Obama, convencido de que Congreso acabará levantando embargo a Cuba

President Obama at addresses the UN General Assembly on Monday Sept. 28.
President Obama en la Asamblea General de la ONU en la mañana del 28 de septiembre, 2015.  Foto: voanews.com

HAVANA TIMES (dpa) — El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se mostró hoy convencido de que el Congreso de su país acabará levantando el embargo a Cuba.

“Estoy seguro de que el Congreso levantará inevitablemente un embargo que ya no debería estar ahí”, dijo Obama en su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

Obama puso la nueva política de Estados Unidos hacia Cuba como ejemplo de que la doctrina del diálogo funciona y da sus frutos:
Estados Unidos y Cuba restablecieron relaciones bilaterales en julio, después de más de medio siglo de ruptura y enfrentamiento ideológico.

En presencia del presidente cubano Raúl Castro, Obama reconoció una vez más que la política de aislamiento de la isla que habían llevado a cabo sus predecesores en la Casa Blanca fracasó.

“Durante 50 años, Estados Unidos siguió una política hacía Cuba que fracasó a la hora de mejorar la vida de los cubanos. Hemos cambiado esto”, señaló Obama ante Naciones Unidas.

El presidente norteamericano recordó que continúan teniendo “diferencias” con el gobierno cubano y que su gobierno sigue defendiendo la necesidad de mejorar los derechos en la isla. “Pero ahora abordamos estos asuntos a través de las relaciones diplomáticas y un aumento del comercio”, explicó Obama.

Estados Unidos y Cuba restablecieron formalmente relaciones bilaterales el pasado 20 de julio. Los expertos aseguran que no habrá una normalización de las relaciones hasta que Estados Unidos no levante el embargo.

Aunque Obama ha tomado medidas para relajar el embargo, no puede decretar por su cuenta su levantamiento. Sólo el Congreso puede levantar el embargo en su totalidad.

19 thoughts on “Obama, convencido de que Congreso acabará levantando embargo a Cuba

  • Marlén:

    Está claro que estamos destinados a discrepar. Y no es malo. Entiendo que de las discrepancias nacen las claridades. Al menos a mí me estimulan en grado sumo estas confrontaciones.

    Voy a tratar de responder a tus preguntas:

    1) “El bloqueo económico interno: ¿cuando se destraba?”

    El bloqueo interno de destraba (o comienza a destrabarse) cuando se levanten todas las trabas externas que por años han intentado no sólo echar abajo al actual gobierno – con el cual se puede estar o no de acuerdo, pero a día de hoy es lo que hay- , sino también devolver nuestra nación al redil de dependencia en que nació como república, y que se tradujo en ambiente propicio para cuatro intervenciones militares de EE.UU. en apenas 22 años, además de que la potencia interventora se arrogó facultades como negar el voto a los negros y a las mujeres, colocar un presidente de su agrado como primer mandatario de nuestra historia republicana y ocupar a su albedrío territorios de nuestro país, de lo cual sigue dando fe hasta este minuto la Base Naval de Guantánamo. Y eso por sólo mencionar algunos “detallitos”. Aun hoy, cuando ya hay relaciones diplomáticas bilaterales, EE.UU. sigue multando a medio mundo que trata de comerciar con Cuba, por solo citar un caso. Un bloqueo alimenta al otro.

    Partiendo de esa premisa la sociedad cubana deberá hacer valer por consenso sus prerrogativas, de manera soberana. Ahí termina el bloqueo interno. O nos vamos todos a la huelga general. Como en el 59. Y con eso ya estoy dando una sugerencia concreta.

    2)- “¿hay que ser una democracia liberal para poder transitar al desbloqueo económico?”

    No necesariamente. Ya sabes que vivo en Asia: China, Viet Nam, Singapur y Taiwan se “auto-desbloquearon” económicamente sin transitar hacia el liberalismo (te convendría darte una vuelta por esta zona).

    3) – “La resignación de que a la dictadura no se le puede pedir lo que es incapaz de hacer. ¿Y? si la resignación para tí es una virtud realista para mí es sólo sumisión, la historia siempre ha podido ser otra.Y no plantearlo es sólo tener estrechas miras e intereses conciliatorios para poder seguir entrando en Cuba sin buscarte problemas.”

    Déjame partir de una interrogante: ¿Cuántos años llevas “insubordinada” contra la dictadura? ¿Desde antes de hacerte pionera, luego de inscribirte en la FMC, o antes de concluir la carrera de Sociología? Lo digo para saber cuánto tiempo me queda de vida útil para subirme a una montaña, siquiera con una ballesta. Va y doy un buen guerrillero, a lo Guillermo Tell…

    Te lo digo un poco en coña para ver si entiendo qué es para ti ser “sumiso y resignado”. Te confieso además, que a estas alturas de mi vida, no me haría mucho daño que, según tu criterio, no me dejen entrar en Cuba. Me da lo mismo que me entierren en la Ciudad Prohibida que en el Cementerio Chino.

    4)- “Los cubanos solos tenemos que resolver el problema, pues no, hasta ahora no nos hemos sacado a la dictadura de encima y necesitamos un fuerte apoyo internacional”.

    Doctora, ahora sí partiste el bate: A ver, ¿apoyo internacional? ¿De parte de quién, mi amiga? ¿es que debemos esperar apoyo de los tejemanejes del lobby cubano-americano, del Plan Bush para Cuba, de la Ley Helms Burton, de la FNCA, de las “tropas” de Gilberto Frómeta en el Everglades, de los amigos salvadoreños de Posada Carriles? Porque supongo que no hablarás de apoyo por parte de América Latina, que en pleno se le encaró a Washington -derecha, centro e izquierda- para que aceptara a Cuba en las cumbres continentales y que pugna por su regreso a la OEA? ¿Qué apoyo, Marlén? ¿De una Unión Europea que cuando menos está dividida respecto a Cuba, y que está mandando a la Mogherini a entenderse con Bruno Rodríguez? ¿De Africa, donde Cuba tiene a tantos seguidores por su apoyo a los países de la Línea del Frente? ¿Del mundo árabe, donde además de no poder sentar ejemplo de democracia, el problema cubano le resbala a casi todos? ¿Apoyo de Asia, donde Cuba lo mismo comercia con China que con Japón? ¿Apoyo de la ONU, que cada año vota casi en pleno contra el bloqueo (el externo, ese que no te molesta)?

    En resumen,¿dónde vas a comprar “apoyo”, Marlén?

    5)- “Esta claro que el gobierno gobierna de espaldas a la ciudadanía, ¿nos tenemos que conformar?”

    NO, Marlén, no nos tenemos que conformar. Al contrario, debemos hablar claro y alto contra lo que no nos guste. Cada cual según su credo y según sus posibilidades de influir.

    6) – “La diferencia entre tú y yo es que para tí la sumisión es una virtud y para mí sólo síntoma de oportunismo”

    Creo, Marlén, eso sí, que entre tú y yo hay muchas diferencias. Una de ellas – quizás la principal- es que a pesar de detestar muchas de tus posturas, yo te respeto. Y no se me ocurriría denominarte “sumisa oportunista” del actual gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica, aunque se note a la legua que andas parapetándote detrás de sus fallidas y obsoletas políticas, no sólo con respecto al país en que nací, sino con el mundo en su totalidad.

    Seguimos debatiendo.

  • El problema central Javier es que “los maquillajes cuentapropistas” son para tí una brecha al cambio que sólo no teniendo que vivir dentro de Cuba te permiten una mirada optimista.Ya son cinco generaciones( depende de cómo mides las generaciones si cada 10 o veinte años, yo digo que cada 20 años, pero si es cada 10, hay diez generaciones perdidas) que no logran destrabar el desastre económico del país.
    Si nos conformamos en las tibias reformas, apostamos a la pérdida de otras cinco o diez generaciones más. Los cubanos siguen votando con los pies: se van legal o de manera ilegal, pero ese es verdaderamente el pulso de la situación.
    Aplaudir las “liberalizaciones medievales” ya puedes salir y entrar al país (si el MININT te lo permite) ya te puedes comprar una casa aunque con salarios de 20 dólares nadie tiene el poder adquisitivo (y el problema de la vivienda es grave en Cuba) ya puedes comprarte un automotor(si eres clase media en Inglaterra, los carros cuestan en Cuba tres veces más que en Inglaterra con los precios en libra.
    Los negocios florecientes que observas en Cuba son de los que están relacionados con la élite del país, o en acciones o en propiedad.
    No creo que los tímidos cambios en un país destrozado sirvan de algo para tener un mesurado optimismo.Recuerda el tiempo y las cinco o diez generaciones perdidas.

  • No, Isidro me entiendes muy mal a mí y a los restantes foristas que señalas.

    Discrepamos en tres temas de manera radical:
    1- El bloqueo económico interno: ¿cuando se destraba? ¿hay que ser una democracia liberal para poder transitar al desbloqueo económico?
    2-La resignación de que a la dictadura no se le puede pedir lo que es incapaz de hacer. ¿Y? si la resignación para tí es una virtud realista para mí es sólo sumisión, la historia siempre ha podido ser otra.Y no plantearlo es sólo tener estrechas miras e intereses conciliatorios para poder seguir entrando en Cuba sin buscarte problemas.
    3-Los cubanos solos tenemos que resolver el problema, pues no, hasta ahora no nos hemos sacado a la dictadura de encima y necesitamos un fuerte apoyo internacional.
    Esta claro que el gobierno gobierna de espaldas a la ciudadanía, ¿nos tenemos que conformar?
    La diferencia entre tú y yo es que para tí la sumisión es una virtud y para mí sólo síntoma de oportunismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *