Un instructor del Arte de Vivir en Cuba

Por Regina Cano

Javier Cerezuela

HAVANA TIMES – Tuve el placer de conversar con Javier Cerezuela, oriundo de Neuquén, Argentina. Periodista e Instructor del Arte de Vivir, desde hace más de 10 años.

“El Arte de Vivir” llega a Cuba por primera vez en el 2015 y tiene algunos seguidores, sobre todo, en la capital habanera.

HT: ¿En Cuba?

J: Es la primera vez que vengo a la Isla. Yo coordino Costa Rica, Panamá y República Dominicana. Solemos visitar a los voluntarios.

Vine especialmente a facilitar unos entrenamientos. Damos cursos, conferencias, charlas, para entrenar más personas y que haya más instructores locales. Ya tenemos una instructora en Cuba, Katy (Katia Peón Valdés).

Ahora tenemos más de diez voluntarios, queriendo formarse aquí para ser instructores y un equipo como de 30 o 40 voluntarios activos, que todas las semanas se juntan a respirar y a realizar las prácticas. Entonces, ha ido creciendo mucho, a buena velocidad, y hay calidad en ese crecimiento.

En Argentina tenemos más de 1000 instructores. En América Latina somos unos 2000 y así, la organización se va expandiendo.

HT: ¿Intenciones?

J: El Arte de Vivir es una organización a nivel mundial que se dedica a enseñar técnicas de respiración y de meditación. Técnicas de yoga para formar individuos no impulsivos y disminuir la violencia en la sociedad. Que la gente aprenda a manejar su mente, sus emociones. Que aprenda a estar más contenta, a tener bienestar y llevar una vida más conectada con uno mismo.

Estamos en ciento cincuenta y tanto de países. Las intenciones con Cuba son las mismas que en todas las naciones del mundo. Se busca poder tener paz mundial y para eso necesitamos que todo el mundo pueda aprender a estar más feliz y respetar al otro.

Entrenamiento

HT: ¿Voluntarios y Cursos?

J: La gente llega al Arte de Vivir, toma su primer curso, y la mayoría busca ser parte de la organización. Se empiezan a formar como voluntarios, quienes ayudan a organizar los cursos y se preparan para poder enseñar.

Damos cursos abiertos al público. En centros de El Arte… -o en lugares rentados-, en escuelas, universidades, cárceles. También en lugares con algún problema climático: terremotos o explosión de volcanes o lugares postraumáticos, después de guerras.

El primer curso es el Happiness Program. Un curso de respiración, en el que se enseña la técnica Sudarshan Kriya, la que trabaja con biorritmos del cuerpo y la mente, para eliminar las toxinas, el estrés y traer la mente al momento presente.

Te llevas una herramienta a casa que te queda para toda la vida.

Luego tenemos cursos para profundizar en la meditación, en el yoga, en las asanas, en las posturas, así también los cursos de silencio.

Aquí en Cuba se dan todos los programas. A lo largo de un año, más o menos, puedes tomarlos todos.

HT: ¿Impresiones en Cuba?

¡Lindas! Yo viajo por toda América Central y la verdad es que en Cuba ha sido lindo. Me encantó La Habana, la gente es muy amable, muy amorosa. Me encontré con mucha alegría, mucho agradecimiento.

Dimos un curso de yoga para treinta personas. Daremos la conferencia: Simplemente dejarlo ir, a la que asistirán más de cien personas, donde enseñaremos cómo poder vivir sin la ansiedad del futuro y sin los tormentos del pasado. A conectarse con el momento presente y estar más alegre. Vivir sin todos esos fantasmas en la cabeza.

Nos queda otra conferencia con más de cien personas y un taller de meditación, para que pueda aprender un poquito más sobre meditación.

Son pequeños talleres introductorios para tener una pequeña experiencia y animarse a tomar el curso principal.

HT: ¿Diferencias entre Centroamérica y Cuba?

J: Los humanos tienen más o menos los mismos problemas en todo el mundo, porque las mentes son más o menos iguales. Es muy lindo cómo cada país tiene su cultura y sus propias costumbres. Es decir, cada lugar tiene algo propio, pero a la vez se parece a todos.

Es tener esa conciencia de mantener tu propia cultura, pero también respetar la de los otros, porque no hay mejores ni peores.

Me siento bendecido por la posibilidad de conocer muchas culturas e igualmente darme cuenta de que todas pueden convivir en paz y en armonía.

HT: ¿Vienen más instructores de Argentina a Cuba que de otros lugares del mundo?

J: Nosotros damos un curso todos los meses. Tenemos una instructora muy activa y siempre están visitándonos instructores del exterior. Tenemos este hábito en el Arte de Vivir, de ir entrelazando instructores, para poder mantener la energía moviéndose. Y cada instructor es como un gusto de helados diferentes.

Hemos tenido también de la India, pero sucede que Argentina es una potencia formando instructores del Arte de Vivir, entonces, colaboran guiándolos a otros países.

HT: ¿Funciona el Arte de Vivir para los argentinos?

J: Funciona en todo el mundo, no solo para los argentinos. El país depende mucho de su crisis económica, sus crisis políticas, que tiene cíclicamente cada diez años, pero también creo que esas crisis han ayudado al Arte de Vivir, porque la gente busca la espiritualidad, el amor.

La gente, cuando el afuera no les satisface, busca adentro y eso ha atraído a mucha gente, y Argentina es una nación muy espiritual. Siempre los movimientos de meditación han sido exitosos.

Grupo de Cuba-Una foto para el recuerdo

HT: ¿El Arte de Vivir interfiere en lo económico o político?

J: No. Somos una organización apolítica y areligiosa, por eso también estamos en tantos estados.

Tenemos instructores de todas las ideologías, de todas las religiones, porque son temas que no forman parte del Arte de Vivir.

En un curso del Arte de Vivir nadie te pregunta, ni qué pensás políticamente, ni de qué religión sos, sino que simplemente buscamos enseñarte herramientas para que podás estar más feliz y alegre.

Los humanos somos todos iguales y de la misma manera todos tenemos derechos a poseer un cuerpo libre de enfermedad, una mente libre de traumas y un espíritu libre. No importa en qué país hayan nacido y no importa de qué religión sean o qué esté pasando en sus vidas.

HT: ¿Algo más que quiera trasmitir?

J: Simplemente es posible tener una vida feliz, más allá de las tormentas que vengan en la vida, porque no se trata de tener una vida libre de tormentas, sino bien vivida y vivirla cienporciento. Estar contento con las cartas que te tocaron y eso se puede lograr, especialmente cuando tenés técnicas, herramientas que te ayudan a obtenerlo.

Invito a las personas a que busquen sus herramientas. Obviamente no están solos en el Arte de Vivir, hay un montón de lugares donde pueden conseguirlas, pero las del Arte de Vivir son muy efectivas, muy buenas y potentes. Entonces, son todos bienvenida(o)s.

HT: Muchas gracias

J: Un placer.
—–
 
Contactos: Email: [email protected] / +53 5664246 (Katia) / [email protected] (Rayza)

Links:
-“El Arte de Vivir en Cuba” (Entrevista a Andrés Oscar Lahera Carbó) (2018)
-Primer Encuentro de “América Medita” en Cuba, por la paz mundial (2018)
-Arte de Vivir



Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.

Regina Cano has 206 posts and counting. See all posts by Regina Cano

2 thoughts on “Un instructor del Arte de Vivir en Cuba

  • En lugar del Arte de Vivir, lo que el cubano necesita es convertirse en un artista para sobrevivir.

  • El arte de vivir, al parecer a él le da para vivir es muy lindo lo que dice, pero con tantos problema que tienen los cubano es un arte el sobre vivir, cuando tenemos una estabilidad económica, una estabilidad familiar, laborar, se puede meditar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.