Nuevo año escolar en Nicaragua con clases presenciales

El Gobierno se niega a suspender clases presenciales, a pesar del avance de la pandemia. Nayira Valenzuela | Confidencial

Directores: Gobierno no ayuda a “tomar conciencia” ni da “apoyo logístico” para evitar el contagio de covid-19 en escuelas e institutos

Por Yader Luna (Confidencial)

HAVANA TIMES – “¿Será que si mando a mi hijo a la escuela me puedan garantizar que él no se va a contagiar de covid-19?”, le preguntó hace unos días una madre a “Laura”, la directora de un pequeño colegio público de San Marcos, en Carazo. A su cargo, “Laura” tiene unos 600 alumnos y esa pregunta se la han hecho varias mamás y papás durante los últimos días. “No lo puedo garantizar, pero sí trataremos de evitarlo por todos los medios”, les responde.

“Laura”, quien conversó con CONFIDENCIAL bajo condición de anonimato, dice que ella y los maestros han tratado de tomar todas las medidas que los médicos han recomendado. “Pero es difícil porque las aulas son pequeñas y en algunos momentos los estudiantes se aglomeran”, insiste.

También, porque el Gobierno no les ha ayudado a “tomar conciencia” ni a darles “ningún tipo de apoyo logístico” para evitar el contagio. “Oficialmente no ha habido contagios en este colegio, pero no es algo que podría asegurar al 100%”, explica. Sin embargo, admite que en 2020 la ausencia escolar fue “considerable”.

Preparan regreso a clases

El próximo primero de febrero será la inauguración del año escolar 2021 en Nicaragua, según anunció el Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Pese a la deserción escolar provocada por la pandemia y el temor de una segunda ola del coronavirus en el país, afirman que 1.77 millones de estudiantes se encuentran matriculados a nivel nacional.

Salvador Vanegas, asesor presidencial en temas de educación, aseguró recientemente que el Ministerio de Educación (Mined) se prepara para implementar este año “un modelo de educación para la salud”, pero no dio más detalles.

“Estamos trabajando intensamente en todas las condiciones que aseguren un buen inicio de este ciclo escolar para seguir haciendo calidad educativa, que es el sinónimo de calidad humana”, declaró.

Mientras, la ministra de Educación, Miriam Ráudez, detalló en Canal 6 que las más de 10 000 escuelas del país estarán dispuestas para “seguir fortaleciendo el asunto de la educación en salud”.

“Eso es fundamental para nosotros que tenga la confianza la familia que al abrir nosotros todos los centros de estudio estamos garantizando los protocolos debidos para la protección y la prevención, no solo del covid, sino de cualquier tipo de enfermedades”, manifestó.

“Una mentira”

Para “Johana”, profesora de Español de una escuela pública de Jinotepe, el temor de contagiarse “sigue vivo” y más cuando ha podido comprobar que “el Gobierno miente, porque no hay ningún preparativo para hacer frente a la pandemia de covid-19 en las escuelas”.

Hace una semana viajó a Managua para las capacitaciones de maestros y estos días han estado preparándose a nivel departamental en Carazo. “Después vienen los talleres a nivel de municipios, pero hasta ahora no nos dicen nada de medidas de protección, solo hablan de clases presenciales como si aquí no pasara nada”, dice.

Lo único que mencionan es el uso de mascarillas y alcohol gel. “Pero eso no es todo para prevenir”, lamenta la maestra.

Ante la falta de un protocolo de seguridad, lo que reina es la incertidumbre, advierte la profesora Lesbia Rodríguez, de la Unidad Sindical Magisterial. Además, relata que en 2020 los maestros tuvieron que asumir los costos de sus propias mascarillas y alcohol gel, para tratar de protegerse ante el coronavirus porque el Mined “no da nada”.

 “El temor está ahí”

El 25 de enero está marcado en el calendario de Leyla Jarquín. Ese día su hijo Thiago empezará clases de preescolar en el Colegio Centroamérica. Desde hace unas semanas le compartieron un “protocolo de bioseguridad para el regreso a clases presenciales”.

El modelo híbrido que aplicarán consiste en que su hijo asistirá solamente dos días a la semana al colegio, con la mitad de sus compañeros, otros dos días tendrá actividades desde casa y los miércoles “toda la sección recibirá clases en línea”.

“Estoy ansiosa porque mi hijo inicie esta nueva etapa de su vida, que espero sea de mucho provecho para él a pesar de las restricciones que significan las medidas en el proceso de formación. Confío en que este plan de bioseguridad que implementará el colegio será efectivo y ningún estudiante, profesor, profesora o personal administrativo quede expuesta al virus”, menciona.

Los retos de la educación

La doctora en educación, Melba Castillo, del Comité Científico Multidisciplinario (CCM), explica que la situación educativa en Nicaragua es compleja, porque mientras en algunos colegios privados se toman medidas de protección en algunas escuelas públicas rurales no hay acceso a agua y mucho menos a internet.

“Nicaragua el único país de América Latina que nunca cerró escuelas, pero también muchos padres decidieron no mandar a sus hijos, lo que trajo una situación complicada porque se habla de que el ausentismo en algún momento llegó a alcanzar más del 60%”, explicó en una videoconferencia.

Castillo entiende que en muchos casos “hubo un vacío en el aprendizaje de esos niños” a los que el Gobierno ordenó aprobarlos.

“Muchos educadores piden clases presenciales. En muchos países se dio pérdida de aprendizaje. No todos los niños tenían buen internet, o no todos tenían capacidad de dar seguimiento a las clases”, menciona.

Afirma que hay estudiantes “para quienes el contacto con el maestro y alumnos es lo que hace que el aprendizaje sea mayor”. “La socialización falta con la educación en línea y la oportunidad de consultar directamente al maestro”, estima.

Se debe trabajar en comunidad

Para la doctora Josefina Bonilla, especialista en Salud Pública, el país está “lleno de desigualdades” porque hay “una diversidad de realidades” tanto en los colegios públicos como en los privados. Pero es un hecho que las clases presenciales, en distintas modalidades, serán una realidad en 2021.

“Entendemos que regresar al colegio puede ser útil para que algunos niños puedan entender mejor por qué el coronavirus ha afectado tanto (…) algunos niños pueden estar mejor en colegios al cumplir su nutrición (con las meriendas), pero se debe valorar las condiciones, el acceso a agua, la cantidad de profesores, las medidas de seguridad”, detalló la también integrante del CCM.

Por ello, ambas especialistas insisten en que se deben tomar una serie de medidas como el distanciamiento social, horarios escalonados para entrar, uso permanente de mascarillas, lavado frecuente de manos, limpieza de superficies. También la vigilancia de signos y síntomas de enfermedades físicas y psicológicas; además del manejo del niño o maestro con señales de enfermedad.

“Tenemos que impedir la pasada del virus. Por eso, si en la comunidad hay rumor fuerte de contagios, o dejan de llegar niños por estar enfermos. Tienen que prepararse para un plan de cierre de aulas parcial o total si las condiciones nacionales o territoriales lo ameritan”, explica Bonilla.

Conocer la realidad

El doctor Leonel Argüello apunta que lo más importante es estar conscientes de que “estamos en una segunda ola (de contagios) y que las posibilidades de adquirir el virus son mayores”. Por ello, pide que la primera institución que debería informar sobre el estado real de los contagios, debería ser el Ministerio de Salud (Minsa), de manera que se pudiera “precisar el nivel de alerta y tomar las medidas correspondientes”.

También, advierte Bonilla, la familia debe preparar a sus hijos para que tomen todas las medidas de bioseguridad. “En el hogar está la responsabilidad principal de la crianza de los hijos y la escuela lo refuerza. Se les debe preparar emocionalmente, decirles cómo deben usar la mascarilla, que lleven alcohol, fomentar el compañerismo”, apunta.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *