Ante la visita del Papa a Cuba: Las iglesias y yo

Armando Chaguaceda

La entrada del nuevo seminario católico. Foto: Isbel Diaz Torres

HAVANA TIMES, 10 ene — Roque Dalton, en Un libro levemente odioso, nos presenta a tres comunistas que hablan de sus experiencias con el partido y la iglesia.

El primero insiste en la ferocidad de la ortodoxia partidista: “A mí me expulsaron del Partido Comunista mucho antes de que me excomulgaran en la Iglesia Católica.”

El segundo añade: “Eso es nada: a mí me excomulgaron en la Iglesia Católica después que me expulsaron del Partido Comunista.”

El tercero concluye:A mí me expulsaron del Partido Comunista porque me excomulgaron en la Iglesia Católica.”

Sea o no auténtica, la deliciosa viñeta expone a la luz los dilemas que pueden estar atravesando, ahora mismo, el corazón y la mente de más de un compatriota.

Son de sobra conocidas las semejanzas entre partido e iglesia que refiere en su texto el inmortal escritor salvadoreño: ambas son entidades jerárquicas, verticalistas y autoritarias, que limitan y marginan a sus disidentes; suelen presentar una cara pública virtuosa mientras desarrollan prácticas que no lo son tanto.

En las dos aparecen, de época en época, espacios y grupos (sean padres jesuitas o marxistas críticos) que llevan el análisis y la acción social más allá de donde se marca la “línea de peligro”, lo que provoca la vigilancia o reprimenda del “Cuartel General”.

Y  ambos abrigan en su seno personas honestas y decentes, que nos regalan cada día su integridad y afecto personales, dándole sentido y legitimidad al cascarón que los cobija.

Algún buen católico podría objetar- como respuesta a mis críticas- que “la iglesia somos todos y no sólo sus malos ejemplos” lo cual es parcialmente cierto.

Sin embargo, en un orden tan rígido y meticulosamente estructurado las decisiones y responsabilidades suelen descansar en la cúpula que instaura dogmas y aplica la disciplina.

Por lo cual, sería coherente que líderes y burocracias asumiesen las responsabilidades por aquellos fenómenos y comportamientos que, estructuralmente, atraviesan corrompiendo y afectando a su comunidad organizada.

Alguien que (por trece años) ejerció la militancia en organizaciones comunistas, sin poner por ello en duda su creencia en el marxismo como cosmovisión y en el socialismo como proyecto de sociedad, se siente con todo el derecho a expresar esta opinión sin ofender a sus amigos creyentes.

Recuerdo que precisamente de teólogos de la liberación como Giulio Girardi aprendí la noción de “compromiso crítico” que he aplicado a mis reflexiones y actos, dentro y fuera de las organizaciones donde participo.

Y pude conocer, en tres años de acompañamiento a organizaciones progresistas cristianas de la isla, las luces y sombras que acompañan su actuar.

Cuando vino Juan Pablo II a Cuba

En debate con mis nobles amigos les he expuesto las razones por las cuales no acudí en 1998, siendo dirigente estudiantil, a la bienvenida a Juan Pablo II.

Entonces desobedecí las indicaciones oficiales de recibir “con cariño y respeto” al Sumo Pontífice, dejando a cada uno de mis compañeros de aula la decisión de ir, previa explicación del historial del párroco polaco.

Ahora que Benedicto XVI hará sendos viajes a México y Cuba, en marzo próximo, lamento haberlos contrariado con mi falta de entusiasmo respecto a la tan anunciada visita.

Wojtyla y Ratzinger significaron un giro a la derecha en una Iglesia que había avanzado mucho en lo social y político desde Juan XXIII y su encíclica Pacem in Terris (1963) y desde la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Medellín (1968).

Ambos fueron activos protagonistas del acoso a la Teología de la Liberación, de la cual he estado cerca por el estudio de sus ideas y por mi amistad con varios de sus seguidores en Cuba y Latinoamérica.

Este asedio fue sistemático y coordinado desde el Vaticano, justo cuando las dictaduras latinoamericanas masacraban a los practicantes del cristianismo popular y las Comunidades Eclesiales de Base.

Sin embargo, como sabemos, la realidad no es de un solo color.

El ejemplo de Samuel Ruiz, en su diócesis de Chiapas, defendiendo a los indígenas y denunciando las causas que llevaron al alzamiento zapatista de 1994; la obra y legado de Ernesto Cardenal, impulsor de la cultura popular nicaragüense y luchador contra los autoritarismos de Somoza y Ortega; o el martirologio de sacerdotes, monjas y laicos salvadoreños y chilenos victimas de los sicarios de Roberto d’Aubuisson y Pinochet son parte del acervo de sacrificio y bondad que el catolicismo atesora, en bien propio y de la humanidad.

La labor de la Iglesia católica suele tener varios rostros, los que también se revelan en la actual coyuntura cubana.

Estratégicamente –y sabemos que en eso tiene una experiencia y paciencia milenarias- va en procura de incrementar su influencia en la sociedad, con una lógica de realpolitik que sustenta cada uno de sus actos y declaraciones.

Paradójicamente – o no tanto pues uno siempre prefiere como interlocutor a alguien semejante – el gobierno cubano le está otorgando o avalando el espacio (acceso a los medios, inauguración de edificaciones y foros, protagonismo político) que no poseen otras espiritualidades y cultos, sean afrocubanos, ortodoxos, hebreos, musulmanes  o protestantes.

En el caso de estos últimos, lo irónico es que he conocido quejas  de varios líderes que resienten haber sido relegados, a pesar de haber mantenido una agenda demasiado acrítica y plegada a las del gobierno.

Es en la dimensión de su actuar cotidiano, donde pesan las personas y decisiones concretas, en la cual encuentro las mayores (y agradecibles) coincidencias entre la acción católica y las esperanzas de millones de cubanos.

Llamados a la reconciliación y los cambios como la Carta Pastoral El amor todo lo espera (1993) o esfuerzos como el de mediar –y lograr- la excarcelación (2011) de decenas de presos políticos son dignos de reconocer y acompañar, más allá de las posturas ideológicas que cada quien profese.

Tanto en los hogares para ancianos atendidos con amorosa devoción por monjas – verdadero ejemplo para sus contrapartes estatales- como en los espacios y revistas de formación y debate auspiciadas por laicos católicos, existe un tejido social que se vincula con las más nobles virtudes y potencialidades del pueblo cubano y comulga con ideales de soberanía, justicia y libertad que han sostenido la nación cubana por siglos y medio de agitada existencia. Para con ese catolicismo muchos nos sentimos cercanos y en gratitud.

Un referente de “orden y virtud”

Sin embargo me inquieta pensar que, frente la paulatina expansión de la ola conservadora que vive la sociedad cubana, la Iglesia esté convirtiendo su proyecto en referente de “orden y virtud”.

Hace unos meses, amigos en la Habana me comentaban de la oportunidad que ofrecían los espacios y actividades de la juventud religiosa (católica o protestante) para sacar a sus hijos del foco de violencia, marginalidad y consumismo en que se habían convertido sus barrios.

Quienes así hablaban- blancos, profesionales y clase media- no dejaban de tener razón en su angustia, aunque enseguida uno pensaba en como status, raza, clase y credo pueden configurarse para restructurar las relaciones sociales en un contexto de crisis.

Otra colega periodista me testimonió las dificultades subrepticias puestas a la realización de su aborto por autoridades hospitalarias, cumpliendo – le decían en privado – instrucciones de aumentar la natalidad en el envejecido país. Y aunque al final logró interrumpir su indeseado embarazo  me comentó que nunca había creído que cosas así estuvieran pasando.

Cuando conecto semejante experiencia con cierta prédica antiabortista cristiana y recuerdo que en sociedades donde la mujer había logrado avances- Nicaragua o Polonia- estos han visto en retroceso por la incidencia religiosa en la vida pública, la cosa es para alarmarse.

La Iglesia es, como el partido, una institución de hombres – aunque no necesariamente humana – con objetivos pragmáticos, donde la retórica y los actos no siempre van de la mano. Su historia está llena de capítulos oscuros y también de aportes a las luchas libertarias de nuestros pueblos.

En los primeros ha primado, en buena medida, la inercia de la institución, mientras que en lo segundo ha sido decisivo el compromiso social de sus fieles.

En Cuba es deseable que este aporte continúe – por legítimo derecho y en comunión con el resto de la ciudadanía – en la construcción de un país mejor, que no puede regirse por botas y sotanas, sino mediante el concurso, laico y democrático, de todos sus hijos.

Armando Chaguaceda

Armando Chaguaceda: Mi currículo vitae me presenta como historiador y cientista político.....soy de una generación inclasificable, que recogió los logros, frustraciones y promesas de la Revolución Cubana...y que hoy resiste en la isla o se abre camino por mil sitios de este mundo, tratando de seguir siendo humanos sin morir en el intento.


4 thoughts on “Ante la visita del Papa a Cuba: Las iglesias y yo

  • el 12 enero, 2012 a las 4:17 am
    Permalink

    Armando. He leído últimamente muchas opiniones en torno a la visita del Papa a Cuba. Esta es la primera que me parece respetuosa y profunda en sus análisis. No coincido con tus puntos de vista en torno a la Teología de la Liberación, pero sí con tu posición crítica hacia los que la persiguieron mientras cambiaban la vista para no ver los crímenes que se cometían en esos mismos sitios y en algunos casos hasta bendecían las dictaduras. Aunque lo ha dicho muy claro Walber, me parece que no sobra repetir que entre las diferencias escenciales del Partido Comunista Cubano y la Iglesia Católica, está la vocación de servir a los demás que promulga la fe cristiana y ponen en práctica tantos hombres y mujeres de fe en todo el mundo, en contraste con la actitud ¨Comunista¨ de poner a todos los hombres y mujeres del país al servicio de sus ideas, no importa lo erradas que puedan estar ni si mañana darán un giro de 180 grados, practicada por la gerarquía partidista cubana durante medio siglo.
    Por otro lado, sigo sin encontrar en ningún análisis la respuesta a lo que a mí más me importa de la visita del Papa a Cuba: ¿será conveniente, perjudicial o ni lo uno ni lo otro para los cubanos?. Dicho de otro modo: ¿Ayudará a que los gobernantes transformen el país en favor de los cubanos?, o los ayudará a seguir usando el poder absoluto que tienen en detrimento de los intereses de aquellos a los que deberían servir, o quizás ni una cosa ni la otra.

  • el 12 enero, 2012 a las 1:30 am
    Permalink

    El problema de Cuba es que el régimen prohíbe todas las manifestaciones que no organiza. Incluso si se trata de una manifestación contra El Papá, que está en las antípodas ideológicas.

    Por eso creo que sería bastante bueno que unos cuantos organizasen una manifestación contra El Papa; aunque solo sea para estrenarse en eso de manifestarse de forma independiente del gobierno.

  • el 11 enero, 2012 a las 2:13 pm
    Permalink

    Armando, yo siempre (o sea, de hace quince años para acá) he pensado que el Gobierno Cubano y la Iglesia estaban avanzando a una alianza, y los espacios que ha ganado la Iglesia como interlocutor político lo confirman. Aún veremos a Raúl Castro entrar bajo palio a la Iglesia, y al Cardenal oficiar un Te Deum para celebrar alguna victoria gubernamental. Y ahí va la Cuba laica, aguas abajo.

  • el 11 enero, 2012 a las 1:26 pm
    Permalink

    Hola

    Aunque la Teología de la Liberación con obra a favor de los desposeidos es en principio la mejor actitud, desde la posición de la Fe Católica lleva a desviaciones de esta http://laverdadcatolica.org/LaTeologiadelaLiberacion.htm

    Por supuesto que no pretendo convencer a nadie de esto, esta visión está influenciada por mi fe de católico, pero el estar al lado de los humildes y los necesitados y la política de poner la otra mejilla, aunque aparentemente contradictorias son auténticas posturas cristianas. La Teología de la Liberación adolece precisamente de la actitud de la otra mejilla. Desde este punto de vista, tan malo como oprimir a los demás y no denunciar los atropellos es incentivar las posturas que lleven a una confrontación.

    Juan Pablo II y Benedicto XVI han sido debido a esto críticos ambos de la Teología de la Liberación. Pero esta crítica no los ha apartado de su posición al lado de los necesitados, los desposeidos, los sufridos y marginados en general.

    La Iglesia Católica, como institución ha metido la pata, sabe Dios cuantas veces y seguramente la seguirá metiendo. En cuanto a la similitud entre la gerontocracia cubana y la estructura jerárquica de la Iglesia, esa es una visión basada en la Iglesia del medioevo. El Papa en el Vaticano, tiene la misma importancia que el más humilde sacerdote franciscano en alguna región perdida de África. Es algo contradictorio, lo sé, pero el que Jesús lavara los pies de sus discípulos (labor relegada a los esclavos) y muriera en esa muerte espantoza que fue la crusifixión es la máxima expresión del servicio y el amor a los demás. Como dirían en la Vida es Bella: “… servir es el arte supremo, Dios es el primer servidor; Dios sirve al hombre, pero no es sirviente de hombres.”

    [email protected] wzaldivar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *