Educación de Valores

Por Ariel Glaria

Estudiantes de secundaria. Foto: Carol R. Campbell
Estudiantes de secundaria. Foto: Carol R. Campbell

HAVANA TIMES – En un artículo anterior referí como adecuar la enseñanza a la vida significa un reto para la sociedad. No solo queremos y necesitamos que niños y jóvenes vayan a la escuela; sino una vez en ella qué queremos se les enseñe o más bien que necesita la sociedad que aprendan.

Es casi un lugar común recordar la explosión de conocimiento e información que vivimos actualmente, no lo es su repercusión en la vida espiritual humana. No voy a referirme aquí a todo lo que esto significa sino, únicamente, a la exigencia de tipo social que esto plantea para la educación en Cuba.

Nuestra educación está en crisis (eso ya se ha dicho) pero cuales son las peculiaridades de esa crisis. Cuales los rasgos fundamentales que la definen y distinguen.

Un primer aspecto seria su definición. Sabemos que la educación no es la mera acumulación de saberes ni de estos en forma aislada: es en todo caso una formación. Una heredad, cuyo concepto hemos aprendido en un largo proceso civilizatorio que llamamos nación. Dentro de ella alcanzamos nuestra singularidad y le damos por nombre nacionalidad.

Pero es algo más: es un lenguaje. Ese lenguaje nos define ante el mundo y entre nosotros mismos. Por lo tanto la educación dentro de una cultura nos hace entender que no estamos solos. La educación es la cultura del respeto a lo diferente al otro. Sabemos, sin embargo, que esta no es una peculiaridad nuestra. El mundo entero la afronta. Lo vemos a diario. Esa realidad nos enseña el camino de la tolerancia, su emporio debe guiarnos en cómo queremos se eduquen nuestros jóvenes. Esto lo estamos logrando.

Esta definición apunta hacia una parte del problema y nos pone frente a otro aspecto. El de la calidad de nuestra educación.

Hemos olvidado cómo se educa. Hemos ignorado los aspectos más sutiles de la educación. En la familia, la escuela: convivimos demasiado con el grito y el golpe. Nos hemos habituado a una escala de valores que no mira hacia la singularidad del individuo. No basta con identificar, dentro del aula, quien sabe más en una materia. No se educa cumpliendo una agenda de contenidos teóricos, ello conduce a la memorización, a la invalidez práctica. La enseñanza que necesitamos debe inculcar la duda, debe enseñar y educar la duda; propiciando que el conocimiento teórico del aula entre en la vida que es al final su objetivo. El hábito de la duda nos pone frente a un valor moral, ignorarla es censurarla. Sin ella todo se agota.

Un sistema de valores divergentes propicia una educación deficiente. De esta forma encontramos motivos para decir que “los jóvenes de hoy no creen en nada“ cuando seria honesto pensar que les ha quedado poco en qué creer.

La educación debe sentirse como el orden moral de la conciencia ciudadana que apunta hacia el alma de la nación que es de todos. Estamos ante un nuevo comienzo que pudiera definir nuestro destino. El problema es de todos.

 

Ariel Glaria

Ariel Glaría Enriquez: Nací en la Habana Cuba en el año 1969. Soy orgulloso portador de un concepto en peligro de extinción: habanero. No conozco otra ciudad, por eso la vida en ella, sus costumbres, dichas y dolor son el mayor motivo por el que escribo. Estudie la especialidad de Dibujo Mecánico, pero trabajo como restaurador. Sueño una habana con el esplendor y la importancia que tuvo.


3 thoughts on “Educación de Valores

  • el 2 febrero, 2015 a las 4:31 pm
    Permalink

    Yo considero que en Cuba se confundieron los conceptos de educación e instrucción, se instruyó pero no se educó. Equívocamente se consideraron valores de convivencia social como rezagos “burgueses”, así se exiliaron las palabras señor, señora, usted, con permiso, entre otras; ah!, si se incorporaron frases, palabras, modos de comportarse rayanos en la chabacanería y el mal gusto, por considerarlos proletarios (error garrafal, porque un obrero no tiene que ser grosero ni expresarse de manera soez). Así las cosas llegamos a los años 90, se derrumbaron muchos mitos , los pocos valores que quedaban se fueron a bolina, se formo el “sálvese quien pueda” , y se terminó de afianzar una exaltación de lo marginal; la juventud cubana de hoy creció en medio de indecibles carencias, económicas y educativas, e incluso la instrucción cayó en crisis, gran parte de ellos solo conocen que en Cuba cada día más se cumple aquello de ” poderoso caballero es don dinero”, y tratan, como sea, buscarse los cuatro CUC para vestir, sacar a la noviecita a pasear y muchos de ellos, en cuanto tienen un chance, se van a otra parte a intentar mejorar su destino.

  • el 2 febrero, 2015 a las 2:57 pm
    Permalink

    Excelentemente dicho.

  • el 2 febrero, 2015 a las 11:37 am
    Permalink

    Muy bien tu comentario, la moralidad es muy necesaria en el proceso del entendimiento , solo con honestidad podemos buscar la verdad en aquello que se a puesto en duda; sino terminamos imponiendole a la realidad nuestro criterio ; pero la realidad es implacable , le pasa por arriba a aquellos que han sacado erroneas conclusiones o, a los vanidosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *