La campaña a favor del trabajo obligatorio

Por Repatriado

Opinando sobre la nueva constitución cubana. Foto: Cinthya García Casañas/ Cubadebate.

HAVANA TIMES – Nadie, ni los que aun apoyan al gobierno cubano, ni los que se le oponen, duda de la ausencia de libertad de expresión, o para decirlo mejor, duda que la libertad de expresión esté constreñida exclusivamente al espacio que el gobierno permite, espacio que varía según el momento histórico y la necesidad de control estatal, pero siempre demarca que se puede o no expresar en Cuba.

Este control se ejerce mediante el absoluto monopolio estatal de los medios informativos, tanto los tradicionales, TV, prensa, Radio, como los basados en Internet, cuya implementación en la isla el estado ha frenado tanto como ha podido, y se mantiene filtrando aquellos contenidos que no desea el pueblo maneje.

Por esto es tan llamativo el actual debate sobre la obligatoriedad del trabajo que sucede en el marco de la discusión del Proyecto de Constitución que el Partido Comunista ha redactado y que actualmente se “debate” bajo su supervisión.

Desde el control mediático, el gobierno fácilmente controla y dirige tal debate, invisibiliza aquellos planteamientos que no le conviene, mientras potencia y resalta los que sí, en este último caso está esto de que los cubanos tengan obligación legal de trabajar.

El argumento se sostiene por el cuestionamiento que se le hace al uso que personas sin vínculo laboral hacen de servicios “gratuitos”, personas que se niegan a trabajar por diferentes razones como:

  • Ridículos salarios estatales que no cubren lo básico.
  • Transporte público siempre colapsado.
  • Obligaciones políticas que suelen acarrear los puestos de trabajo estatales.
  • Poquísimas y de baja calificación las ofertas laborales en el pequeño sector privado.
  • Imposibilidad de miles de cubanos que han emigrado a la capital del país, algo que está prohibido hacer y por ello no pueden regularizar sus documentos para optar a ser contratados.
  • Temor a ser Regulados y no poder emigrar si trabajas.
  • Personas que reciben remesas del exterior.

Es parte del discurso oficial señalar a este sector “ocioso” como una de las razones por las que el país no avanza, invirtiendo así causas y efectos. Dícese que esta lacra, así los llaman, es una de las razones de la ineficiencia del sistema cubano, cuando la historia muestra que la ineficiencia del sistema cubano, y de cualquier otro sistema que ahogue la libertad de expresión y estrangule el flujo de información veraz, es la que provoca que una gran cantidad de ciudadanos elija vivir al margen de la economía formal.

La repetición Goebbeliana de un discurso falso culpabilizando a las víctimas del sistema de los fracasos del propio sistema cala, pues no hay manera de contrarrestarlo públicamente o debatir tales falacias. Las personas que lo han asumido son las que ahora piden tenga rango constitucional la obligatoriedad de trabajar de todo aquel que pueda hacerlo. Jamás sabremos si son muchos o pocos los que lo piden, solo sabemos que el reflejo mediático es abundante.

La idea de obligar a las personas a que trabajen es tan absurda que no fructificará (espero), pero su existencia misma y el aval que el gobierno le concede es reflejo de cuan desesperada es la situación económica de la isla, cuan totalitaria es la mentalidad de los que nos gobiernan y cuan efectivo es el control monopólico mediático que ejerce el gobierno a todos los niveles sobre una isla que cada día flota menos.


5 thoughts on “La campaña a favor del trabajo obligatorio

  • el 28 septiembre, 2018 a las 6:45 am
    Permalink

    Estimados Kamikaze y Repatriado, pienso que desde el punto de vista de cada uno ambos tienen mucha razon en sus criterios. En cualquier parte del mundo uno tiene que trabajar y en algo honrrado, porque el estafador trabaja pero no deja de ser un delincuente, ese es mi criterio, ahora, lo que veo en esto es la presion del gobierno para que la gente siga trabajando como esclavos para ellos y les pongo un ejemplo del mejor trabajo por asi decir que un cubano puede tener en Cuba: Un familiar allegado trabajaba en una firma en Cuba y le pagaban 500 dolares al mes sin embargo la compañia que lo habia contratado debia pagar a ACOREC (empleadora del gobierno) mas de 700 dolares mensuales mientras que ACOREC le pagaba a mi familiar solo 350 (14 CUC) y ahi venia la ONAT a quitarle el 5% de los 500 dolares mensualmente y a final de año le quitaban casi el 25% de todo lo que habia ganado en CUC hasta los 2000 CUC que son 50 mil pesos cubanos, porque a partir de ahi tienen que entregar el 50 %, es decir al final el gobierno cobra por el 700 dolares, le paga 14, y de los 500 que le paga la compañia extranjera le quita mas del 60% . Eso no es esclavitud??? Eso no es robo??? Y pongo el ejemplo del mejor trabajo legal en Cuba. En resumen el gobierno quiere que trabajen para el como siempre lo han hecho, como esclavos y el que no lo haga con esta nueva constitucion tiene las herramientas para reprimirlo con total impunidad, ese es el simple objetivo que cumple este articulo en la reforma constitucional.
    PD: Mi pariente se fue para Canada y aunque no tiene un supertrabajo, ayuda a la familia en Cuba y le alcanza para cubrir sus gastos y tener una vida decente, sin que un gobierno sinico y ladron lo esclavize.

  • el 23 septiembre, 2018 a las 6:59 am
    Permalink

    Estimado Repatriado: En mis apreciaciones partí del hecho que toda mi vida (desde que tenía 18 o 19 años ) he trabajado, no concibo (mientras tenga fuerzas y lucidez para hacerlo, dejar de trabajar). Yo no considero que la intermediación y la comercialización no sean trabajos, lo son como cualquier otro , por eso me referí en mi comentario a los bicitaxis, carretilleros (de hecho intermediarios) y en “lo que sea” cabe cualquier tipo de trabajo “por la izquierda”. Durante varios años en Cuba me levanté a las 4,30am más o menos para estar en el trabajo temprano, verdad que era desgastante, pero no me morí por eso y en muchísimos países del mundo (con ómnibus cada tres o cinco minutos) miles de obreros y simples oficinistas lo hacen a diario. Los médicos que en casa sentados esperan la salida alguna fuente de ingresos tendrán. Los que reciben remesas y viven “prendidos de la teta” del emigrado pudiendo trabajar “por la izquierda” ,”por la derecha” o como sea, es como dices algo eticamente reprochable. Saludos.

  • el 21 septiembre, 2018 a las 8:23 pm
    Permalink

    Amigo K, tu desglose y explicación es válido para algunas personas, pero creo q partes del error de considerar, como considera el gobierno, que la intermediación y la comercialización no son trabajos.

    Mucha gente no trabaja para el estado si trabajando en el mercado negro gana más, se evita las reuniones, tiene un horario más flexible y por ello mejor trato con el transporte o no necesita un contrato laboral al que no puede legalmente acceder.

    Esos miles de personas que optan por el mercado negro son trabajadores y muchos trabajan muy duro, es el estado quien define ese mercado como negro y los mantiene en la ilegalidad, asume que esas personas no trabajan, pero sí lo hacen, solo que no para ellos.

    Creeme que yo he dejado al menos un trabajo porque me era imposible llegar hasta allí, quizás si me hubiese levantado a las 4 de la mañana hubiese llegado, pero eso habría hecho mi vida miserable en muchos aspectos, y eso que yo a las 6 como mucho ya estoy de pie.

    Conozco médicos que están sentados en casa esperando para irse pero que les mentas la abuela si les dices que trabajen, por si acaso mejor estar en casa hasta que llegue la pira.

    Los que reciben remesas las reciben porque sus familias las mandan, sus familias, los q se rompen el lomo, deciden mandársela, es económicamente irrelevante cuan agradecidos sean los de acá, aunque éticamente dejen mucho q desear, sigue siendo el mejor negocio del gobierno cubano expulsar a sus ciudadanos, ya sea como emigrantes, ya sea mediante contratos laborales.

  • el 21 septiembre, 2018 a las 9:23 am
    Permalink

    Esa obligatoriedad es para lograr el control sobre las personas. Cuando una persona dice algo en contra del gobierno, se te bota del trabajo, cuando esto sucede y no se te quiere dar trabajo en ningun lado porque la manipulacion y control que tienen, ya tienen en apariencia una razon para llevarte a “delinquir” o llevarte a la carcel, mas cuando se apoyan en una ley de la constitucion. Es muy facil con leyes como estas controlar a las personas y llevarlas a la carcel, quitartelas del medio. Ejemplo, periodistas incomodos, ningun periodico en Cuba te contrata, te ves forzado a trabajar para periodicos extranjeros, ya estas en problemas porque en Cuba no te autorizan, te quitan todo, y de ahi la fuerza y justificacion para llevarte a la carcel.

  • el 20 septiembre, 2018 a las 5:35 pm
    Permalink

    La relación de razones por las cuales las personas en Cuba se niegan a trabajar (exceptuando tal vez los dichosos que reciben remesas ) quizás sea parte de “lo real maravilloso” cubano porque…de qué viven todas esas personas, cuál es la fuente de sus ingresos? Aclarando, en primer término, que estoy en contra de la obligatoriedad en cualquier sentido, quiero desglosar las razones expuestas en el artículo:
    . Ridículos salarios estatales que no cubren lo básico. Opino que algo es mejor que nada.
    .Transporte público siempre colapsado. No creo sea una excusa válida para dejar de trabajar, en otros países hay gente que se levanta a las cuatro o cinco de la mañana para estar en sus empleos digamos a las ocho.
    .Obligaciones políticas. Todo el mundo en Cuba (o la mayoría) aplaude en las reuniones, corea consignas, va a desfiles ,etc, aunque todo eso le importe un pepino.
    .Poquísimas y de baja calificación las ofertas en el sector privado. Los “capitalistas” cubanos (dueños de paladares,etc) dejan de teta a los “capitalistas de afuera” en cuanto a codicia y explotación se refiere, es verdad; pero un salarito de fregar platos en una paladar da, al menos , para sobrevivir.
    .Imposibilidad de miles de cubanos que han emigrado a la capital…. Se fueron de sus provincias porque no había trabajo allí, ok, de acuerdo; pero en la capital algún tipo de trabajo seguramente hacen (bicitaxi, vendedor de carretilla, o lo que sea) porque “del aire” nadie vive.
    .Temor a ser regulados y no poder emigrar. Alguna fuente de ingreso tendrán, tal vez vinculada a las remesas.
    . Personas que reciben remesas. Pichones con el pico abierto esperando la mesada, sin importarles que el “emigrado” se reviente trabajando.
    Tal vez esté equivocado en mis apreciaciones, pero toda mi vida en Cuba trabajé para el estado, porque necesitaba mi salario (mucho o poco) todo mes; ahora trabajo para una empresa privada e igual lo que me interesa es tener mi salario ( mucho o poco) garantizado todo mes. No concibo, en Cuba, en USA o en Burundi estar de brazos cruzados esperando que el “maná ” caiga del cielo. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *