Mi opinión en HT

Rosa Martinez

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Conocer la realidad de cualquier país es muy fácil en estos tiempos de internet. Ya no se puede mantener ningún asunto en secreto; incluso los temas de seguridad nacional de los países son cada vez más difíciles de ocultar. Un ejemplo singular son las revelaciones hechas por wikileaks.

Si ocurre un terremoto en el Pacífico el mundo se entera de la noticia en apenas segundos. El uso extensivo de las redes sociales y la explosión de páginas personales ha traído un fenómeno interesante para muchos estudiosos de la comunicación y preocupante para no pocos políticos.

En ocasiones no se sabe si creer todo lo que vemos o leemos en las redes. Te encuentras una historia contada por decenas de personas, todas con puntos de vistas diferentes, y en algunos casos  el mismo asunto tiene varias versiones.

Pues de eso se trata, de que los sitios webs brinden la opinión personal del autor o autores sobre un asunto específico, que puede afectar a un solo individuo, a más de un uno, a la población entera de una región o país, o a todo el planeta.

Eso es precisamente Havana Times, uno de los sitios que circulan por la red de redes, solo que en este caso se refleja la realidad de Cuba. Para eso el sitio cuenta con cubanos, tanto dentro como fuera de la Isla, procedentes de diferentes provincias, aunque en su mayoría radican en la capital cubana.

Los colaboradores somos de disímiles esferas sociales, edades, creencias y razas. Diferentes como somos, no solo pensamos y actuamos diferentes sino que nuestros análisis y escritos también lo son.

Entre nosotros hay quienes critican nuestro sistema socialista, pues consideran que este no es más que una aberración que destruye la economía de los pueblos. Hay quienes, abiertamente, o entre líneas, plantean que el capitalismo, bien dirigido, constituye la solución a la crisis actual que vive el mundo.

Una gran parte cree que lo ideal no es ni una cosa ni la otra, sino una mezcla de los dos, y unos pocos defienden el socialismo a pesar de sus deficiencias.

Los lectores, comenten o no, son muy importantes para los sitios web o páginas personales, sin ellos no tienen razón de ser. Havana Times tiene muchos seguidores tan diferentes como los escritores del propio sitio, entre ellos también hay quienes critican duramente la Revolución cubana y quienes la alaban a ultranza.

Soy fiel defensora de la crítica, considero que solo atacando lo mal hecho, las deficiencias, las malas prácticas y los errores  podemos crecer como sociedad y como país.

Reconozco que 50 años de gobierno revolucionario no han resuelto algunas de las dificultades existentes desde 1953, como son el problema habitacional, el transporte, la alimentación y el desarrollo de la economía en sentido general.

Pero decir que el socialismo ha sido un fracaso total es negar todos los avances de nuestra sociedad en muchas esferas sociales, como la salud y el deporte, por solo citar dos ejemplos.

No hay nada malo en escribir sobre las maravillas que realizan los médicos cubanos dentro y fuera de Cuba. Tampoco es malo contar alguna anécdota personal mostrando alguna de las muchas deficiencias que todavía persisten en nuestro sistema de salud, en el que se invierten millones de dólares anualmente.

Creo que Veronica tiene el deber y puede contar todos los sinsabores y desgracias por los que ha transitado su inteligente hijo en la escuela. A algunos puede gustarle o no, pero ella seguirá repitiéndolos porque es su experiencia personal, y al menos en Havana Times es posible hacerlo.

Pero yo sería una mentirosa si dijera que me han ocurrido cosas similares con mi niña mayor, que ya está en cuarto grado.  Claro que conozco varias historias vergonzosas relacionadas con la educación cubana, he escrito sobre algunas, ese también es mi derecho.

Ahí radica la realidad de un país, en esos matices que colorean la vida de cada uno de nosotros. Lo que realmente importa es la verdad de cada cual y la diversidad. Esa diversidad que siempre existió en Cuba y que ahora más que nunca podemos notar y reflejar.

Cuba es otro lugar más en este planeta lleno de miserias y desastres, en este mundo que hemos contaminado de tantas maneras. Los cubanos somos, como los demás terráqueos, hombres y mujeres con insatisfacciones y sueños por lograr, con guerras interiores y comunes.

¿Qué tan malo puede ser escribir de esas insatisfacciones y de esos sueños?

Mis posts y los de mis compañeros solo muestran nuestra realidad, nuestras utopías, alegrías y tristezas. Yo intento decir siempre lo que siento, y nuestros lectores hacen lo mismo.

Agradezco a todos los que visitan nuestro sitio, especialmente a los que leen mis trabajos. Los invito a seguir debatiendo y dejar sus opiniones, coincidiendo o no.

8 thoughts on “Mi opinión en HT

  • Lo que digo arriba es que no hay diferencia entre inmigrante económico y político en el “socialismo” las dos palabras son sinónimos.

  • Julio y Gusan@ ya va siendo hora de que alguien tome ese tema en serio: que hablen todos al respecto…¿Emigrados económicos: sí o no? Da para un buen debate y unos cuantos artículos…

  • Julio, “Algunos dicen que la mayoría que abandonan a Cuba lo hacen por motivos económicos” y ninguno de ellos le ha preguntado a ninguno de nosotros ¿Por qué te fuiste? o ¿Por qué no has regresado?

    Al menos yo no me considero emigrante económica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *