Visita de la MLB: ¿Con cubanos o sin cubanos?

Por Ronal Quiñones

Estrellas cubanos en Grandes Ligas. Foto/archivo: espn.com.au
Estrellas cubanos en Grandes Ligas. Foto/archivo: espn.com.au

HAVANA TIMES — Es el notición desde hace semanas, por más que los medios oficiales de prensa intenten darle un perfil bajo. Ocurre que en el caso del deporte, nada desea más el aficionado cubano que el hecho de que la normalización de las relaciones con Estados Unidos se traduzca en una presencia normal de sus peloteros en la Major League Baseball (MLB).

Debido a las leyes actuales, todos debieron renunciar a su país de origen, a diferencia de lo que sucede con el resto de los latinoamericanos que actúan en ese béisbol, pero las cosas pudieran cambiar en un futuro no demasiado lejano.

El propio comisionado de la MLB, Robert Manfred Jr., es partidario de que los peloteros cubanos que residen en la isla tengan el mismo tratamiento que se otorga a quienes son obligados a renunciar a su patria.

Para eso una delegación de alto nivel de la MLB llegará este martes a La Habana, y entre sus integrantes destacan los peloteros José Dariel Abreu, Alexei Ramírez y Brayan Peña, todos en activo. La sola presencia de estos jugadores destaca la voluntad de las autoridades cubanas de lograr un acuerdo, pues según las legislaciones vigentes al haber abandonado el país de manera ilegal, en circunstancias normales algunos no podrían todavía pisar la tierra que los vio nacer.

Sin embargo, a muchos les molesta que no se haya informado debidamente sobre su presencia, porque cuando se divulgó el comunicado “oficial”, solamente fueron mencionados Joe Torre, director de operaciones deportivas de Grandes Ligas, y el destacado exjugador Dave Winfield, asesor de la Asociación de peloteros.

Durante tres días, una nutrida comitiva entre las que se incluyen también las estrellas Miguel Cabrera (Venezuela), Nelson Cruz (Puerto Rico) y Clayton Kershaw (Estados Unidos), tratará de dar un paso más en la reconstrucción de unos vínculos que fueron rotos en 1961, con la eliminación del profesionalismo en el país del Caribe.

Está prevista la celebración de clínicas de béisbol para niños en los estadios Latinoamericano (La Habana) y Victoria de Girón (Matanzas), un evento caritativo y una rueda de prensa, pero lo más importante sucederá a puertas cerradas.

Como casi siempre, hay sentimientos encontrados entre los fanáticos cubanos, pues aunque todo el mundo se alegra de la visita y sus posibles consecuencias, censuran con dureza el soslayo informativo, que obvió también mencionar las visitas a los estadios.

La siempre candente peña del Parque Central de La Habana en esta ocasión andaba un poco más subida de tono. La polémica la encendió Sergio, un veterano de mil campañas, y por lo que parece, permeado por la propaganda oficial:

“Yo no entiendo mucho la presencia de los cubanos”, dice. “¿Qué es lo que se preponen, que los peloteros que están aquí hagan lo mismo que hicieron ellos? Me imagino a Alexei diciéndole a Donal Duarte: Te quedaste porque quisiste, hubieras hecho como yo y olvidarte de Pinar, y hoy fueras millonario. También me pregunto qué pensarán los entrenadores y directores de equipo que se han pasado la vida inculcándole a sus alumnos el amor a su provincia y a la Patria por encima del dinero. Eso es venir a restregarle en la cara a los peloteros cubanos las condiciones materiales de vida y de trabajo que poseen allá.”

“Pero, ¿qué dice este señor?”, se pregunta Yosmay. “Mi amigo, cada cual tomó la decisión que quiso, nadie viene a restregar nada, al contrario, están tratando de que otros no pasen por lo que debieron pasar ellos, que estuvieron años sin ver a sus familiares. En el caso de Pito Abréu, dejó un hijo aquí y no lo ha vuelto a ver. Antes que nada hay que ser humanitario, compadre.”
“Esta es la misma historia de siempre”, interviene Miguel Eduardo, “recuerden cuando el Mariel, que eran tratados como escorias y gusanos. Años después regresaron con sus dólares y comprando en las Diplotiendas, y la vida siguió igual. Son muchos los millones que se mueven en el béisbol profesional, y nadie quiere quedar fuera del reparto. Eso, sin hablar de todos los jugadores que hemos perdido en los últimos años porque se van en busca de esos contratos por su cuenta. Al final lo que se quiere es contratarlos legalmente, y con ese 20 por ciento de impuestos que pagan se sostiene todo el deporte cubano.”

“Eso es mucha verdad”, lo apoya Lourdes, “en Cuba a cada rato lo que ayer era negro, hoy es blanco. Me alegro por los peloteros y les deseo suerte. Ojalá todo el mundo se ponga de acuerdo para que ganen ellos y ganemos nosotros, porque así podremos contar con todos para los eventos internacionales, y no solamente con los que juegan aquí.”

“A mí lo que de verdad me da pena es la prensa cubana”, opina José Manuel. “Ya casi están aquí y nos enteramos por otras vías. Habrá una rueda de prensa, pero luego lo que veremos será el extracto que permitan los jefes de cada periódico y de la televisión y la radio, guiados por los funcionarios del Comité Central. Algo más saldrá por Telesur, y lo otros hay que buscarlo en Internet.”

“Yo creo que es muy positiva esta visita de la MLB, vengan o no los cubanos, eso ya lo sabremos. Lo más importante es el vínculo, que debe avanzar entre Cuba y la mejor Liga del béisbol mundial. Quiero que las relaciones se desarrollen, y den los resultados positivos que necesita nuestro pasatiempo nacional, y el deporte cubano en general, porque esto va mucho más allá.”

“¡A mí me extraña que vengan cubanos, y si lo hacen no los van a dejar venir aquí, para que vean que su pueblo los sigue admirando. Aquí cuesta trabajo que pongan los juegos donde participan ellos, ni siquiera porque es diferido. Tiene que lograrse algo, es la única manera de que el fútbol no acabe de tragarse a la pelota en la preferencia de los jóvenes”, consideró Gardy.

“Señores”, dice Pascual como para concluir, “lo que no debemos olvidar es que la visita de la MLB es un reconocimiento a la calidad de nuestra pelota. Todo lo que pueda servir como aporte al mejoramiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, debe ser celebrado. Los fanáticos seguimos soñando con pronto poder disfrutar por nuestra televisión de los juegos del mejor béisbol del mundo en tiempo real y con audio original.”


3 thoughts on “Visita de la MLB: ¿Con cubanos o sin cubanos?

  • el 16 diciembre, 2015 a las 1:51 pm
    Permalink

    la verdad es que dan pena los muchachones, salieron corriendo de aquel que les pisaba el cuello y los llamo traidores y ahora se pliegan a las condiciones que este les impone para volver. debe ser cierto eso del syndrome de estocolmo.

  • el 16 diciembre, 2015 a las 6:58 am
    Permalink

    Como el resto de los emigrados esos peloteros cubanos se transformaron de traidores a trae-dolates.A fin de cuenta,como decia aquel anuncio publicitario.Si no te lo vendio mi hermano te lo vendo yo..Alli lo que importa es el CASH…Con el permiso de ” Maria furniture”

  • el 15 diciembre, 2015 a las 11:42 am
    Permalink

    He leído en Internet que le pidieron a los peloteros cubanos que no pueden moverse libremente en su país y que no se alejen de la delegación del MBL.

    Por el ninguneo de la prensa parece que ese rumor es cierto, y si lo fuera estos muchachos se están rebajando mucho ahora que son ciudadanos libres y no tienen que dejarse humillar por una dictadura que los llamó públicamente traidores y que es evidente que tanto cinismo es por que están detrás de los USD de la MBL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *