba. No duden que haya sido reclutado de una u otra forma.

  • el 1 octubre, 2016 a las 3:03 pm
    Permalink

    No sabía yo de Eritrea. Acá en USA conocí auno y e enteré entonces de la cruda realidad en ee pobre país. Éste logo escaparse porque era soldado de guardafronteras y huyó a Djibouti y de ahí a USA. Qué tendría que hace FC metido en esos lugares sino satisfacer su megalomanía de hacerse el líder del Tercer Mundo a costa de la sabre de su porpio pueblo que aún en aquella época estaba tan lleno de carencias como lo está ahora? Exxcelente rtículo y cuidado, queanda apor ahí el rumor de que aRC le quieren proponer al Premio Nobel de la Paz por auspiciar las conversaciones dentre el gobierno de Colombia y la guerrila que, si bien no fundó, si apoyó a ultranza. Se verán horrores.

  • el 1 octubre, 2016 a las 1:07 am
    Permalink

    Hola, Miranda:

    Observa que yo no digo que tu califiques de “guayaba” el texto. Sólo afirmo que trajiste a colación una forma muy cubana de trasladar la frase desde el inglés estadounidense a nuestra jerga criolla…

    En cuanto a la mención que haces de un supuesto involucramiento de Cuba en la guerra entre eritreos y etiopes, te puedo decir con seguridad que, de haber ocurrido, habría sido una conflagración bélica perdida de antemano. No sólo por lo contraproducente de enfrentarse a los eritreos, que tuvieron notable apoyo de La Habana por muchos años (y de cierta forma seguían ligados a sus mentores), sino sobre todo por el fuerte ingrediente moral que compulsaba a los secesionistas, dispuestos a inmolarse por conseguir su propio Estado, además de las condiciones geográficas de su teatro de operaciones. Esa zona del mar Rojo es un virtual desierto de rocas volcánicas. Fíjate que la única vez que los soviéticos participaron del conflicto fue con un bombardeo desde sus barcos fondeados en las aguas aledañas a Asmara. Y nunca más lo repitieron, convencidos de que no irían a ninguna parte.

    En cuanto a lo que me dijeron todos los eritreos que conocí, tienes razón en algo: yo era mucho más joven, aunque no tanto como supones, pues ya pasaba de 22 años.

    Pero ahora que ya tengo nietos, dispongo de otros argumentos, que considero más sólidos. Como buen ciber-chismoso y ratón de biblioteca virtual, siempre ando a la caza de los “desclasificados” en línea.

    Mira lo que informaba el 21 de julio de 1982 el subsecretario de Estado de EE.UU. Thomas O. Enders, ante el Subcomité del Senado de Estados Unidos sobre Seguridad y Terrorismo. A pesar de sus tensiones con el gobierno etíope de entonces, EE.UU. mantenía múltiples canales de inteligencia ubicados en el país africano. Así que estaba al tanto de cuanto ocurría. (Esta vez traduzco yo todo el contenido del párrafo. Así evito malentendidos…).

    Aquí el vínculo al Departamento de Justicia de EE.UU.:
    https://www.ncjrs.gov/pdffiles1/Digitization/89991.pdf (en la página 127 del documento en PDF)

    “En la actualidad hay entre 11.000 y 13.000 efectivos militares cubanos en Etiopía. La presencia militar se ha reducido desde un máximo de unos 17.000 a principios de 1978, cuando las fuerzas cubanas jugaron un papel decisivo en la exitosa campaña del Ogaden. Tras concluir estas operaciones, el presidente Mengistu trató de persuadir a La Habana de ayudar a Etiopía en los combates que tienen lugar en Eritrea. Castro se negó, en parte porque no deseaba más víctimas, y en parte porque creía que el costo político sería demasiado alto y causaría fricciones con los aliados árabes radicales de Cuba. (La Habana también tuvo vínculos con el Frente de Liberación de Eritrea durante muchos años.) La presencia militar cubana se redujo a finales de 1978 y en la actualidad se mantiene entre 11.000 y 13.000 hombres. Las fuerzas cubanas no acometen muchas acciones hoy, desempeñan ante todo funciones de apoyo y servicios logísticos y por lo regular permanecen acantonadas en sus cuarteles”.

    Saludos

  • el 30 septiembre, 2016 a las 4:22 pm
    Permalink

    Bueno Isidro, como te preguntabas cuál sería la traducción, yo te di una idea mas o menos y muy sencilla para el entendimiento de todos, y mejor aún, “en cubano”. En ningún momento insinuaba si fuera “una guayaba” o lo que es lo mismo “mentira”, o no lo fuera.

    Ahora bien, Qué hay de cierto en que en 1977 las tropas del general Ochoa, junto con el mando sovietico atracase su contingente (el cubano) y haya establecido batallones blindados, cohetes y buques de guerra sovietico en el puerto de Asmara para contener a los eritreos?, según tu respuesta, los eritreros te contaron que “los cubanos solo iban de paso por ahí y nunca se involucraron en el conflicto”. No será que a quien le metieron la guayaba fue a ti, muchacho de diez-y-pico, desinformando por demás, y tú te la comiste?, pero eso fue en esos tiempos que les pudiste creer, pero Ahora?. Isidro, que lo diga o lo dude cualquier ignorante y bruto, pero no tú. No se puede negar la intromisión del gobierno cubano en África, ni en todos los demás movimientos armados en que se ha metido, y los únicos perdedores han sido los cubanos (como siempre), madres, huérfanos, hermanos, porque en lo que se refiere a “Cuba” (que es el gobierno), ellos si salieron favorecidos, empezando conque ningún Castro ha perdido un hijo, ninguno ha ido a pelear en ninguna guerra. Por eso es que dan tantas nauseas ver al sátrapa de Raúl haciéndose el mediador con las FARC, conflicto que ellos mismos formaban parte.

  • el 30 septiembre, 2016 a las 12:39 pm
    Permalink

    Isidro, pues te cuento que para mi sorpresa la influencia de la ideología Maoísta es la que predomina en los partidos de izquierda más radicales de suramerica y muchísimo menos el leninismo – estalinismo soviético. Tal es así que a esta izquierda radical los llaman por el apodo politico de “los chinos”.

  • el 30 septiembre, 2016 a las 8:29 am
    Permalink

    Hola, Martin:

    Déjame empezar por el final. No sé quiénes pueden ser los “míos”. Cuando opino en HT, y lo hago bastante a menudo, coloco en exclusiva mis puntos de vista, y hago uso de mi experiencia de vida. Nadie me lo pide. Bueno, para ser totalmente honesto, en ocasiones algunos integrantes del colectivo de HT me “pinchan” un poco – y con la mejor voluntad – para hacerme hablar. Y termino cediendo.

    En cuanto a la “guayaba”, como habrás visto, fue mi estimada Miranda la certera traductora. Yo lo lancé en inglés, porque fue en ese idioma como primero me vino a la mente. Así que en todo caso, critícame por pedirte que se lo explicaras a “Sweeney”.

    Observa que me referí en especial al tema del involucramiento de Cuba en Africa, muy en particular en Etiopía, que fue donde estuve cinco años, y fue siempre como civil. Estudiante de idioma primero, luego traductor. Y como dijo alguien, “los traductores son chismosos autorizados…”

    No te niego que me chocó eso de la “guerra sangrienta”, porque salvando el hecho de que todo conflicto deja víctimas, entre muertos, mutilados y personal con daños sicológicos, la campaña militar del Ogaden – tomando en cuenta la cantidad de países involucrados, más el volumen de armas y efectivos desplegados -, ha sido una de las más breves y con menos víctimas mortales que he conocido. No sé qué marfil habrán recogido los cubanos allí, pues elefante no vi ninguno (supongo que hablas de Angola). Pero te puedo asegurar sin que me quepa la menor duda, que fue mucho (mucho) más lo que Cuba le dio ese país, que cualquier beneficio que pudo haber recibido.

    Creo que ponernos a discutir sobre si guerras como la del Ogaden fueron una expresión de “internacionalismo proletario” o elemental desinencia de “otras aviesas intenciones menos honrosas”, no nos llevará a conclusión alguna, en el entendido de que tenemos visiones bastante dispares. Por eso me limito a dejar mi vivencia.

  • el 30 septiembre, 2016 a las 7:56 am
    Permalink

    Bobo:

    Yo hablo aquí de Eritrea cuando era parte de Etiopía, regida por el mandato de la ONU de 1952. La que vino después de 1993 ya es otra cosa, no la que yo viví de cerca. Son dos realidades completamente distintas. Lo paradójico del caso es que los eritreos bajo dominio etíope parecían gozar de más libertades que ahora que son país independiente. Caso digno de estudio.

    Por cierto, has tocado un tema merecedor de amplia discusión: la influencia maoísta entre los movimientos revolucionarios de Africa post independencia. En aquellos años, me asombró ver cuánto había calado la teoría de Mao Zedong entre los etíopes, sobre todo entre la intelectualidad, y más aún en los universitarios. Los educandos de la Universidad de Addis Abeba que participaron en las multitudinarias protestas contra el emperador Haile Selassie, en 1974, enarbolaban como bandera muchos de los principios de la lucha de clases continua como motor de toda revolución, que defendía el Gran Timonel, además de sus principios de llevar a las ciudades las luchas agrarias.

    Sin embargo, el gobierno militar del Derge, que se instaló tras derrocar al emperador, giró el timón hacia Moscú, puesto que Pekín ya estaba fraguando apoyar a Somalia en sus reclamos en el Ogaden, con tal de aguarle la fiesta a los rusos, que hasta pocos meses antes habían estado armando y entrenando al ejército de Siad Barre.

    Etiopía, por su parte, pasó de fuerte aliado de EE.UU. en el Cuerno Africano, a socio de la URSS y Cuba contra Somalia, y luego a uña y carne de Israel y algunos países occidentales, estando todavía bajo la égida de Mengistu.

    Como ves, ha sido muy típico de los liderazgos africanos post-independencia cambiar de palo pa’ rumba. Otro ejemplo fue Savimbi. De chico malo y mimado de Mao, e inspirado por el Che, pasó a carta segura en la apuesta de Washington por arrimar su sardina a la brasa en la bronca de Guerra Fría en el continente negro.

    Hay tela para cortar amplio…

  • el 30 septiembre, 2016 a las 6:55 am
    Permalink

    Interesante, pero por favor difame en que parte está la guayaba. ¿Era usted y los diez mil cubanos destinados a la guerra de Ogaden, o los casi 400 muertos, personal civil? ¿Fué personal civil el destinado a apoyar al Frelimo de Mozambique de Zamora Machel? ¿Era maestros o enfermeros los miles de muertos en el conflicto en Angola desde el primer envío de 85 efectivos de tropas especiales en 1975, hasta la muerte de Savimbi en 2002, y fueron turistas los cientos de miles que asistieron durante distintos períodos a combatir en aquella tierra?
    Sólo por mencionar los tres conflictos armados en que Cuba no niega haber participado, aunque sí esconde las razones menos presentables tras el paño de Internacionalismo proletario. Conozco el drama mucho más de cerca de lo que he comentado jamás.
    Pero además están los innumerables extraoficiales apoyos y apadrinamientos de guerrillas y grupos armados, además de participación directa en múltiples conflictos armados desde 1960 hasta que, tras la caída de la URSS Fidel fuese cambiando su perfil de Mariscal de Guerra del Tercer mundo, a Jesuita pacifista defensor de la ecología y la moringa.
    La Guayaba mi amigo es que usted y los suyos ya no pueden colar a más nadie.

  • el 29 septiembre, 2016 a las 9:50 pm
    Permalink

    Eritrea, otra de las dictaduras mas represiva y oscuras del mundo, que tiene a su pueblo sumido en la miseria y en el exilio. Su dictador presidente vitalicio fue un guerrillero marxista formado por Mao en China y que logro la independencia de Etiopia para despues sumir a su pueblo en una vulgar tirania. Una copia africana del castrismo.

  • el 29 septiembre, 2016 a las 8:15 pm
    Permalink

    ¡Bingo! Miranda te otorgo el copyright…Andaba yo a la caza de filosofía de salón y tú lo has puesto en puro “cubano”…Mejor imposible…

    Es que en el Africa que me tocó a mi (Etiopía) no vi ese panorama que describe Martín. De hecho, el conflicto internacional apenas duró unos meses, de 1977 al 78, cuando finalmente se desalojó a los invasores de Somalia que ocuparon el Ogaden. Al poco tiempo me tocó servir de traductor a un ingeniero de Matanzas que asesoraba la construcción de una salina en el puerto de Assab, en la actual Eritrea. Todos los eritreos me contaban que los cubanos que desembarcaban por allí sólo iban de paso hacia el sur, y que a diferencia de los soviéticos, nunca se involucraron en el conflicto interno entre secesionistas y etíopes.

  • el 29 septiembre, 2016 a las 6:56 pm
    Permalink

    Ahora como pago por contribuir a terminar la guerra civil que los Castro iniciaron, el gobierno de Colombia permitira una dotacion de esclavos medicos distribuidos en los territorios dominados por las FARC, donde por logica las autoridades locales seran exguerilleros. Las FARC tambien seran agradecidos y lavaran parte de los miles de millones de la droga en la cartera de proyectos de Murillo. Mejor final no pudo tener la politica de exportar la revolucion cubana mediante la violencia armada basado en el princio de crear uno, dos y tres Vietnam en Latinoamerica.

    Veamos como un conflicto tan violentos que parecia no tener fin, pudo resolverse de forma pacifica a partir de reconocerse mutuamente las partes implicadas por un bien superior, sacar adelante a Colombia. Espero que el dictador Raul Castro se ilumine y entienda que en Cuba hay un conflicto similar con la mayoria del pueblo cubano. Solo tiene que reconocer que hay una gran parte del pueblo cubano que no acepta el sistema que han impuesto con represion y violencia y sentarse a la mesa de negociaciones para realizar los cambios necesarios para sacar nuestro pais de las ruinas en que lo han convertido. Un detalle importante, las FARC no llegan a 6000 colombianos y los cubanos que no aceptan la dictadura castrista son millones.

  • el 29 septiembre, 2016 a las 3:20 pm
    Permalink

    Martin, me as hecho reír ! Muy bueno to escrito!y creo que coincido en lo que dices.

  • el 29 septiembre, 2016 a las 3:10 pm
    Permalink

    Como que “ve y metele esa guayaba a otro”?

  • el 29 septiembre, 2016 a las 10:54 am
    Permalink

    Este texto me hizo recordar de inmediato una frase idiomática en inglés: “Tell it to Sweeney”…Debo buscar un buen equivalente en español…

  • el 29 septiembre, 2016 a las 10:27 am
    Permalink

    Excelente, como acostumbras. Muchas gracias, Martin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *