Cuba: Se busca un nuevo rico

Martin Guevara

 Habrá ganadores y perdedores. Foto: Juan Sanchez
Habrá ganadores y perdedores. Foto: Juan Sanchez

HAVANA TIMES — Pienso que ahora que Cuba ha decidido cambiar definitiva aunque solapadamente su modelo de sociedad, la estructura y las bases de su economía comenzarán a florecer de un momento a otro el novedoso empresariado nacional.

Vendrá previsiblemente proveniente de las actuales jerarquías dada la cercanía al poder y dados los parámetros corporativos que irán derogando ellos mismos.

Por lo tanto, sería conveniente reflexionar acerca del perfil de este tipo de nuevo rico que se avecina, pero que ya tiene sus antecedentes en las metamorfosis soviéticas hacia la Federación Rusa, en el Este de Europa, en Viet Nam y últimamente de modo paradigmático la gigante y milenaria China.

La modalidad del nuevo empresario de la sociedad post comunista reúne una serie de particularidades comunes, a saber:

Está más predispuesto a la competencia voraz que el empresariado gestado en las sociedades de mercado aunque esté menos preparado para acometerla.

Es un elemento descreído, apóstata de toda ideología, religión, filosofía que promulgue una finalidad basada en principios morales.

Es ateo, agnóstico, y además descreído de su propio adoctrinamiento.

Siente que pagó antes de comer, de modo que comerá a placer hasta reventar.

El empresariado formado en la sociedad de mercado en algún momento de su vida puede experimentar la necesidad de un aporte espiritual a su vida, puede llegar a replantearse el sentido de lo hecho, allí en los diferentes recodos que las edades y sus invitaciones a la reflexión deparan a lo largo de la vida al hombre.

En cambio, el nuevo empresario formado en los obligados lemas de la igualdad social, en su momento de inflexión, suele reflexionar y revisar su trayectoria precisamente en el sentido opuesto, autocriticándose el dispendio fútil de energía y considerando que es momento de concentrarlas en beneficio propio, que es hora de no perder un minuto más en las viejas consignas engañosas ni en utopías estériles.

Considera una pérdida de tiempo la hipocresía habitual en el rico tradicional para equilibrar la culpa.

No pide permiso, no pide perdón ni da las gracias. Paga.

Para esta nueva clase la ostentación de la riqueza es un saludable signo de buen gusto.

No se explican la filantropía ni el mecenazgo en el arte. Aborrecen el arte pero invierten grandes cantidades de dinero en productos sensibles de revalorizarse.

Son directos, sinceros, primarios, sin barnices, sin profundidad. Enriquecen vertiginosamente a los fabricantes de cuanto elemento distintivo de mal gusto característico del nuevo rico pulule por los alrededores.

Visten impresionantemente mal y a bordo de sus especies de lanchas urbanas fabricadas y pintadas sobre todo, en exclusiva para ellos, están incapacitados para entender la razón de que un Rolls Royce o un Bentley de color gris azulado pueda constituir para los otros acaudalados un símbolo de distinción.


6 thoughts on “Cuba: Se busca un nuevo rico

  • el 10 noviembre, 2013 a las 7:08 am
    Permalink

    Martin tiene toda la razon en sus opiniones. La nueva burguesia que ya esta echando raices va a representar lo peor de los dos sistemas: el afan de hacer dinero como sea sin considerar al empleado ni al medio ambiente, con el “socialismo vivido” en el alma y el capitalismo en el garrote y con una legislación que les permita hacer y deshacer a su gusto. El salir del socialismo represivo si bien es un enorme paso de avance también es una manera de “salir del closet” y demostrar su canallesco carácter ya sin necesidad de una doble moral. Ejemplos sobran: Rumania exportando miles de niños abandonados por sus padres, los rusos mas racistas que nunca contra sus ex-hermanos del Asia Central y ostentando ridículamente su nueva riqueza y en Cuba, sobran ejemplos: mas ancianos pidiendo limosnas, mas restricciones para el obrero y mas facilidades para aquellos que reciben de sus antiguos “enemigos” la divisa que los pueda llevar a esa cumbre de oropel

  • el 9 noviembre, 2013 a las 2:50 am
    Permalink

    Dios ha permitido que haya vivido este ultimo año en la ex-meca del Comunismo:La Federacion Rusa; y ciertamente el articulista tiene razón, los NUEVOS RICOS se caracterizan por esas caracterizan en gran medida como él los define, no veo en ningún lugar la falta de respeto, muchas veces nos pensamos que somos los dueños absolutos de la verdad y todo aquel que opina diferente a lo pensamos que somos, ahí mismo atacamos y comenzamos a descalificar. El pensarse VACA SAGRADA en sus opiniones es algo triste, pero real, y caracteristico de la cultura que propugnaron esos mismos que tienen a Cuba como su finca particular desde 1959.

  • el 8 noviembre, 2013 a las 6:12 pm
    Permalink

    En mi reciente viaje a la Isla pude conocer a muchos cubanos que se están beneficiando de los cambios, – que guste o no se van a dar -, y que nada tienen que ver con las esferas del poder político, más bien al contrario: con frecuencia son los que tienen familia “afuera”, sobre todo en EEUU, y que ya configuran un estamento con cierta afluencia y , en consecuencia, autonomía social. Claro, también en el otro extremo crece un conglomerado de menesterosos, que piden (casi exigen) limosnas y favores, según van siendo dejados de la mano de la otrora omnipresente seguridad social. Donde las dan las toman.

  • el 8 noviembre, 2013 a las 2:31 pm
    Permalink

    Creo que no he conseguido el cometido de expresar lo que quería con claridad.
    Primero que todo desde hace años vengo comentando que desde fuera de las sociedades absolutamente totalitarias como la cubana, no se entiende fácilmente la acumulación de poder incluso muy superior a la que el dinero puede conseguir en el capitalismo democrático, si no es a través del capital.
    El tema es que durante años Fidel y Raúl fueron dueños absolutos de la isla, tenían mucho más que lo que el dinero puede comprar en ninguna parte del mundo. Fidel era dueño de la casa de todos, de la vida de todos , del destino de todos los cubanos ¿Para qué iba a desear dinero si iba por delante en el desarrollo del dominio sobre los hombres y las cosas?
    Lo que ocurre es que todo está cambiando hacia el peor escenario posible, lo malo de ambas sociedades, una sociedad de mercado brutal pero con partido único, sin libertades de asociación de sindicación ni de opinión.
    De manera tal que ahora sí que se los está viendo tomar posiciones en las clásicas áreas que durante medio siglo declararon que eran símbolos de sus enemigos mortales: “los monstruos capitalistas de la sociedad de mercado”.
    Los hijos de Guarapo y el Chino( “La Narra” para algunos de los homófobos alimentados por la propia nomenclatura) ya no esconden sus gustos elitistas, sus habilidades en deportes aristocráticos, sus pasiones por el dinero, por los viajes suntuosos, por el posicionamiento en la nuevas estructuras de poder a modo de la más tradicional y burda de las dinastías.

  • el 8 noviembre, 2013 a las 2:07 pm
    Permalink

    “Pienso que ahora que Cuba ha decidido cambiar definitiva aunque solapadamente su modelo de sociedad,”

    Ya empiezas mal, Martín,: “Cuba” no hace nada, es el gobierno cubano que hace de camaleón para no perder el trono.

    El resto parece ser una diatriba más o menos justificada que se reduce a mostrar la estridencia y los modales chucheros del que “nunca tuvo nada y ahora cree que tiene a Dios cogido por la barba”. esos son los menos.

    En realidad, Miranda lleva mucha razón en lo que expresa.

  • el 8 noviembre, 2013 a las 12:36 pm
    Permalink

    Ven aca Martin, cual es el perfil ni la reflexion que hay que hacer de esos ‘nuevos ricos’ que tu dice que se avecinan?.

    Creo que es tremenda falta de respeto estar “filosofando” acerca de los tan cacareados “nuevos ricos”, todo cubano que tenga un solo dedo de frente debe saber que estos seran todos los que integran la Casa Real castro-ruz y sus colaboradores, los que han sido duen`os de toda la riqueza del pais y los que siempre han sido ricos.

    Jamas esperes que a ninguno de esos perros se les despierte ‘su espiritualidad’ , esa humildad y filantropia solo viene de las personas de bien , los que se sienten agradecidos por ver el fruto de su trabajo y sienten la necesidad de aportar a la humanidad, de ayudar a los menos afortunados; muy requete lejos de lo que hemos visto que han hecho estos desalmados, todo lo contrario, arriba de haber llevado al pais a la ruina siguen deleitandose arrogantemente en ver al pais sin aire para respirar, se sienten poderosos y andan por el mundo desplegando orgullosamente sus riquezas, como los verdaderos cerdos y cerdas que son.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *