Si se pudiera medir el tedio yo rompería el tediómetro

Xiomara Reinoso Gómez

Una cubana. Foto: Caridad
Una cubana. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Es posible que un romance alivie mis tristezas, si es que acaso me despierte alguna ilusión. De eso no estoy muy segura, no por la edad, si no por los desengaños de la vida. Tendría que hacer la prueba, mas los candidatos que hasta ahora están disponibles, que son bien pocos, son parte de mi pasado y como dice el dicho: agua pasada no mueve molino.

Conozco mujeres mayores que yo que conservan esa capacidad de ilusionarse, sin embargo, les cuesta trabajo encontrar pareja. Manteniéndose en forma y atractivas, incluso mucho más jóvenes que yo, están en la misma situación. Los hombres pasan, te miran, te vuelven a mirar, pero hasta ahí. Saben que para ligar tienen, al menos, que invitarte a tomar una cerveza, y esta cuesta 1 CUC (1.15 USD), o sea, 25 pesos en moneda nacional, demasiado para un obrero.

Si te invitan no van a ser tan ridículos de pagarte una cerveza y ellos mirando los celajes, obviamente se tomarán alguna, y ya serían 2 CUC, es decir, 50 pesos. Si ese obrero gana al mes 500 pesos, que no le alcanza ni para comer, ¿cómo va a gastárselo en unos minutos? Yo creo que salen a la calle con la calculadora en la mano.

Y estoy haciendo referencia a un romance o una aventura; matrimonio, ni pensarlo. Ninguno quiere cargar con esa responsabilidad. Aunque la mujer trabaje y sea luchadora, pocos se atreven a correr el riesgo.

En mi caso, nunca me gustó el matrimonio. Al principio todo es muy bonito, pero después… son como dos cadáveres compartiendo la misma tumba.

Obviamente no todas las mujeres piensan así; algunas se adaptan a vivir de ese modo. Prefiero estar sola en mi tumba y si aparece un romance, que lo dudo mucho, resucitar por unas cuantas horas.

Y mientras la vida pasa, en mi soledad, seguiré escuchando música romántica, al menos me hace sentir que todavía tengo un corazón.


18 thoughts on “Si se pudiera medir el tedio yo rompería el tediómetro

  • el 15 octubre, 2015 a las 4:28 am
    Permalink

    Irina,
    100% de acuerdo. Me gusta tu proyeccion…

  • el 14 octubre, 2015 a las 1:42 pm
    Permalink

    Mira Xiomara, yo se que se han perdido muchos valores por alla y que la cosa esta que arde, sin embargo, aunque pagar una cerveza no es problema, en el mas aca todo parece ser mas dificil, los hombres no te miran, al menos no te miran directamente por aquello de acoso sexual, es como si fueras invisible y hay que tener una posicion economica mas o menos desahogada para ligar un buen partido. Sin contar conque todos viven hipnotizados pendientes de sus telefonitos “inteligentes” poniendo distancia adicional a la frialdad usual

    De veras que nunca me he sentido mas sola. Tengo dias en que lo dejaria todo por tener cerca aunque fuera un poquito de nuestra proverbial sandunga y familiaridad.

  • el 13 octubre, 2015 a las 6:42 pm
    Permalink

    Asi mismo gusana, ja ja , mente positiva y objetiva ,ja ja ja

  • el 13 octubre, 2015 a las 5:52 pm
    Permalink

    Hola Isidro, lamentablemente ya no me acuerdo puesto que no iba yo en muy buenas condiciones, pero con todo gusto cuando vuelva a la Habana nos ponemos de acuerdo y vamos y pues, preguntando se llega a Roma :)

  • el 13 octubre, 2015 a las 3:44 pm
    Permalink

    Coincido con el bobo
    Por qué tiene que ser el hombre el que pague?
    Y por qué no ir a la mitad? O por qué no hacer algo que sea más barato como ir al malecón? O cualquier otra cosa.

  • el 13 octubre, 2015 a las 11:36 am
    Permalink

    Hola Xiomara: En realidad lo que debes hacer no es lamentarte, sino tomar cartas en el asunto, busca en ti misma lo que necesitas y que no dependa que otro te lo entregue, cuando una pasa los cincuenta, no sé cual sea tu caso, sería bueno emprender una nueva forma de vida que se centre en tus posibilidades creativas, cosas que te satisfagan espiritualmente, la ayuda de amigos es muy importante, compartir, estudiar idiomas o o cosas que te agraden, hacer vida social. Ir al cine, al teatro, a exposiciones, a campismos, que son mucho más accesibles al bolsillo de los cubanos de a pie, te ayudarían a no sentir ese horrible tedio que mencionas. Leer un buen libro, ver una puesta de sol, ir a la playa, pasar una madrugada conversando con alguien que te retroalimente, eso puede ser la solución. Pero sobre todo, que no tenga que ser por medio de una relación amorosa o sexual, encuentra en ti valores espirituales, riquezas que no sabes que posees. No te quedes en lo externo, mira hacia dentro y encontrarás. Sigue mi consejo y verás que serás un poquito más feliz, aunque sea contigo misma. Buena suerte.

  • el 13 octubre, 2015 a las 10:02 am
    Permalink

    Compañera Xiomara, que no se diga. Es más, la invito a una discotemba, o a donde Ud. quiera ir…y sin interés ninguno, sólo por solidaridad generacional… si acepta, pregunte por mi a Erasmo Calzadilla…(Jaja…estoy como el Guayabero, con el tumbaíto pa’ lavar la ropa)

  • el 13 octubre, 2015 a las 9:59 am
    Permalink

    Alberto, si no te importa, deja la dirección del acogedor jolgorio…Vaya, por si un día me aburro..jaja.

  • el 13 octubre, 2015 a las 8:04 am
    Permalink

    Xiomara, te entiendo. Cuando estuve en la Habana, el día del padre estaba yo solo en una terraza cerca del malecón tomando una cerveza. Al poco rato se sentaron conmigo tres chicas porque ya no había sillas disponibles en otras mesas. Pidieron sus tres cervezas y empezamos a platicar de manera natural. Las siguientes cuatro rondas de cervezas las invité yo. Después de eso yo propuse comprar una botella de ron e ir a otro lado a tomarla, en ese lugar no se podía. Las chicas le hablaron a un joven para que la comprara (con el dinero que yo le di) y fuimos al departamento de una de ellas que está en la calle del Prado. Un departamento muy bonito, bien amueblado, con pantalla y equipo de sonido. Ahí había más gente y empezamos a beber la botella de ron y a bailar. Terminé bailando reggaetton con una chica de 20 años. Fue, fue,…fue hermoso.

    En fin, si yo no hubiera tenido dinero, me hubiera ido a mi alojamiento y me hubiera acostado temprano. Muchas veces para divertirse o para salir a pasear se necesita dinero. Sin dinero, ni siquiera hubiera ido a Cuba y me la hubiera pasado en mi casa esperando que terminaran mis largas vacaciones.

  • el 13 octubre, 2015 a las 6:20 am
    Permalink

    Me ha conmovido tu post y los comentarios de todos los foristas. La fraternidad y complicidad de todos los foristas me ha subido el ánimo.De verdad que cuando queremos somos gente muy bella.

  • el 12 octubre, 2015 a las 8:35 pm
    Permalink

    Lo otro es que a esas alturas del partido, el pragmatismo se impone.Sin perder la ternura, pero la verdad nadie quiere complicarse con una relacion que te traiga mas problemas que placer. Esta bien todo el tema de compartir las penas y las alegrias, pero ojo, compartir, no echarse arriba los problemas del otro. Alla en el archipielago todavia hay una mentalidad entre las mujeres que esperan que el hombre tiene que asumir todos tus problemas ( principalmente materiales) cuando te enganchan. Mentalidad machista, por demas, asi que no se quejen…

  • el 12 octubre, 2015 a las 7:38 pm
    Permalink

    “Saben que para ligar tienen, al menos, que invitarte a tomar una cerveza, y esta cuesta 1 CUC (1.15 USD)”

    ¡Por Dios mujer! ¿Que le ha pasado al amor en Cuba? Antes la gente se enamoraban tuvieran dinero o no. Los enamorados paseaban por las veredas, se sentaban a hablar en los parques y cosas así. No había ni que invitar a Café.

    Aquí en España se sale a “tomar un café” y no es nada raro que sea la mujer quien invite. O se toma vino, que aunque no lo crean, puede ser mas barato que el café. Lo normal en una salida para conversar es que los gastos se dividan a la mitad. Ni se la cantidad de broncas que he tenido con amigas porque se empeñan en pagar el café. No importe quien pague al final, siempre la solución es; “Bueno, la próxima la pago yo”

    Nuestro país es como un papalote que se le fue pita y va a bolines por las nubes sin saber a donde va a ir a parar. Oyendo todas estas historias tristes, cada dia que pasa me vuelvo mas conservador y tradicional.

  • el 12 octubre, 2015 a las 7:21 pm
    Permalink

    Y que tal, mujeres, si viramos la mesa y en vez de esperar sentada por la invitacion, tomas la iniciativa y la haces ( y de paso la costeas tu)?. Asi hasta te puedes dar el lujo de escoger con quien. Para encontrar (y sobre todo, mantener) una buena relacion hay que “invertirle” tiempo y tal vez, el precio de dos cervezas…

  • el 12 octubre, 2015 a las 5:17 pm
    Permalink

    Cuando yo estaba en “plan busca” para mi era importante la capacidad de compartir. Me explico, si tienes un peso eres capaz de darmelo. Y expectativas: que no se confotmara con el peso.

  • el 12 octubre, 2015 a las 3:52 pm
    Permalink

    Asi mismo es Gusana, una relacion puede empezar por un helado de tres pesos, pero si tu misma pones la parada bien alta , invitarte a un restaurant y tomarse dos cervezas ; entonces la vanidad y el llenarse el estomago es mas importante que tener una relacion. Cada cual se busca la imagen que vende.

  • el 12 octubre, 2015 a las 11:49 am
    Permalink

    He conocido a una española casada con un pinareño que la invitó a comer cajita.

  • el 12 octubre, 2015 a las 10:09 am
    Permalink

    Muy bueno el post Xiomara, pero recuerda que si la montaña no viene a ti….. Ya sabes invierte 2 o tres CUC en cerveza y después a retozar un poco en la tumba con el muerto jajaja.

    En los últimos tiempos que viví en Cuba se pusieron de moda las disco temba y vi como las gallinas duras ligaban hasta buenos pollones todavía con la carne blandita. Lo otro es invertir en Nauta y a ligar por Internet. Lucha tu yuca taina

  • el 12 octubre, 2015 a las 10:07 am
    Permalink

    Mi mama y mi papa eran extremadamente pobres cuando se conocieron. ella trabajaba de sirvienta en casa de un judio polaco. Mi padre en el Puerto. Se casaron tuvieron tres hijos y vivieron juntos por 40 años muy felices sin que una cerveza pudiese malograr el amor. De verdad que no entiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *