Nacen bosques del recuerdo ante la covid en Brasil

Por IPS

Familiares plantan árboles con el triple propósito de honrar la memoria de parientes fallecidos por la covid-19, agradecer a los trabajadores de salud que luchan contra la pandemia y conservar ecosistemas degradados por la deforestación. Foto: RBMA/Pnuma

HAVANA TIMES – En la región de la Mata Atlántica, al sureste de Brasil, se desarrolla la siembra de 200 000 árboles, combinando razones conservacionistas con honras a la memoria de las víctimas de la pandemia covid-19, resaltó este martes 19 un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma).

Brasil es el tercer país con más casos de covid, detrás de Estados Unidos e India, pues se han infectado 8,5 de sus 211 millones de habitantes, y han perecido 210 000 personas, según cifras de la estadounidense Universidad Johns Hopkins.

La iniciativa de siembra, conservación y restauración de la vida silvestre como homenaje a los caídos y en agradecimiento al personal de salud que combate a la pandemia, fue iniciada el 12 de diciembre de 2020 por grupos de familias en duelo.

“Esta acción es muy significativa por el hecho de que los árboles son vida y una conexión con la madre naturaleza”, dijo, a responsables del Pnuma, Rafael da Silva de Lima, de São Paulo, cuyo padre, Reginaldo Alves de Lima, así como su prima, Edna Maria de Almeida, fueron víctimas del virus.

La campaña, que al principio previó plantar 6500 árboles, tiene el respaldo de la Reserva de la Biosfera de la Mata Atlántica y el Pacto para la Restauración de la Mata Atlántica, con iniciativas de restauración en 17 de los 26 estados de Brasil.

La Mata Atlántica, que hace más de un siglo era una selva tropical de 1,3 millones de kilómetros cuadrados entre el sureste de Brasil, nordeste de Argentina y Paraguay, se ha reducido a un 12 por ciento de su tamaño original, no más de 160 000 kilómetros cuadrados.

Se trata de “una gran iniciativa, porque muestra múltiples dimensiones de la restauración. Busca sanar nuestra relación con la naturaleza y, al mismo tiempo, es una experiencia sanadora para nosotros mismos”, expresó Tim Christophersen, director de la subdivisión de Naturaleza y Clima en el Pnuma.

El Pnuma ya sumó su compromiso de garantizar cuidado y nutrición de las plántulas de los árboles hasta que alancen su madurez, y de ayudar a las organizaciones civiles implicadas en la nueva iniciativa a elevar el perfil y visibilidad de la campaña.

Las organizaciones involucradas cuidarán de que se planten especies arbóreas autóctonas de la región, en particular en áreas del estado de Río de Janeiro que son hábitat de un pequeño mono en peligro de extinción, el tití león dorado (Leontopithecus rosalia), propio del litoral atlántico del sureste de Brasil.

Siglos de deforestación redujeron el hábitat del tití dorado a dos por ciento de su extensión original, por lo que hay esfuerzos para reintroducir ejemplares criados en cautiverio en corredores que unen fragmentos del bosque, a lo que contribuyen los nuevos esfuerzos de reforestación.

En 2018, una epidemia de fiebre amarilla sin precedentes que asoló el sureste de Brasil mató a muchas personas y redujo la población del tití león dorado de 3600 a 2.500 monos. Ahora, la covid amenaza a quienes trabajan para conservar la especie y su hábitat, y se desconoce si el virus puede transmitirse a los monos.

Los promotores de la iniciativa de bosques de recuerdo quieren completar la siembra de 200 000 árboles antes del Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio.

Lea más reportajes en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *