EEUU permitió a espía preso enviar esperma a Cuba para sellar acuerdo

Por Johannes Schmitt-Tegge e Isaac Risco

Gerardo Hernández con su esposa Adriana Pérez.
Gerardo Hernández con su esposa Adriana Pérez. Foto tomada por Héctor Planes durante el concierto de Silvio Rodríguez en el Estadio Latinoamericano, Havana, Cuba.

HAVANA TIMES (dpa) – El gobierno de Estados Unidos permitió a uno de los espías liberados el pasado miércoles enviar esperma a su esposa a Cuba mientras estaba en prisión, como parte del histórico acuerdo alcanzado por Washington y La Habana para restablecer sus vínculos diplomáticos.

Gerardo Hernández, uno de los llamados “Cinco héroes” cubanos, hizo la donación de esperma a su esposa mientras estaba en la cárcel de California donde purgaba una pena de doble cadena perpetua, confirmó hoy el Departamento de Justicia a la agencia dpa en Washington.

“Podemos confirmar que Estados Unidos facilitó el pedido de la señora Hernández de tener un hijo con su esposo”, señaló el Departamento de Justicia en un correo electrónico.

Estos días, las imágenes de la esposa de Hernández, Adriana Pérez, mostrando un embarazo avanzado tras la llegada del ex espía a La Habana sorprendieron a muchos en la isla.

Hernández llegó el miércoles a La Habana como parte del histórico acuerdo anunciado por el presidente estadounidense, Barack Obama, y su homólogo cubano, Raúl Castro, para restaurar sus relaciones bilaterales tras más de 50 años de ruptura.

La televisión estatal cubana ha emitido desde ese día numerosas imágenes en las cuales se podía ver el avanzado embarazo de Adriana Pérez, que debe ser madre en unas dos semanas, según la pareja.

“La emoción es muy grande y todo el mundo está preguntando”, señaló el propio Hernández el pasado sábado al margen del último pleno del Parlamento cubano. “Nosotros nos divertimos mucho con todos los comentarios y las especulaciones”, agregó.

El espía fue detenido en 1998 como parte de la llamada “Red avispa” de la inteligencia cubana en Estados Unidos y no podía recibir visitas de su esposa en la cárcel de California en la que estaba recluido.

“Hubo que hacerlo por control remoto”, bromeó. “La realidad es que en silencio ha tenido que ser, esta parte también”, dijo también un jocoso Hernández aludiendo a una célebre frase del héroe nacional cubano José Martí.

En 2012, Adriana Pérez se lamentaba todavía de la larga separación de su marido y de la imposibilidad de formar una familia.

“Desde el punto de vista personal hay mucho costo”, citó el portal oficialista Cubadebate un marzo de ese año una entrevista de Pérez con la agencia de noticias mexicana Notimex.

“La más lamentable (pérdida) es no haber sido madre”, se quejó.
“Yo no he tenido el derecho a la maternidad a pesar de que es algo que le hemos pedido al gobierno de Estados Unidos como un pequeño gesto”, aseguró.

“El reloj biológico va marcando su etapa final para ser madre”, dijo Pérez, entonces de 42 años.

El embarazo a través de la inseminación artificial es otro de los resultados de las negociaciones secretas entre Washington y La Habana para restaurar sus vínculos bilaterales tras más de medio siglo.

En el pasado las autoridades estadounidenses rechazaron en varias ocasiones solicitudes de presos para donar esperma a sus parejas.
Varios reos intentaron a menudo en vano apelar contra esas decisiones ante los tribunales.

En Washington abogó sobre todo el senador Joseph Leahy por el envío del esperma de Hernández a Cuba. Según uno de sus colaboradores, que participó en el histórico acercamiento diplomático entre ambos países, Estado Unidos consiguió así también mejores condiciones para el contratista Alan Gross.

El cooperante, detenido en 2009 y condenado a 15 años de cárcel en Cuba por “delitos contra la seguridad del Estado”, fue parte de un intercambio de prisioneros pactado entre Obama y Raúl Castro. Gross volvió a su país también el miércoles.

“El pedido fue entregado por el senador Leahy, que buscaba mejorar las condiciones para el señor Gross mientras estaba encarcelado en Cuba”, confirmó el Departamento de Justicia.

Conseguir ese embarazo fue un paso importante para el histórico acuerdo, aseguró por su parte el colaborador de Leahy a la cadena CNN. “Era su única posibilidad de tener un hijo”, dijo.


10 thoughts on “EEUU permitió a espía preso enviar esperma a Cuba para sellar acuerdo

  • el 26 diciembre, 2014 a las 10:48 am
    Permalink

    Por eso están donde están, sin mejilla y tocándole los c… a Obama.

  • el 26 diciembre, 2014 a las 7:40 am
    Permalink

    Hay que ser bien incauto o creer que los demás somos ingenuos `para pensar que Alan Gross solo vino a traer telefonitos para que los niños hablen; si son tan buenos porqué no se van para África a luchar contra el Ebola, los cinco estaban presos por evitar que el hijodeputa de Posada Carriles y compañía no siguieran poniendo bombas o reventando aviones en pleno vuelo, que eso !SI ES TERRORISMO!, en ningún momento espiaron al gobierno de USA, reconocido por los generales del pentágono que testificaron, sin embargo Alan Gross, formó parte de un programa orquestado por la USAID para la cual trabajaba, que incluye el conocido programa ZUNZUNEO, el de música HIP HOP y el dirigido a los jóvenes, todods con el objetivo de cambiar el gibierno legítimamente elegido por el pueblo, eso si es atentar contra la seguridad de un estado. Ni en USA se permite una cosa así.
    En cuanto a los permisos para visitar a familiares moribundos, creo que debe basarse en una estricta reciprocidad, la madre de Alan Gross fallece después que la madre de Gerardo y de Ramón, a los cuales no se les permitió venir a Cuba. No entiendo entonces porqué tenía el estado cubano que ser indulgente cuando con nuestros héroes se había sido tan crueles, somos comunistas, no cristianos, si nos dan por una mejilla, te damos por los coj…

  • el 24 diciembre, 2014 a las 7:52 am
    Permalink

    Bien hecho por la jueza, y además, es la ley. que no se queje, que lo trataron bastante mejor que al viejo infeliz que lo único que hizo fue llevar tres teléfonos que hasta los niños pueden comprar aquí.

  • el 23 diciembre, 2014 a las 9:59 pm
    Permalink

    Si mal no recuerdo, cuando “el otro” viajó a la Isla, ya había extinguido su condena de 13 años en el bote, y había pasado a “libertad condicional”, ya que la jueza Lenard se empecinó en mantenerlo tres meses más en EE.UU., no sé si a la espera de que “el otro” desertara, o si súbitamente le asaltó un “crush” por el James Bond criollo…

  • el 23 diciembre, 2014 a las 7:52 am
    Permalink

    Entonces ráscate el cerebro pensando por qué dejaron al otro ir a Cuba por los mismos motivos que pudo ir Gross a EEUU

  • el 22 diciembre, 2014 a las 10:45 pm
    Permalink

    Menos mal que aclararon porque la teoria del marciano que llego con la pistolita estaba empañando el final feliz del culebron. Aprovechando la sinceridad ¿alguien puede explicar donde Alan Gross perdio los dientes, en la carcel o en los interrogatorios del DSE?

  • el 22 diciembre, 2014 a las 9:40 pm
    Permalink

    Ojo, que el recluso cubano sólo envió una “parte” de su organismo a la Isla, quedándose él en prisión; por más que me rasco el cuero cabelludo no veo la forma en que el estadounidense pudiera hacer lo mismo para un funeral…

  • el 22 diciembre, 2014 a las 5:34 pm
    Permalink

    Y al pobre viejo infeliz, ni siquiera le permitieron ir al entierro de su familiar muerto. Hay cosas que hablan por sí solas.

  • el 22 diciembre, 2014 a las 5:28 pm
    Permalink

    Que malos son estos americanos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *