La escalera es de doble vía

Fernando Ravsberg*

El 1 de Mayo las pancartas de los sindicatos cubanos no piden reivindicaciones salariales, por el contrario, reclaman a sus afiliados que trabajen más y mejor. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — La joven productora independiente de películas, Claudia Calviño, me explica que el Instituto de Cine de Cuba (ICAIC), se ha convertido en el representante del Estado entre los creadores, cuando en realidad se necesita que sea todo lo contrario.

El problema no es exclusivo del cine, ocurre prácticamente en todas las facetas de la vida de la nación porque es parte del modelo de la antigua Unión Soviética, donde todas las organizaciones que nucleaban “masas” debían ser dirigidas desde el Partido.

En Cuba los secretarios de la central sindical (CTC) son cuadros comunistas, al igual que lo es el liderazgo de la Federación de Mujeres, los dirigentes de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y hasta los jefes de la asociación de agricultores.

Algunas de estas organizaciones han perdido el arraigo popular que un día tuvieron, en sus reuniones el debate es escaso y se aprueban por unanimidad todas las directrices, sabiendo que son acuerdos formales, letra muerta que al final pocos cumplirán.

Muchas de ellas están dirigidas hoy por funcionarios profesionales, obligados por disciplina a impulsar todas las orientaciones de la estructura partidaria, incluso cuando estas no responden a los intereses de las bases que deberían representar.

En todos los años que llevo en Cuba nunca vi a la CTC reclamar aumentos salariales a pesar de que es una demanda clave de los trabajadores. Y encontré unos CDR tan verticales que es imposible hacer una actividad entre 2 comités sin permiso de “las instancias superiores”.

La necesidad política de mantener la “unidad de la nación” no ha podido hacer desaparecer los intereses de los diferentes sectores sociales que coexisten en Cuba. Foto: Raquel Pérez

Lo mismo ocurre con las autoridades legislativas, en la Asamblea Nacional del Poder Popular los diputados que son destituidos del Partido desaparecen también de su escaño en el parlamento, a pesar de que habían sido electos por la población.

La nación carece de contrapesos para que los diferentes sectores sociales puedan ejercer presión en favor de sus intereses, que no necesariamente son siempre los mismos ni se integran entre sí con la armonía que preveían los manuales soviéticos.

Cada grupo poblacional tiene reivindicaciones propias y en Cuba la participación popular está hambrienta de canales para trasladar sus demandas a los centros de poder y de representantes dispuestos a exigir que estas sean debidamente atendidas.

La institucionalización del país es uno de los objetivos del gobierno de Raúl Castro y dar autonomía a las organizaciones de la sociedad civil podría ser un paso en esa dirección, de forma que cada una recupere en la práctica el rol que teóricamente debe cumplir.

¿Caería el gobierno si el próximo 1 de Mayo los sindicatos aparecieran con una pancarta exigiendo un aumento salarial, si la Federación de Mujeres denunciara la violencia doméstica con cifras o si los campesinos reclamaran importar tractores para sus fincas?

La propaganda oficial muestra una total armonía entre partido, el gobierno, el pueblo y el Estado, como si no existiera la más mínima contradicción. Foto: Raquel Pérez

¿Sobrevendría el caos si en el parlamento hubiera un primer voto en contra, si los CDR de mi barrio demandaran a las empresas estatales que nos rompen las calles o si la Federación de Estudiantes Universitarios promoviera la asistencia libre a las aulas?

Seguramente no habría un Armagedón político, como tampoco se vació la isla cuando se eliminaron las restricciones migratorias, lo cual hace que muchos cubanos se pregunten por qué se mantuvo tanto tiempo una prohibición tan impopular como innecesaria.

Refundar las organizaciones de la sociedad civil, entregándoselas a la gente podría servir para que sus bases se identifiquen más con ellas y se sientan mejor representadas, dejando espacio a un debate más participativo y de carácter permanente.

Un político centroamericano me comentaba que en su país aún está pendiente la construcción de muchos de los peldaños necesarios para empoderar a la sociedad civil mientras que en Cuba ya existe la escalera, “el problema es que solo la usan para bajar”.



10 thoughts on “La escalera es de doble vía

  • El sr. Ravsberg se acerca prudentemente a la esencia del problema cubano.Evita referirse a lo medular y de ese modo mantiene distancia de los cuernos del toro.
    La realidad a la cual el sr.Ravsberg teme referirse es que los cubanos carecen de libertad.El gobierno cubano
    la coarta usando todos los medios del estado.Y ese es el meollo de la situacion cubana

  • Si. Creo que podría ser una buena jugada del Estado refundar las organizaciones civiles haciéndole creer a la gente que solo la autonomía las hace libres. Además quitaría presión a la caldera. Que bueno que los funcionarios del Estado no son del todo hábiles como sus pares de las democracias formales.

  • Coincido con Ravsberg en este post. Y no creo que el Estado debe refundar nada, no es lo que le corresponde a ningún estado. Lo que debe es permitir y no penalizar la diversidad, porque para reprimir y censurar están demasiado bien aceitados, en eso gastan demasiados recursos. La visión de que el estado es quien tiene que organizar a la sociedad civil es un disparate, por eso “la escalera” sólo funciona para abajo.
    De lo que se trata es de despenalizar la diversidad y permitir la organización legal y el registro legal de las asociaciones u organizaciones.

  • Fernando Ravsberg, buenas las pinceladas para cumplir con su articulo de la semana sobre Cuba para la BBC. ¿Le pagan por articulo o mensual?.

    Fernando primero dice
    “…En todos los años que llevo en Cuba nunca vi a la CTC reclamar aumentos salariales a pesar de que es una demanda clave de los trabajadores…”
    “…los diputados que son destituidos del Partido desaparecen también de su escaño en el parlamento…”

    Y despues para que los ideologos del PCC no se vayan encima dice:
    “La institucionalización del país es uno de los objetivos del gobierno de Raúl Castro”

    Pero te entiendo Fernando, vives en Cuba y estas “luchando” por llevar el pan a tu casa, como mismo hacen las “jineteras” “los administradores del gobierno” “los intelectuales”

  • bueno, bueno liborio. Tampoco hay que hacer tierra al pobre Ravsberg.
    Aunque no es santo de mi devoción, debo y debemos aceptar que él va más allá que muchos de sus compañeros. Aunque para ser justos, sus compañeros no tienen a la BBC detrás y pararísn en la cárcel o botados si proponen siquiera un artículo como este.
    De ahí que se agradece que al menos hayan estas pinceladas, en las que todo lo dicho es verdad.

    En este caso, estás disparando en la dirección equivocada porque ¿es Ravsberg el culpable de los males de Cuba? La respuesta creo que es NO. Tú y yo sabemos que los males de Cuba tienen nombre y apellidos y no es Ravsberg precisamente.

  • El afán por esconder diferencias, conflictos y contradicciones funcionó en ciertas coyunturas en que se hacía necesaria la unidad de criterio, pero a la larga también ha dejado un pernicioso saldo de doble moral y temas pendientes acumulados. Creo que eso lo refleja Fernando muy bien en este texto, que por lo demás se me antoja apenas un preámbulo a la tan deseada diversidad. Que ya está a la vuelta de la esquina. Pobre del que no la quiera ver.

  • El sistema se diseño para autoperpetuarse, habia que atar todos los cabos y eso se hizo, gradualmente o no, bajo la mirada atenta de todos y los que no callaron o se convirtieron en lagartos para oportunistamente vivir de eso, se fueron y los muy pocos se rebelaron, desgraciadamente manipulados, por la llamada oposicion de Miami, cuyos jefes olieron el gran negocio de la politica y a vivir de eso se dijo, yo pienso, que si ellos pudieran clonaran al presidente, es la gallina de los huevos de Oro para sacarle pasta a todos por la causa, incluido al gobierno de USA, yo me atrevo a decir que la oposicion de Miami es la principal aliada del gobierno, todo o casi todo que han hecho es absurdo, Elian Gonzales por ejemplo, no dudo que dos o tres veces por año se reunan a tomar sus Martinis y a reirse a carcajadas de los guanajos que somos la burda pueblerina.

  • Bueno ya expiro mi conexion, sigan opinando, al menos todos hacemos Catarsis

  • Hola Yoyo, no lo estoy haciendo tierra, estoy opinando sobre lo que escribio y exigiendole mas compromiso como periodista conocedor de la realidad cubana (y extranjero de un medio de prensa internacional prestigioso). Esto de que “La institucionalización del país es uno de los objetivos del gobierno de Raúl Castro” como coletilla, deja mucho que desear de un profesional que no esta en la nomina de los medios de prensa del PCC-Gobierno

  • Cubano ¿ya expiro tu conexion? ¿Acaso recibes Internet por la libreta de abastecimiento? No te ofendas pero me sono a un “hay pero no te toca” jejejeje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.