Los jóvenes católicos claman por la libertad de conciencia en La Habana

El Papa se reunió con la juventud el domingo pasado frente al antiguo Seminario de San Carlos y San Ambrosio, hoy Centro Cultural Padre Félix Varela

Vicente Morín Aguado

Dentro de la iglesia a la izquierda se ve el mural.
El papa Francisco llegando a su encuentro con jóvenes católicos. Dentro de la iglesia a la izquierda se ve el mural.

HAVANA TIMES — Lo mejor de Su Santidad Francisco en La Habana ocurrió casi al anochecer del domingo, cuando se efectuó un programado encuentro con los jóvenes. Hablando en nombre de los presentes, un estudiante universitario saludó al pontífice con las siguientes palabras: “Cuba necesita reformas profundas para que un día sea el hogar deseado de todos los cubanos, piensen lo que piensen, vivan donde vivan.”

Afortunadamente el protocolo permitió la trasmisión televisiva en vivo del acto, aunque posteriormente los medios de comunicación estatales silenciaron el excepcional intercambio entre los cientos de presentes y el Sumo Pontífice, animados por el entusiasmo desbordado de los jóvenes católicos, exactamente en el mismo lugar donde hace dos siglos el Padre Varela ejerciera su magisterio fundacional a favor de las libertades.

El Papa tomó nota atenta del clamor juvenil y, dueño de la palabra, disertó corto pero elocuente: “Cultiven la amistad social, lejos de conventillos religiosos o ideológicos. Si quieren llegar lejos avancen acompañados. Promuevan la cultura del encuentro, del diálogo. La enemistad social, el desencuentro, destruyen la familia, el país y el mundo.”

Desde la multitud se escucharon gritos a coro: ¡Si nos dejan! ¡Que nos dejen!

Dos jóvenes respondieron a la exhortación papal, ella dijo: “Hoy tenemos al Papa, mañana se va y se nos va la esperanza; él ripostó: “Tenemos que lucharlo, lo dijo Francisco, la esperanza es sufrida, es trabajadora, es fecunda. ¡No vamos a rendirnos!”

Con ligeras modificaciones de acuerdo a la nueva situación, los chicos entonaban lemas de tiempos atrás, cuando las organizaciones juveniles comunistas tenían fuerte convocatoria en el país:

Uno, dos y tres, que Papa más chévere; uno, dos y tres, que Papa más chévere, nuestro Francisco es.

Otro cantar, más original decía: Flores, flores, ahí viene el Papa Francisco, viene regando bendiciones.

Los jóvenes católicos venían cantando y animando la tarde desde su larga espera frente a la Iglesia del Sagrado Corazón y San Ignacio de Loyola-calle Reina-, donde el antes Cardenal Bergoglio hizo un alto para saludar a sus hermanos de la Compañía de Jesús.

Fueron sólo unos minutos dentro del templo gótico, preámbulo de la posterior nota descollante en la Habana Vieja. El santo padre detuvo brevemente su atención ante unos murales colocados días atrás en el interior del templo gótico. Cientos de peticiones escritas espontáneamente por la población debieron impresionarle:

Paz y reconciliación familiar. Trabajo mejor remunerado. Escapar a otro país. Gracias por el indulto, pero no es suficiente, en las prisiones hay muchos más exigiendo justicia.

No era el tiempo ni la posibilidad de leer los reclamos íntimos de la gente, mejor estuvieron los jóvenes católicos con su clamor directo, a voz en cuello, directo a la conciencia de la más alta jerarquía de la Iglesia Católica Apostólica Romana.

11 thoughts on “Los jóvenes católicos claman por la libertad de conciencia en La Habana

  • el 25 septiembre, 2015 a las 7:08 am
    Permalink

    http://www.diariodecuba.com/cuba/1442939462_17081.html

    Aqui esta el testimonio de una joven católica estudiante del centro Félix Varela presente en la actividad. La sede fue tomada literalmente por la policía política y los lacayos estudiantes de la UCI, CUJAE, UH. Recibieron órdenes de patear huevos si los verdaderos jovenes católicos intentaban ponerse en primera fila. Raro que Vicente con su chispa de reportero no vio la tension, ni se le ocurrió entrevistar a un verdadero joven católico presente.

    Despues de leer este nuevo atropello, lo confirmo, la dictadura castrista ha entrado en la peligrosa etapa del cinismo y no entiende de respeto ni ética, ni siquiera delante de las cámaras y de un Papa. Lo que comenzó en Panamá pica y se extiende.

  • el 23 septiembre, 2015 a las 6:33 pm
    Permalink

    Justa observación Isidro.

  • el 23 septiembre, 2015 a las 6:14 am
    Permalink

    ¿O en la Avenida del Puerto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *