Migración cubana, algo triste

Por Benjamín Noria

Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES – Cada vez que entro en Facebook y observo la actividad de los grupos que se denominan: Cubanos en Rusia, Cubanos en República Dominicana, Cubanos en Haití o Cubanos en España, por ejemplo, he constatado que la mayoría de los que publican comentarios es para saber cómo salir de Cuba y buscar residencia y empleo fuera del país.

Penosamente, un gran número no despreciable de cubanos aspiran a salir del país y dejar atrás a su familia y buenos amigos para probar fortuna en otros lugares del mundo. Están huyendo del hambre, la opresión y la violencia de una de las dictaduras más largas de América. El desespero por salir aumenta, pues el salario no alcanza para satisfacer las necesidades básicas y mantener a la familia.

He sabido que algunos que han sido detenidos al cruzar la frontera de México y Estados Unidos, otros toman senderos con obstáculos peligrosos para la vida, hay quienes han conseguido papeles falsos y algunos están pidiendo asilo político en embajadas de naciones desarrolladas.

No va a existir quien frene la migración cubana. Todos los migrantes coinciden en que aspiran a tener mejores oportunidades, un salario digno, calidad de vida y estado de bienestar.

El comentario general de los cubanos que he visto en las redes sociales es que cualquier país en la actualidad es mejor para vivir que la Isla. La situación económica se está volviendo cada vez más tensa, tanto es así que las mercancías aumentan el doble de su valor de un mes para otro. También hay mucho desabastecimiento de productos de primera necesidad.

Ya no confían en el Gobierno que los dirige. La corrupción del régimen ha aumentado. Se sanciona a personas en los tribunales con penas excesivas de manera ejemplarizante. Continúa el desvarío del Estado lanzando estrategias como los lineamientos del Partido y la tarea ordenamiento que siguen estancando la economía cubana.

Además, el régimen de los Castro, en vez de buscar soluciones para salir de la crisis económica lo que hace es incrementar represión y la presencia de militares en las calles.

Es un hecho que el régimen comunista de Cuba no va a cambiar su ideología. Ellos no van a renunciar a sus lujos ni van a reconocer que son políticos de barricada. Es más, a pesar de 62 años de aberraciones económicas y políticas todavía le siguen expresando al pueblo que son víctimas del bloqueo económico de Estados Unidos. Este país ha cargado la culpa del trágico destino de Cuba.

He visto muchos analistas y especialistas mercenarios al servicio de los Castro que han aparecido en el espacio de la Mesa Redonda que trasmiten diariamente por el canal Cubavisión de la televisión cubana demonizando el sistema capitalista y tratando de persuadir a los inmigrantes acerca de los defectos de este sistema. Sin embargo, ellos ya no engañan a nadie.

El capitalismo es el sistema que más cerca ha estado de satisfacer las necesidades biológicas y espirituales del ser humano. Yo creo que los migrantes cubanos no son estúpidos. Ninguno se va a arriesgar a morirse en las caravanas y en el cruce de fronteras si no fuera por los empleos, el salario y las condiciones reales de vida que ofrece este sistema.

Lea más de Benjamín Noria aquí.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *