1 de Mayo: los médicos marcharon al frente

Fernando Ravsberg

Trabajadores de la salud encabezaron la marcha este Primero de Mayo en representación de los médicos, enfermeros y técnicos que trabajan dentro y fuera de Cuba. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES, 2 mayo — Este Primero de Mayo la manifestación en la Plaza de la Revolución de La Habana fue presidida por una amplia representación de los trabajadores de la salud, cuya labor en el extranjero se ha convertido en el principal ingreso del país.

Decenas de miles de médicos, enfermeros y técnicos sanitarios aportan anualmente más divisas que el turismo o las remesas familiares, dos sectores que en los años 90 fueron los balones de oxígeno que permitieron soportar la brutal crisis económica.

La mayor parte de los galenos trabajan en Venezuela en las “misiones sociales” impulsadas por Hugo Chávez pero las autoridades del Ministerio de Salud Pública informaron que hay cooperación en decenas de lugares más de América, África, Asia y hasta en Europa.

Y la tendencia parece irse ampliando a otros sectores, ya en varios países del mundo se contratan profesionales cubanos, ingenieros hidráulicos, arquitectos, químicos, informáticos y entrenadores deportivos, hay naciones africanas donde ya trabajan miles de ellos.

La venta de servicios médicos

Los médicos cubanos con su Operación Milagro devolvieron la vista a millones de latinoamericanos, entre ellos a uno de los que participó en el asesinato de Ernesto Che Guevara. Foto: Raquel Pérez

Cuba maneja estas estadísticas con suma discreción pero todas las fuentes consultadas concluyen en que hay alrededor de 40 mil trabajadores de la salud prestando servicios en el extranjero, la mayoría de ellos en Venezuela pero también en otros 69 países.

Según estudios de centros especializados en el análisis de la economía cubana, el personal de salud ingresa unos U$D 5000 millones anuales, una cifra importante cuando se la compara con los U$D 2400 millones del turismo o los U$D 1200 millones de las remesas familiares.

Los galenos pasan periodos de 2 años trabajando en uno u otro país durante los cuales reciben un salario en el lugar, otro su familia dentro de Cuba en pesos y en pesos convertibles, una tarjeta para comprar con descuento en las tiendas y, a su regreso, un permiso muy amplio de importación.

Los salarios de los médicos representan una pequeña parte de lo que la empresa contratista cubana cobra a los clientes que demandan sus servicios, así que el grueso del dinero ingresa  a las arcas del Estado, convirtiéndose además en una de las actividades que deja mayores utilidades.

“Hombres de ciencia”

La Salud Pública ha sido una de las banderas de la revolución y no se trata de propaganda, los índices de salud de los cubanos son envidiables cuando se les compara con los del resto de la región. Foto: Raquel Pérez

En enero de 1960, en uno de sus primeros discursos, Fidel Castro anunciaba que “el futuro de nuestro país tiene que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia” y al año siguiente se lanzaba de lleno en una campaña masiva de alfabetización.

Medio siglo más tarde Cuba cuenta con más de 1 millón de profesionales universitarios graduados en las más diversas ramas, 70 mil de los cuales son médicos, aproximadamente 10 veces más de los que habían cuando los barbudos entraron en La Habana.

A pesar de que después de la revolución el país se quedó con solo 3000 galenos, la ayuda médica a otros países comenzó inmediatamente, en lugares tan distantes como Argelia y se prolongó por décadas de forma totalmente gratuita.

Fue ante la insistencia del presidente Hugo Chávez que ese sistema de “internacionalismo” se transforma en una relación de intercambio Sur-Sur, en la que Cuba aporta decenas de miles de médicos, maestros y entrenadores y Venezuela paga con petróleo.

Con la llegada de Raúl Castro a la presidencia ese sistema se fue extendiendo a las relaciones con otras naciones, como Sudáfrica, Argelia y Angola, en este último país trabajan unos 3000 cubanos, cuyos servicios aportan más de U$D 100 millones al año.

La nueva estrategia

A pesar de que la mayor parte del trabajo médico se paga, aún existen brigadas cubanas que apoyan gratuitamente a otros países como es el caso de Haití. Foto: Cedida por la Escuela Latinoamericana de Medicina.

Las nuevas políticas parecen perseguir el aprovechamiento de los recursos humanos con que cuenta Cuba, ese bagaje de graduados universitarios que además la economía nacional no es capaz de asimilar y que se ven obligados a hacer otros trabajos.

A pesar de que en la actualidad se cobra por la labor de la mayoría de los médicos que están en otros países, La Habana mantiene misiones gratuitas como la de Haití, donde cientos de cooperantes cubanos han jugado un rol muy destacado después del terremoto y en la lucha contra el cólera.

Cuba participa también en otros proyectos altruistas como la “Operación Milagro”, que ya le devolvió la vista a millones de personas, en investigaciones médicas dentro de los países del ALBA y mantiene una Escuela de Medicina que gradúa cada año miles de médicos latinoamericanos.

El hecho de que la marcha sea encabezada por personal de la salud es un reconocimiento a uno de los sectores que mejor ha funcionado internamente en las ultimas 5 décadas y que en la actualidad  es además el principal sostén de la economía nacional.


4 thoughts on “1 de Mayo: los médicos marcharon al frente

  • el 3 mayo, 2012 a las 10:49 am
    Permalink

    Para cuándo si no es hoy, que brote ese Führer que te anda por dentro!

    Y la cosa es con Bolivia, con Nicaragua, con Ecuador, con Venezuela, y si notaras que al menos con los chamos son mal vistas las carretadas de personal que llega… y si supieras que en Ecuador no se aguantan ya con el arribo de congéneres, y que en Bolivia es más el membrete que lo que se hace, aunque en buena medida por la carencia de programación y recursos materiales. Y que para Costa Rica es ya problema la migración de tanto aspirante a pies secos vía trajín continental. Pa´l carajo con la visión tan limitada de estos nacionaleros que han generado una fantasía que solo se diluye en cuanto pisan continente, ni Cuba es el paraíso, ni el infierno mismo, ningún país tiene capacidad para considerársele como ombligo del mundo, y que un paria con título universitario vea menos a los otros-y los califique de infelices-, por carecer del recurso y haber corrido con la suerte de nacer en un país que no es país, es signo manifiesto que todo eso de lo que alardean es pura carencia.

  • el 2 mayo, 2012 a las 11:07 am
    Permalink

    Fernando es muy optimista en sus reportajes periodisticos.
    mas optimista y triunfalista en muchas ocasiones que los propios cubanos que viven en la isla y que sus propios dirigentes.
    Y que cuba reze para que no se muera chavez, porque si ello ocurre,como parece ser, lo que se avecina parece que sera peor que lo que paso cuba en los noventa,con el aditivo de la crisis mundial, la aproximacion de la desaparicion de muchos dirigentes historicos y que no hay recambio.

    Es verdad lo que dice rabsverg, pero miles de cubanos se van para sea no tanto por defender ninguna causa bolivariana ni mucho menos,sino para poder prosperar algo, que si se quedan en cuba ni el sol les da.
    Lo curioso, gracioso, paradogico de todo esto es que con la cantidad de petroleo que entra en la isla, en una calle tan popular y frecuentada como la de 23 en el vedado hayan muchas faloras fundidas y nadie se moleste en arreglarlas, es el bloqueo!!, la archiconocida justificación!!
    Lo gracioso, curioso de todo esto es que muchos medicos se van de mision, pero cantidad de casas del medico de la familia están abandonadas,!el medico esta en venezuela!, dicen los vecinos

  • el 2 mayo, 2012 a las 9:11 am
    Permalink

    Disculpen, pero creo necesario también señalar los costos de Milagro-Venezuela para los cubanos y venezolanos:
    Lo bueno: Miles de venezolanos curados.

    Lo malo:
    Milagro es la justificación de Miraflores para mantener los subsidios petroleros a La Habana, privando al pueblo venezolano de millardos de dólares anuales si ese crudo se vendiera en el mercado internacional.
    ¿Acaso una nación tan rica no puede pagar a sus propios médicos, por sus propios “milagros”?

    Milagro es la pintura bonita con que se cubre el colonialismo cubano en Venezuela.

    Los dineros de Milagro-Venezuela sostienen un régimen totalitario extranjero que está imponiendo su fracasado modelo a Caracas; con todo lo que esto implica para el futuro de los venezolanos: Un Megaestado-Policía, junta militar, líder supremo y vitalicio, ruina económica, la conculsión sistemática de los derechos de sus ciudadanos… solo basta con ver qué es Cuba hoy.

  • el 2 mayo, 2012 a las 8:25 am
    Permalink

    La Operación Milagro NO es un proyecto altruista, como Ravsberg ¿ingenuamente? afirma.
    Milagro es una operación de propaganda, una medida proactiva para influir y manipular la opinión pública de otras naciones, lograr el apoyo de sus gobiernos en la arena internacional, crear coberturas a operaciones de inteligencia y encubrir la logística a grupos de extrema izquierda.

    Los santos milagreros no existen.
    ————————————————
    Pero al menos unos cuantos miles de infelices se benefician, curándose gracias a las movidas maquiavélicas de La Habana, ¿y cuánto le cuesta al pueblo cubano la diversión de recursos [profesionales, equipos y dinero] a Haití?
    Para una nación tan pobre como Cuba, es difícil catalogar a Milagro-Haití como “altruista”, cuando nuestro propio sistema de salud pública ha colapsado, y los ciudadanos cubanos carecen de médicos y medicinas suficientes.

    Los milagros no son gratis, alguien paga por ellos: Nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *