La cola para losas y el fin de ‘la epopeya del baño’

Por Osmel Ramírez Alvarez

La tienda donde vendieron las losas en dólares.

HAVANA TIMES – Finalmente, hace unas cuatro semanas logré comprar las losas para nuestro baño. Llevaba muchos años esperando para adquirirlas, y varios meses después de conseguir el dinero, en medio de esta crisis más profunda, esperando que sacaran en las tiendas.

Las losas “Grey” de pared de 60 X 30 cms.

Como dije en un post anterior, lo ganado en la cosecha de tabaco que concluyó lo destiné a arreglar mi baño. Algo más que necesario, imperativo en casa. Pero coincidió que obtuve el efectivo precisamente cuando dejaron de vender muchos productos en las tiendas de CUC.

Y colas van y colas vienen por rumores y no llegaban. Los comentarios eran que todo sería en dólares estadounidenses. Hasta que los temores se volvieron realidad y aparecieron las losas en las nuevas tiendas en dólares.

Llegaron las primeras y ni me enteré. En horas se vendieron, porque hacía mucho no sacaban y cantidad de personas, como yo, estaba a la expectativa. Pasaron días y semanas y se escuchó que traerían nuevamente. Once días vigilamos la cola. Hubo una señora mayor que estuvo todos esos días desde las 7 de la mañana hasta las 5 de la tarde, para ser la primera.

Finalmente llegaron las ansiadas losas y yo hacía como el número diez. El día del arribo no la pudieron vender porque es una mercancía frágil y pesada. Demoró toda esa jornada en desmontarse caja a caja, un contenedor lleno. Solo con esa cantidad se podía colmar en gran medida la demanda.

Tuve que amanecer esa noche frente a la tienda por temor a que se hiciera una nueva cola y perdiera mi turno.

Tuve que amanecer esa noche frente a la tienda por temor a que se hiciera una nueva cola y perdiera mi turno. Varias personas lo hicimos. Más o menos a medio día pude comprar, porque abren a las 9 de la mañana y faltaba un código que debían mandar de Holguín. La demora del código ponía en riesgo el sacrificio y fueron momentos tensos hasta que a las 10 más o menos llegó y comenzaron.

Cuando llegué a casa con las cajas, la familia me recibió como un héroe, hubo hasta vítores, porque fue muy sacrificado lograrlo. Primero un año de trabajo sembrando tabaco y luego toda una epopeya para lograr comprarlas. Pero el presupuesto se había sobregirado debido a que con dólares costaba más, pues estaba entonces a 1:40 CUC (ahora está a 1:70 CUC). Debía reestructurar mis finanzas para pagar la mano de obra.

Afortunadamente todo ha salido bien, los albañiles que conseguí fueron moderados al cobrarme y son muy buenos en su trabajo. ¡Ya tengo un baño que funciona! Y además quedó hermoso. Al menos para los estándares de belleza y disponibilidad de materiales, a mi alcance y de mi economía, quedó muy bien. Siento un gran alivio mental, porque era algo que me tenía estresado.

Parecería fútil narrar estas cosas tan personales, tan del día a día, pero no lo es. Resulta a veces más fácil tomarle el pulso a un país por estos detalles gráficos de la cotidianeidad que a través de estadísticas frías y hasta falseadas o noticias relevantes.

Son estos avatares de la vida, estos sinsentidos, la energía y el tiempo que tenemos que invertir aquí en nimiedades, las que dan fe de lo absurdo de este sistema que tenemos. El mismo que se nos ha hecho hasta ahora imposible cambiar. No por gusto estamos como estamos.

Lea más escritos de Osmel Ramírez aquí.

Osmel Ramirez

Soy de Mayarí, un pueblecito de Holguín. Nací el mismo día en que finalizó la guerra de Viet Nam, el 30 de abril de 1975. Un buen augurio, ya que me identifico como pacifista. Soy biólogo pero me apasionan la política, la historia y la filosofía política. Escribiendo sobre estos temas me inicié en las letras y llegué al periodismo, precisamente aquí en Havana Times. Me considero un socialista demócrata y mi única motivación comunicacional es tratar de ser útil al cambio positivo que Cuba necesita.

Osmel Ramirez has 113 posts and counting. See all posts by Osmel Ramirez

2 thoughts on “La cola para losas y el fin de ‘la epopeya del baño’

  • “…….detalles gráficos de la cotidianeidad”, me gustó esa frase, yo le he dicho a algunos amigos, en nuestras tertulias, que hay un lugar idóneo para tomarle el pulso a una población en particular, y a muchos detalles de esa cotidianeidad que tu mencionas, muchos de los concurrentes son mayores de edad, es posible que esa acumulación de experiencias ayude a comprender, es muy dificil que alguien de los nucleos familiares no tenga que visitar el lugar diariamente, muchos llegan bien temprano, no porque piensen que se termina lo que buscan, ya que está garantizado, sino porque lo necesitan para los niños antes de salir, y otras muchas actividades, yo recuerdo como diariamente, mi esposa regresaba de ese lugar, con alguna que otra información, quizás algun murmullo, o un run run, un chu chu chú, y chismes también, simple, el resultado palpable, de un pueblo sin información, muy controlada, tardía, medias verdades, completas cuando conviene que lo sea, en fin, yo alguna que otra vez, las menos, concurrí al lugar, y mucho disfrutaba de las tertulias, señores, el que no haya ido nunca a A LA COLA DEL PAN Y LA LECHE, no sabe lo que se ha perdido.

  • me alegro, Osmel, un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *