El costo de la persistencia del racismo en Cuba

y su corrosivo efecto sobre el futuro de la nación

By Alberto N. Jones

balseros_fotograma-685x342
Fotograma de la película Balseros.

HAVANA TIMES — La crisis de los Balseros del año 1994 cambió la fisonomía de la emigración cubana y la estrategia del gobierno de los  Estados Unidos para horadar y debilitar al gobierno cubano, cuando emigración mayoritariamente blanca pasó súbitamente a ser negra y mestiza.

Sorprendidos, los medios masivos de comunicación en EE.UU. no fueron remisos en declarar que los nuevos emigrantes “ni siquiera parecen ser cubanos”, al echar por tierra el mito de la década de los 60 de que Cuba era un país de millonarios blancos sin problemas sociales.

El fallecido personaje de la radio AM de Miami, Agustín Tamargo, había argumentado que el gobierno de la Isla se mantenía en el poder por la enorme presencia de negros en las Fuerzas Armadas, Policía, Seguridad personal y otros medios de represión, por lo que él pedía tres días de licencia para ajustar cuentas con los negros a la caída del gobierno cubano.

La FNCA celebró reuniones en Washington y en Miami para evaluar este cambio demográfico, lo cual condujo al reclutamiento de negros con educación superior dentro y fuera del país.  Se organizaron seminarios y cursos de resistencia pacífica en universidades negras y en la fundación Martin Luther King, de Atlanta, donde se crearon las bibliotecas independientes, agricultores independientes, periodistas independientes etc., y sus filiales en Cuba.

Dos reuniones públicas en Miami y Washington organizadas por el Centro de Política Internacional de la Universidad John Hopkins en el año 1999 y 2000, con la participación de cubanos residentes dentro y fuera de la Isla, confirmaron la existencia de un plan dirigido a exacerbar la división racial en ese país.

Tratando de impedir que se sentaran las bases para otra masacre de negros como la ocurrida en 1912, engaveté mis limitados conocimientos de patología veterinaria y los de protección del medio ambiente e higiene del trabajo, para aventurarme en el complejo mundo del periodismo sin previa formación ni asesoría.

A partir de entonces publiqué un centenar de artículos entre los que caben destacar, Una Cuba en la imagen de los Diaz-Balart 1998, Un hito en la lucha en contra del racismo 1999, The attempt to divide  Cuba along racial lines 2001, Desenmascarando a los promotores de la Guerra racial en Cuba 2007, Una batalla mundial de vida y muerte 2009, A sincere and painful apology to the US Congressional Black Caucus 2009, How was I drawn into Cuba’s Racial issue 2011 y Afrocubans relations with Florida 2013.

Afinando en el Paseo de Prado. Foto: Caridad

Afrocubaweb.com, [email protected], Havana Times, Cuba Journal, Havana Journal, La Alborada y otros blogs jugaron un papel sobresaliente en diseminar estas denuncias.   Los periódicos  Miami Herald, El Nuevo Herald, Daytona Times, Daytona News-Journal, Florida Times Union, Florida Sun Sentinel, El Record, Tampa Bay, Washington Post, Listin Diario, Jamaica Gleaner, The Star, The Observer, The New York Times y otros, contribuyeron decisivamente a llevar estas preocupaciones a una mayor audiencia.

Mientras tanto en Cuba…

Paradójicamente, mientras se libraba esta lucha de vida o muerte en el exterior, en Cuba las fuerzas más retrogradas, racistas, neo-racistas y segregacionistas, arremetieron en contra de los negros, absorbiendo cuantas posibilidades existían con acceso a moneda convertible en turismo, empresas mixtas, corporaciones, dirigencias gubernamentalesy becas en el exterior.  Se acrecentaron las intimidaciones policiacas en Obispo, Varadero y otras zonas turísticas, el entorpecimiento de las actividades de las organizaciones negras, el enmascaramiento de la historia, arte y educación negra y coartando el ingreso a determinadas especialidades profesionales se hizo evidente.

El resultado es gráfico, irrefutable y devastador.  Las comunidades negras parecen zonas de guerra y la marcada desproporción de la población penal, el jineterismo y la indigencia son un permanente testigo acusador.

Prominentes visitantes negros como el Caucus Negro del Congreso de los Estados Unidos y artistas e intelectuales de todo el mundo que han apoyado históricamente a la Revolución cubana, expresaron sus preocupaciones a altos funcionarios del gobierno, proliferaron los análisis estadísticos y se publicaron numerosos artículos periodísticos y obras literarias que juzgaron con severidad esta conducta.

Las obras literarias de intelectuales cubanos negros son objeto de cuidadoso escrutinio, su publicación es dilatada, no circulan con facilidad, algunos documentales nunca fueron puestos en escena o fueron presentados en horas de la madrugada.

La obtención de financiamiento en el ICAIC para obras culturales o históricas negra es extremamente difícil y el conjunto folclórico nacional ha estado al borde del colapso, mientras películas sobre la vida de un proxeneta y otro sicópata fueron financiados y divulgados ampliamente junto a otros banales, violentos y semi-pornográficos importados.

Los cubanos comprendieron y aceptaron la abolición de las sociedades y agrupaciones raciales, étnicas, culturales o nacionales que se fundieron en los Círculos Sociales.  Lo que resulta imposible de explicar es la resucitación sinuosa de las sociedades árabes, Barrio Chino, las sinagogas, sociedades asturianas con su ala comercial con paladares, hoteles y casas de alquiler, que le permite realizar obras sociales entre sus asociados.

Ninguna sociedad negra o mestiza ha sido recreada y las otrora pertinentes a emigrantes negros, el Ministerio de Justicia ha hecho todo por impedir su funcionamiento, reparación del inmueble u otorgado los permisos para operar cafeterías o paladares como los demás.

En el terreno legal, la población ha observado alarmada, la facilidad con que se imputan y condenan a los negros por crímenes no cometidos o dandoles una sanción más severa que su homólogo.

Obama raul partido
Barack Obama y Raúl Castro en el estadio Latinoamericano el 22 de Marzo, 2016.

La suma de estos factores son los causantes de las crecientes manifestaciones racistas en Cuba.  Desde el uso codificado en los centros de empleadores de “personas con facciones finas”, la limitada presencia o ausencia total de negros en posiciones de jerarquía en los lugares con acceso a moneda convertible, la abierta solicitud de empleo para personas blanca en un blog, el repugnante e irrespetuoso articulo Negro tú eres sueco,  después de la visita del Presidente Barack Obama a Cuba y la aparición de Swastikas en paredes de La Habana sin una repercusión, denuncia o captura de los autores por las autoridades, acerca al país peligrosamente al abismo.

En el año 2006 irrumpió en la blogósfera el controvertido artículo Actuando sobre la Conciencia, que fuera firmado por casi 60 intelectuales negros entre los que se encontraba el fallecido y eminente Abadias Nascimento.  Ninguna otra acción encaminada a debilitar la unidad negra dentro y fuera de Cuba ha tenido un impacto tan negativo para el país.

Múltiples artículos en los que propuse acciones que podrían mitigar estos males y las denuncias de amigos incondicionales de Cuba, chocaron con oídos sordos, prepotentes y hoy, el futuro y la unidad nacional está en juego.

Despojémoslo de toda arrogancia necia y vayamos al foco de la tragedia en Centro Habana, Santiago de Cuba, Guantánamo, Marianao y otros, antes que una explosión social incontrolable eche por tierra las pomposas visitas de dignatarios, acuerdos internacionales y planes de desarrollo del país.


21 thoughts on “El costo de la persistencia del racismo en Cuba

  • el 28 junio, 2016 a las 10:42 am
    Permalink

    Alberto comparto la misma opinión del compañero Luís y creo que sus palabras deben haber sido muy claras para Isabela, con el mayor respeto. Aclaro que yo no había contestado antes porque sabemos que en mi país todavía las telecomunicaciones no están muy avanzadas, por tal motivo solo ahora me doy cuenta de todo este debate después de mi comentario. Realmente discriminación racial aquí en Cuba no existe, como decía anteriormente quedan rezagos del pasado ancestral, Cuba fue colonia de otros países quienes impusieron esas diferencias de clase y raciales, incluso dictaron leyes en las que los negros no podía pisar las calles y los parques escogidos para los blancos. Hoy en día todo eso quedó atrás, reitero que existe una mezcla tal que como bien dice Luís la mayoría de los cubanos de raza blanca les gusta la religión Yoruba o la santería. Yo siendo mulato no lo llevo en sangre, no soy fanático a ninguna religión aunque no estoy en contra de ninguna. Mi mamá es negra y al igual que a mí nos gusta ir de vez en cuando a la iglesia católica, mira que contraste. Reitero una vez más que el racismo no es el tema principal en Cuba, en los barrios marginales lo mismo existen negros que blancos, al igual te puedes encontrar un negro o un blanco con posibilidades económicas. A los lugares públicos, digamos para fiestear, solo debes tener dinero, el color no es para nada significativo. En los hospitales tampoco se mira la raza. En cuanto a los estudios, por tradición siempre el blanco fue más dedicado que el negro, en este sentido debemos recordar que en siglos pasados los negros fueron esclavizados sin derecho al desarrollo intelectual, en eso el blanco nos lleva un paso adelante. Pero cuando el negro se pone para las cosas, logra ser lo que quiere, digamos hasta presidente de una república y podemos citar ejemplos. Yo no soy un intelectual porque me enfermé, pero mi mamá es negra ingeniera en Telecomunicaciones y Master en Calidad Total, trabaja en una de las mejores empresas de Cuba. Mi papá es mulato y es Licenciado en Cultura Física y también es master. Todos mis tíos y mi único hermano son médicos graduados con sello de oro y tremenda posición social. No somos blancos. Ahora bien sí existen frases que llegaron para quedarse tales como NEGRO DE MIERDA, TENÍA QUE SER NEGRO. Pero son frases generalizadas que las expresan todas las personas. Tampoco subestimo el hecho de que sí existen algunas personas que son racistas casi de naturaleza, pero constituyen la minoría poblacional por tanto, poco significativo.

  • el 28 mayo, 2016 a las 12:39 pm
    Permalink

    Alberto , lei el articulo del Nuevo Herald, mi opinion es que si se divide la poblacion en Cuba entre cristianos y yoruba , entre los que le gusta la musica afrocubana y la musica clasica europea , entre los que tocan y bailan guaguanco en un solar y los que van al Lorca a ver ballet clasico, le puedo asegurar que no va a lograr una division donde los blancos estan de un lado y los negros de otro, se va a encontrar con tremenda mezcolansa y en el medio de la division un espectro de mestizaje tremendo . Aqui en Cuba y en las otras islas hispanas hubo un profundo mestizaje , a tal punto que es muy dificil separar lo andaluz de lo yoruba, la marcada diferencia de las colonias anglosajonas no es la misma que en hispanoamerica. El mestizaje cultural en Cuba dio un paso tal que ya no admite segregacion alguna, nuestra identidad de cubanos supera por mucho las diferencias raciales. En ninguna otra sociedad existe mas practicantes de religion africana descendiente de europeos como en Cuba, si eso que es uno de los sistemas de ideas que dominan la vida humana no es un reconocimiento al poder de la cultura africana en Cuba , entonces no se que mas se puede argumentar; con esto no niego que haya racismo; pero no al punto de separar a los cubanos culturalmente , ni en razas.

  • el 25 mayo, 2016 a las 2:02 pm
    Permalink

    Un principio elemental de todo estudioso, investigador o intelectual es, indagar, buscar y corroborar los hechos antes de emitir un juicio. Por favor, remitase al Herald http://afrocubaweb.com/robertsteinback.htm y al Nuevo Herald, Un Hito en la lucha en contra del racism en el mes de Noviembre de 1998.

    Su aberracion idiologica que la lleva a cuestionar a otros, requieren base, argumentos y principios. Gracias

  • el 25 mayo, 2016 a las 12:41 pm
    Permalink

    ¿Cómo que hubo planes para exacerbar la división racial del país?
    Esto me parece una teoría de la conspiración como las que hace el PCC en su propaganda.
    Antes de hablar de cualquier conspiración externa que el autor no prueba, lo que tiene que ver es desde el año 1990 pero desde antes como las políticas igualitarias reprodujeron el racismo porque no hicieron políticas positivas a partir de un punto de partida muy desigual entre blancos y afrodescendientes. Desde el año 1990 se institucionaliza con la negativa de acceso todos los puestos con ganancias en divisa.¿quién dirige y controla el turismo en Cuba? el estado, ¿quién determina la contratación con empresas extranjeras? el estado.La negativa al acceso de los trabajos mejores remunerados a los afrodescendientes es racismo institucional. Es el estado el que impulsa esta segregación.Luego en el resto de la sociedad los mismos mecanismos de exclusión se expanden a las empresas no estatales. Entonces, no existen leyes ni políticas públicas cubanas contra la segregación racial.

  • el 23 mayo, 2016 a las 6:08 am
    Permalink

    Hay discriminación y hasta indicios de xenofobia contra los orientales en el resto del país, hasta nos llaman despectivamente palestinos. También se burlan de nuestro tono al hablar. Sin embargo un boricua llega a la Habana y lo hallan de lo más fluido al hablar y lo elogian por el tono exótico. Ser negro o mestizo no marca ninguna diferencia, más allá de lo normal. Si eres narisudo o bembón u orejón, o muy negro, te chotean igual. Eso no tiene aquí la connotación de racismo. Los estudiosos del racismo en Cuba tienen primero la tarea de convencer a los blancos cubanos y a las instituciones de que son racistas para luego tener un verdadero campo de acción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *