Noticias de la frontera México-Estados Unidos en medio del coronavirus

Por Emelina Rosa

HAVANA TIMES – El 10 de abril, cientos de manifestantes se reunieron en una caravana de automóviles, frente el centro de detención de migrantes de Eloy, Arizona, para exigir la libertad inmediata de todos los migrantes y refugiados.

Los manifestantes permanecieron en sus carros y condujeron de un lado a otro en la carretera con dos carriles, mientras sonaban las bocinas, vitoreaban y golpeaban tambores, haciendo suficiente ruido para que los prisioneros los escucharan desde adentro. Enormes carteles en los autos anunciaban La Detención es mortal; Libérenlos a todos.

El Centro Correccional de La Palma, en Eloy, es administrado por una compañía penitenciaria privada para el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de los Estados Unidos.  En este momento Mil 800 migrantes se encuentran retenidos allí. Solo unos pocos han sido liberados hasta ahora.

Tres días después se confirmó un segundo caso de COVID-19 en La Palma, lo que eleva el número a cinco entre los migrantes detenidos en Arizona. (Estas cifras serán más altas en el momento en que este post sea publicado). Todos los prisioneros, incluidos los detenidos, son especialmente vulnerables a la propagación de enfermedades contagiosas, debido a las condiciones de hacinamiento, la falta de instalaciones sanitarias, atención médica inadecuada y el contacto próximo y constante con guardias y miembros del personal que rotan por todas las cárceles.

Hasta el momento, en todo el territorio de los Estados Unidos hay más de 600 empleados del Departamento de Seguridad Nacional que han dado positivo por COVID-19, en lo que están incluidos los de ICE.

El 21 de marzo, el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. anunció el cierre de la frontera mexicana-estadounidense para cualquier persona sin ciudadanía o residencia permanente, de acuerdo con una ley de 1944 que permite dicho cierre para evitar la propagación de enfermedades transmisibles.

Desde entonces, más de 10,000 personas han sido expulsadas hacia México y a otros países, incluidos los solicitantes de asilo y los niños que viajan solos. Casi ninguno de ellos recibe audiencias o la oportunidad de solicitar asilo, simplemente son empujados por el puerto de entrada más cercano.

En Douglas, Arizona, una caravana ahora está estacionado como oficina justo al lado del muro fronterizo, para facilitar el procesamiento rápido, ocupando el espacio donde realizamos nuestro Concierto anual sin fronteras.

El número de migrantes que llega a la frontera sur de EE.UU. se ha reducido recientemente a los números más bajos en décadas. El tráfico no comercial ha caído un 70 por ciento desde el año pasado. El peligro de contagio es mayor en los Estados Unidos, con unos 683,000 casos confirmados, mientras que México, El Salvador, Guatemala y Honduras todos juntos tienen alrededor de 7,100 casos hasta ahora.

Ahora, el refugio para migrantes Centro de Atención al Migrante Éxodo (CAME), donde he sido voluntaria en Agua Prieta, Sonora, tiene treinta y tres migrantes, dieciséis de ellos niños, todos procedentes de Guerrero, México. Han permanecido allí durante semanas, inicialmente esperaban para solicitar asilo en los EE. UU., pero ahora que el Gobierno de los Estados Unidos ha anunciado que no aceptará más solicitudes de asilo, simplemente están esperando.

Todos gozan de buena salud y el refugio los protege al no aceptar nuevos huéspedes. CAME tiene espacio para cuarenta y cuatro camas y una expansión programada habría duplicado su tamaño. Ahora el miedo al contagio ha cerrado sus puertas a todos, excepto a los que estaban allí cuando comenzó la cuarentena.

La mayoría de los que vinieron a CAME en 2019 eran de México, luego de Cuba, Rusia, el triángulo norte de América Central (El Salvador, Guatemala, Honduras) y Venezuela.

A principios de este año hablé con varios cubanos, jóvenes adultos solteros, obligados a abandonar carreras prometedoras y huir después de que expresaron desacuerdos con el Gobierno. Todos mencionaron su negativa a participar en el referéndum constitucional de febrero de 2019.

Primero, fueron marginados en el trabajo, y luego, como no cedieron en su empeño, la represión fue peor: los agentes llegaron a sus hogares y lugares de trabajo, fueron despedidos de sus puestos laborales y sus familias fueron amenazadas. Igualmente, arrestados o simplemente detenidos sin procedimientos formales. Dijeron que fueron golpeados y amenazados.

Un refugiado era un agente de viajes, quien salió del país volando a Managua, Nicaragua, y luego a Ciudad México, luego por tierra llegó a Agua Prieta dos meses después. Dos eran estilistas, uno de La Habana y otro de un pueblo del interior de Cuba. Otros eran estudiantes de ingeniería, informática y turismo. Todos dijeron que fueron perseguidos por sus creencias políticas y vinieron a los Estados Unidos creyendo que les ofrecería refugio. A todos se les permitió presentar solicitudes de asilo, pero no sabemos dónde se encuentran ahora.

Todos los migrantes que pasaron por CAME finalmente pudieron ingresar a los Estados Unidos para solicitar asilo político. CAME no tiene forma de rastrear a estas personas después de que pasan por el torniquete. Algunos escribieron para decir que estaban a salvo con familiares en los Estados Unidos, otros fueron colocados en centros de detención. Algunos centroamericanos fueron trasladados a Guatemala, territorio que el Gobierno de los Estados Unidos considera un “tercer país seguro”. Muchos mexicanos fueron enviados a Juárez, en la frontera entre Estados Unidos y México, para esperar sus audiencias. Otros regresaron a casa.

Según el Instituto de Política de Migración, se presentaron 84,000 solicitudes de asilo político en 2019 y se otorgaron solo 30,000. Solo el dos por ciento de esos 30,000 eran de América Latina (principalmente El Salvador y Colombia), el resto eran de Asia, África y Medio Oriente. El límite máximo para 2020 será únicamente de 18,000, que es el número más bajo desde la Ley de Refugiados de 1980.

Este límite de admisión de refugiados es fijado cada año por el presidente estadounidense y  el Congreso. Ahora hay hasta un tercio de un millón de casos de asilo en espera de ser juzgados en los Estados Unidos de América.

(Para obtener más información, consulte https://www.migrationpolicy.org/).

Emelina Rosa

Emelina Rosa es residente desde hace mucho tiempo de la zona fronteriza entre Estados Unidos y México. Hasta hace poco fue voluntaria en el Centro de Recursos para Migrantes y en CAME, el refugio para migrantes, ambos en Agua Prieta, México, al otro lado de la frontera con Douglas, Arizona. Ahora está en casa, siguiendo los eventos lo mejor que pueda.

Emelina Rosa has 9 posts and counting. See all posts by Emelina Rosa

One thought on “Noticias de la frontera México-Estados Unidos en medio del coronavirus

  • Como dice en el articulo temenos mas casos de el covid-19 en los estados unidos que en mexico,el Salvador,guatemala y Honduras juntos ,por eso mismo no queremos dejarlos entar a los estados unidos para que no se enfermen .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *