Heladería Coppelia en la diana de los consumidores cubanos (II)

Jimmy Roque Martínez e Isbel Díaz Torres

:radiococo.icrt.cu
:radiococo.icrt.cu

HAVANA TIMES – Cuando en Coppelia sirven el helado, las bolas, que se ven completas en su exterior, en realidad están huecas por dentro, les falta helado. Consumidores y Usuarios Protegidos (CUP) hemos ido en varias ocasiones a la oficina de Atención al Cliente de la heladería para formular nuestra queja por esta irregularidad, pero todo se mantiene igual.

Por esa razón, entregamos a esa oficina una modesta propuesta para intentar solucionar este asunto en particular, dada la incapacidad de la administración para resolverlo. La medida en concreto es la siguiente:

Cuando un cliente reciba una mala atención, su consumo deberá ser cubierto por la Heladería, como compensación. La medida pondría en una situación difícil a los dependientes, pues Coppelia no permitiría trabajadores que le dieran pérdidas.

Además, se involucraría a los consumidores en la solución del problema y se promovería la responsabilidad ciudadana y la autoprotección.

No obstante, Antonio Reyes, director de la Heladería, junto al administrador, la responsable de Atención a la Población y la secretaria del PCC rechazaron de plano semejante idea, lo que dio pie a un interesante debate.

La única medida que propone la administración para estos casos es rebajar el 25 por ciento del salario del trabajador implicado.

Además, el problema no es solo de los individuos, sino que responde a una mala organización de trabajo, poco sentido de pertenencia, insuficientes incentivos materiales y una corrupción empresarial generalizada. Es un problema sistémico que, por supuesto, se conecta a otros de mayor escala y alcance a nivel nacional.

Foto: cubadebate.cu
Foto: cubadebate.cu

El director y la secretaria del PCC se sintieron ofendidos, porque nuestra carta los calificaba de incapaces. En el álgido debate fuimos, además, amenazados con las “autoridades competentes”.

“Bastante preocupantes los criterios que han vertido ustedes. Pienso que nos ha cuestionado a todos los que hemos estado aquí, y para nosotros es hasta ofensiva esta carta. Por lo tanto, queremos saber primeramente quiénes son ustedes, de dónde proceden, qué hacen”, nos cuestionó Reyes.

“Es muy buena idea, tal vez, para ustedes, pero esto en nuestra instalación no procede, así tajantemente”, concluyó, no sin antes reconocer que “yo ni nadie puede, porque esto ha sucedido a través de toda la historia de Coppelia, 50 años. Desde que yo llegué aquí yo tengo este tipo de quejas”, refiriéndose a la solución del problema de las bolas huecas.

Informamos al funcionario que, dado que nuestra propuesta “no procedía” ante ellos, entonces nosotros la haríamos pública y regresaríamos a la institución para comunicarla a los clientes, y promover que las personas exigieran sus derechos.

La respuesta del director fue clara: “nosotros la hicimos pública ya, la entregamos al Comité Central, ya esto yo lo informé a todas las instancias. Yo también voy a transmitir eso a los órganos pertinentes que deben saber esas cosas, que ustedes se van a movilizar a hacer ese trabajo aquí dentro”, dijo en tono amenazante.

Después de agradecerle su ayuda en la promoción de nuestra simple propuesta ciudadana, los integrantes de CUP que participábamos comprendimos que poco sacaríamos de aquel intercambio.

No obstante, en otro momento del debate, al señalar problemas de la realidad nacional que determinan la actual crisis en el área de los servicios, el administrativo reconoció (desde su perspectiva autoritaria) que existen otros problemas sistémicos en el país.

“Hay problemas humanos, porque se le han permitido durante muchos años cosas a los trabajadores que no se le debieron permitir, hábitos que no son los más correctos, como hay en la gastronomía de este país, en todos los negocios, porque hasta en los particulares hay problemas”, expresó.

Foto: Caridad

“Abren muy bien todas las paladares y al mes es una mierda, suerte que yo he tenido de estar en algunos. ¿Qué negocio se mantiene en Cuba?, ninguno, todos comienzan muy bien y al mes no sirven ninguno. Ni las cooperativas han demostrado que resuelven el problema de Cuba. Entonces ¿de qué estamos hablando?”.

Con tal discurso, es evidente que tal dirección carece de creatividad para enfrentar los retos que se le presentan.

Coppelia está dirigida por funcionarios esencialmente temerosos, que responden a las iniciativas ciudadanas con amenazas y gritos. Son ellos mismos incapaces de proponer una iniciativa novedosa en el ámbito nacional y rechazan las propuestas de otros.

Continuarán con la estrategia fracasada y los clientes seguirán siendo robados, ya no solo por los dependientes, sino también por los directivos, que son incapaces y cómplices al no aceptar propuestas de los usuarios, quienes en definitiva pagan el helado robado.

Son las personas quienes con presión, activismo, exigencia y alejando de sus vidas el miedo y la autocensura, solucionarán los problemas del país, aunque sea comenzando por una heladería.

CUP continuará su vigilancia y denuncia, y muy pronto pondrá en práctica algunas estrategias de intervención legal y no violenta, a fin de sensibilizar a otros consumidores.

15 thoughts on “Heladería Coppelia en la diana de los consumidores cubanos (II)

  • Así mismo es, Dhaniel… te demoras, pero al final vas llegando a la idea.

  • No bobo, no he visto ninguno. Inclusive hasta algunas prisiones son administradas por corporaciones algo que muchos pueden pensar debe ser dominio único del estado. Es el pueblo quien debe decidir que porciento de gobierno y que porciento de inicitiva privada desea. Esto se hace en las urnas con partidos que pasan por todo el espectro político. El socialismo al menos en el caso cubano se reduce a un gobierno que monopoliza casi toda la economía. Contrario a lo que se pensó este sistema es tan fosilizado que no permite la dinámica normal que sucede en una economía libre donde los actores son capaces de resolver problemas reales. El socialismo se erige teóricamente como solución al enriquecimiento de una minoría a costa de el empobrecimiento excesivo de una mayoría. Sin embargo en la realidad vemos que el estado socialismo y la elite dirigente Socialista se transforman en la nueva clase en el poder con control absoluto y aumenta aun mas la explotación de los trabajadores. En efecto no resolviendo ningún problema sino creando un nuevo abanico de nuevos problemas para la mayoría. No hay que tener muchas luces en la cabeza para ver esto. Quien no lo vea así es por que de alguna forma se beneficia de la miseria de la mayoría.

  • La solución es bien fácil y conocida.

    Tiene que ver con la libertad empresarial, el capital privado, la competencia en un mercado abierto donde la satisfacción del cliente es vital para las ganancias y el crecimiento de los negocios …en fin: capitalismo.

    ¡Ah! Olvidava que se trata de encontar una solución con “una perspectiva anti-capitalista” para evitar que “las lógicas egoístas y consumistas que rigen la sociedad humana en el mundo, encuentren tierra fértil en Cuba”, parafraseando los días de intenso trabajo y discusiones, durante la 2da Jornada Primavera Libertaria.

  • Julio es una análisis simple. Has visto fuera de Cuba algún negocio de gastronomía de propiedad estatal? En Cuba hasta los que venden granizado son empleados públicos.

  • Incidentalmente debo retomar una idea que alguien expresó. Este es un ejemplo del fallo del sistema socialista en cómo resolver problemas y quizás una explicación de por que el socialismo no funciona. Trabajadores que son mal pagados por el estado. Trabajadores que buscan la forma de auto compensar su trabajo. Y que una vez remplazados provoca de nuevo un nuevo ciclo donde al final estos nuevos trabajadores serán tan corruptos como los primeros. En algún punto alguien debería preguntarse no será esto culpa del sistema?
    En efecto el sistema conduce exactamente a eso. La solución permanente al problema viene con el cambio de sistema. Mientras se siga en el socialismo neo estalinista se seguirá con los mismos problemas.
    Varias soluciones son posibles. Competencia entre negocios. Economía de mercado. Pago a los trabajadores en dependencia directa a lo que realmente producen. Uso de propinas etc pero todos estos son mecanismos normales de economías libres de mercado. El único mecanismo aparente en la economía socialista cubana parece ser remplazar a los individuos por otros que como explique repetirán de nuevo el mismo ciclo. Parece existir una fe siega en que quizás milagrosamente se encuentren con individuos que sigan las reglas a pesar de estar ellos mismos en situación económica donde no pueden alimentarse apropiadamente o a su familia. Y evidentemente quienes toman todas estas decisiones no son afectados en nada por ellas. Aberrante!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *