Cuba: el país inventado

Verónica Vega

En los libros de historia de Cuba jamás se le menciona a Hubert Matos.  Foto: wikipedia.org

HAVANA TIMES — Nunca entendí ese recurso tan usado en telenovelas de gran audiencia, donde la pareja protagonista logra unirse tras cuantiosos reveses (y capítulos), y los separa otra vez la intervención de un rival. Siempre con una estrategia tan simple como una carta dudosa, una presunta infidelidad, un burdo chisme que no se verifica.

Me parece un recurso barato y una burla a la inteligencia más básica. Tal vez los auditores no protestan porque se conocen ya la fórmula: los amantes volverán a encontrarse en el último capítulo, y si hay cien de por medio eso solo garantiza más horas de entretenimiento.

Pero, ¿y cuándo sucede en la vida real? ¿Y si lo que se arriesga es la integridad física y psíquica de un ser de carne y hueso? ¿Cuándo son años irreversibles los que se pierden tras una ficción que aceptamos como impávidos televidentes?

Enterarme de la muerte de Huber Matos me ha dejado esa amarga sensación.

A pesar de haber luchado junto a aquellos que hoy llenan las paredes de escuelas y oficinas, o nos miran con pétreos ojos desde sitiales de mármol, en los libros de historia de Cuba jamás se le menciona. Los que lo conocieron podrán identificarlo en una foto de grupo, o en esos videos desteñidos donde se ven alegres barbudos protagonizando un instante de gloria.

Veinte años de cárcel y el exilio bastan para disolver las dudas, los rumores, los velados reproches. Bastan para convertir la luz en oscuridad, la verdad en falacia, la presencia en Nada. Después de todo, la historia se hace en las arenas del tiempo, y un solo lamido del mar deja la superficie lista para nuevos trazos.

A Matos lo condenaron en un juicio público donde ni siquiera se le concedió la palabra. ¿Por qué esa multitud enardecida en lugar de gritar: “¡Paredón!” no exigió que él también hablase? ¿Por qué, igual que ante las malas obras que intentan imitar el verdadero arte, los auditores se conforman con una sola versión?

Cuando miro ejemplos recientes, me duele admitir que en cinco décadas, en este sentido no ha cambiado nada.

Pasó con la poetisa María Elena Cruz Varela que desapareció en otra niebla de exilio y desmemoria. Con las víctimas de la Primavera Negra, con Orlando Zapata, que murió en prisión mientras los medios oficiales ridiculizaban los motivos de su huelga de hambre. A ninguno de ellos se le hizo una entrevista para TV o prensa: jamás se les concedió la palabra.

Yoani Sanchez. Foto: Kelly Knaub

Pasa con Yoani Sánchez a quien solo se le cita en los medios oficiales como ciberterrorista o, apátrida con la vil ventaja de la ausencia y el silencio impuesto. Con el proyecto Estado de Sats. Con Oswaldo Payá, que cobró existencia oficial cuando ya no tenía ni voz para defenderse.

Pasa ahora mismo con las noticias sobre Venezuela, a través de un canal donde las voces de Henrique Capriles o Leopoldo López no se escuchan, o se escuchan editadas.

¿Acaso no somos seres pensantes? Desear saber lo que piensa el opositor (o el acusado), precisar su versión para completar un juicio, ¿no es simple sentido común? ¿Quién nos garantiza que mañana no seamos nosotros las víctimas de la mordaza o de la reconstrucción?

El monopolio de la información es poder, no lo dudo, pero la verdad tiene sus propias alas. Cuando llego a sentir que estamos en un país inventado, donde montones de voces ahogadas vagan en la niebla de la omisión, me acuerdo de la película  “El show de Truman”, y recuerdo que sólo quienes no buscan la verdad se conformarán (para siempre) con una isla ficticia, admirando una puesta de sol… de cartón.

Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.


45 thoughts on “Cuba: el país inventado

  • el 17 marzo, 2014 a las 3:21 pm
    Permalink

    Isidro, aunque no le colocaría exactamente los epítetos que usas para hablar del embargo yo tampoco estoy de acuerdo con el embargo pero ya eso tu lo sabes. Y precisamente es la lógica la que dicta que debe ser asi. De la misma forma la lógica dicta que un partido único en cuba es algo no sostenible. Como tampoco es sostenible la falta de libertad y la violación de derechos humanos.

  • el 16 marzo, 2014 a las 11:42 pm
    Permalink

    Julio y Tony:

    Creo que hemos introducido un tema que nos daría para semanas de discusión y llenar ad infinitum el foro de HT.

    De hecho, nuestra cordial discordia conduce a plantearnos seriamente qué verdad defiende cada uno. Y al hacerlo corroboramos lo escurridizo del tema.

    Según los juicios más esgrimidos que he he escuchado al respecto, el mundo se suele mover entre partidarios de la verdad ontológica y la lógica, con la verdad moral haciendo una especie de puente.

    Yo soy partidario de la lógica, con su buen aditamento de moral.

    Ejemplo de ello es uno de los muchos temas que hemos abordado aquí en repetidas ocasiones: el bloqueo-embargo de EEUU contra Cuba:

    Para algunos es inmoral, genocida y arcaico; para otros está totalmente justificado (y es incluso insuficiente), siempre que conduzca al cumplimiento de una agenda específica. Así las cosas, ¿quién tiene la verdad? ¿No encaramos una vez más el antiguo adagio de conformar la realidad circundante al color de nuestro lente?

  • el 16 marzo, 2014 a las 5:12 pm
    Permalink

    Tony, en matemáticas se construye todo un aparato para dilucidar lo verdadero de lo falso lo curioso es que ese mismo aparato que se usa en matemática se extiende a otras ciencias y también a la vida diaria cuando tratamos de encontrar la verdad. Esto se conoce desde la época de los griegos. Ese aparato es la logica. Desde que Aristóteles escribió y recogió las reglas en blanco y negro.
    Curiosamente, esta demostrado que no todo es demostrable. Esta es precisamente una de las consecuencias de uno de los teoremas de Godel. Ahora bien en lo que hablamos o sea la situacion Cubana, la mayor parte de las cosas que decimos no aceptan dos puntos de vista a la vez, o se esta errado o se tiene la razón, las dos partes no tienen puntos de vista diferente por que las dos partes estén mirando a diferentes partes de un mismo elefante sino que estamos mirando a la misma parte pero una de las partes crea una visión distorsionada de la realidad. Quizás por el oscurecimiento de cierta situación o falta de información intencional o no no se puede ser exacto pero no deja de ser cierto un punto de vista que sea difícil de demostrar.

    El relativismo conduce precisamente a la doble moral que tienen casi todos los cubanos. Honestamente pienso que es un mal que debemos erradicar.

  • el 16 marzo, 2014 a las 1:18 pm
    Permalink

    Julio, no estamos hablando de matemática, sino de política. En matemática puede haber absolutos, pero no esta tan claro en el ámbito social. Por lo que a mi respecta, ni soy tan absolutista ni tan relativista. El primer enlace habla del relativismo ético y el de CARM confunde de una forma burda la teoría de la relatividad de Einstein, ( la particular y la general). Este nunca dijo que “todo era relativo” en esta vida, como dice el enlace. Es mas, se le considera como el ultimo de los absolutistas en la física. Recuerda que su teoría parte de una “constante”; la velocidad de la luz. . Es posible que estés mas cerca de Einstein de lo que te imaginas, ( “Dios no juega a los dados” ). El sabio si nunca estuvo muy convencido con la física cuántica posterior; estadística, aproximación, etc…, donde a lo mejor me situó en lineas generales.

    Entre las verdades y criticas al gobierno una seria la falta de libertad de expresión. Aquí cualquier toma de posición cabria; desde la mas religiosa o filosófica hasta la mas materialista. Entiendo que es el prerequisito para llegar a “verdades” o soluciones política. No hace falta ni creer que es un derecho inalienable que Dios le da al Hombre, o que exista una Declaración de Derechos Humanos. No tiene que ver con La Teoría sino con La Praxis. Es una necesidad practica para que las cosas funcionen y para minimizar los errores de todo tipo, Independientemente si los agentes son filosóficamente absolutistas o relativistas. Es la experiencia practica y la vida quien nos dice su veracidad. En esto podemos estar de acuerdo seamos lo que seamos. Ojala la política sea como la matemática. Todo seria mas fácil. Tampoco grandes verdades como la Democracia representativa, la tomaría de forma tan absoluta y ni siquiera pienso que “la verdad” sea cuestión de la mitad mas uno. Todo lo que puedo decir es que como forma de gobierno es la que mas se ajusta a dar mejor solución para resolver los diferentes intereses y puntos de vistas de los ciudadanos. Aun así, las leyes serian de consenso y siempre por “aproximación” a lo que se consideraría justo y verdadero. Hasta el momento, en política, me voy con los “cuánticos”.

  • el 15 marzo, 2014 a las 4:23 pm
    Permalink

    Isidro y Tony nos estamos adentrando en la filosofía y disculpen pero por mi formación matemática no puedo admitir el relativismo de la verdad. Desde el punto de vista matemático la verdad es una sola. No admite dos o más verdades diferentes y cuando menos opuestas.
    En matemáticas o el teorema es válido o es falso.

    La suma de los cuadrados de los catetos es siempre igual al cuadrado de la hipotenusa para todo triángulo rectángulo en el plano (Teorema de Pitágoras) esta verdad es demostrable.

    De igual forma muchas de las cosas que decimos aca con respecto al gobierno Cubano son perfectamente demostrables. Por lo cual son verdades que no pueden ser relativas.

    Entiendo que puede existir cierta relatividad en tanto algunas cosas son más subjetivas y menos demostrables y en ese caso es posible relatividad, pero no por que algo deje de ser verdadero sino por que es dificil de probar.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Relativism
    http://carm.org/what-relativism

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *