Patria o muerte, disyuntiva imprescindible de la Revolución cubana

Por Elio Delgado Legón

Ilustración: granma.cu

HAVANA TIMES – Libertad o muerte fue la consigna con que se inició la Revolución cubana el 10 de octubre de 1868, también la disyuntiva planteada el 24 de febrero de 1895, para continuar la lucha. Igual el 26 de julio, cuando con los asaltos a los cuarteles Moncada, en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, comenzó la última etapa de la Revolución que al fin alcanzó la libertad el primero de enero de 1959.

Ante los previsibles ataques de los enemigos de la Revolución, la consigna siguió siendo Libertad o muerte, pues el pueblo revolucionario cubano siempre prefirió la muerte antes que perder la libertad.

Como dijera Fidel Castro, en un discurso en la hoy Plaza de la Revolución, el 26 de julio de 1959: “Nuestra Revolución es fuerte, por eso nuestra Revolución es invencible. Por eso: ¡Porque hay un pueblo dispuesto a morir para defenderla”. Y esa circunstancia no ha cambiado hasta hoy.

Considero que es necesario recordarles a los desmemoriados, que el 5 de marzo de 1960, en el discurso pronunciado en las honras fúnebres de las víctimas de la explosión del barco La Coubre, acto terrorista perpetrado por Estados Unidos contra Cuba, Fidel planteaba lo siguiente:

“Porque los cubanos hemos adquirido un sentido real de la vida, que empieza por considerarla indigna cuando no se vive con libertad, cuando no se vive con decoro, cuando no se vive con justicia, cuando no se vive por algo, y por algo grande como están viviendo los cubanos en este momento…

«Y es bueno que lo digamos sin alarde, como quienes están decididos de verdad a hacer lo que se promete. 

“Ojalá los que, perturbados en el más elemental sentido común, se atreven a considerar como posible cualquier género de invasión a nuestro suelo, comprendan la monstruosidad de su equivocación, porque nos ahorraríamos muchos sacrificios. Mas, si ello ocurriera, por desgracia, pero sobre todo para desgracia de los que nos agredieran, que no les quede duda de que aquí, en esta tierra que se llama Cuba, aquí en medio de este pueblo que se llama cubano, habrá que luchar contra nosotros mientras nos quede una gota de sangre, habrá que pelear contra nosotros mientras nos quede un átomo de vida. 

“Nosotros nunca agrediremos a nadie, de nosotros nadie nunca tendrá nada que temer, pero quien nos quiera agredir debe saber sin temor a equivocarse que con los cubanos hoy, que no estamos en el año 1898 ni en 1899, que no estamos a principio de siglo, que no estamos en la década de 1910 o de 1920 o de 1930, con los cubanos de esta década, con los cubanos de esta generación, con los cubanos de esta era –no porque seamos mejores, sino porque hemos tenido la fortuna de ver más claro, porque hemos tenido la fortuna de recibir el ejemplo y la lección de la historia; la lección que costó tantos sacrificios a nuestros antepasados, la lección que costó tanta humillación y tanto dolor a las generaciones pasadas, porque hemos tenido la fortuna de recibir esa lección–, con esta generación hay que pelear, si nos llegan a agredir, hasta su última gota de sangre…

“Y sin inmutarnos por las amenazas, sin inmutarnos por las maniobras, recordando que un día nosotros fuimos 12 hombres solamente y que, comparada aquella fuerza nuestra con la fuerza de la tiranía, nuestra fuerza era tan pequeña y tan insignificante, que nadie habría creído posible resistir; sin embargo, nosotros creíamos que resistíamos entonces, como creemos hoy que resistimos a cualquier agresión.  Y no solo que sabremos resistir cualquier agresión, sino que sabremos vencer cualquier agresión, y que nuevamente no tendríamos otra disyuntiva que aquella con que iniciamos la lucha revolucionaria:  la de la libertad o la muerte.  Solo que ahora libertad quiere decir algo más todavía:  libertad quiere decir patria.  Y la disyuntiva nuestra sería patria o muerte”.

Patria o muerte fue la disyuntiva planteada por el líder histórico de la Revolución en 1960, y esa seguirá siendo nuestra consigna mientras exista el peligro del imperialismo, que quiere por todas las vías destruir nuestra Revolución, que sería destruir nuestra Patria. Por tanto, no nos cansaremos de repetir: Patria o muerte, ¡Venceremos!

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.

Elio Delgado Legon has 237 posts and counting. See all posts by Elio Delgado Legon

2 thoughts on “Patria o muerte, disyuntiva imprescindible de la Revolución cubana

  • Que libertad tiene el pueblo de cuba? porque sera que tantos se tiran al mar o tratan de llegar a los estados unidos cruzando fronteras de otros paises sera que quieren LIBERTAD de comer, de religion, de tomar propias decisiones y libertad espiritual.

  • Elio, ¿qué haces con los que quieren Patria y Vida? ¿Crees que los que defienden la revolución son los únicos que quieren a su Patria? ¿Crees que exista alguna ideología u orgullo que valga la pena sumir a un pueblo en tanta miseria? El único objetivo del gobierno es mantenerse en el poder, y poco le importa el pueblo. Por qué no permiten que un cubano importe comida y pueda tener una tienda donde comercializarla, por supuesto, pagando impuestos. Si lo permiten se acaban en Cuba las colas en la shopping y tendremos tiendas surtidas, no lo hacen porque no les importa el pueblo y quieren que viva en la miseria para poder controlarlo. ¿Por qué la aduana no permite que los viajeros entren comida libre de impuestos? por favor, conteste solamente esta última pregunta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *