HAVANA TIMES (dpa) — Las opositoras Damas de Blanco acusaron hoy a las fuerzas de seguridad cubanas de impedirles acudir a un simbólico acto religioso con el “cerco” de su sede en La Habana, así como de arrestar a más de 60 activistas en los últimos días.

La líder del grupo disidente conformado por esposas de ex presos políticos, Berta Soler, sostuvo que agentes de seguridad del Estado le impidieron “violentamente” salir de la sede del grupo en el barrio de Centro Habana.

Las Damas de Blanco habían anunciado varias actividades durante los pasados cuatro días. Las activistas tenían pensado reunirse hoy en la Iglesia de la Merced en el céntrico distrito de La Habana Vieja para conmemorar el día de la Virgen de las Mercedes, venerada como la patrona de los presos en la isla caribeña.

Simpatizantes del gobierno organizaron un llamado “acto de repudio” con grupos musicales delante de la sede de las Damas de Blanco en el distrito de Centro Habana. La calle estaba rodeada hoy por varios efectivos de policía.

“Hice la tentativa de romper el cerco de la seguridad del Estado que está parada delante de la puerta de la sede”, dijo Soler en una conversación telefónica con la agencia dpa.

“Me introdujeron violentamente dentro de la sede”, agregó la activista, que aseguró que recibió golpes en el estómago y los brazos y que acusó a las autoridades de violar su libertad religiosa.

Según Soler, ocho activistas consiguieron llegar a la Iglesia de la Merced desde otros lugares. Antes, aseguró que al menos 62 Damas de Blanco fueron detenidas desde el viernes 19, entre ellas varias que viajaban a La Habana desde otras provincias.

Las Damas de Blanco habían anunciado varias protestas durante los últimos cuatro días para conmemorar el día de la Virgen de las Mercedes, así como los dos meses de la muerte del conocido disidente Oswaldo Payá, fallecido el 22 de julio en un accidente de tráfico junto a otro opositor.

El grupo pudo celebrar el domingo su tradicional marcha dominical por el barrio de Miramar y un “té literario”, indicó Soler.

Simpatizantes del gobierno cubano organizan a menudo “actos de repudio” frente a las sede de las Damas de Blanco. En los mítines celebrados con una tribuna musical y con los accesos de la calle cortados, los manifestantes suelen gritar consignas favorables al régimen y hostilidades contra las opositoras.

El grupo de madres y esposas de ex presos políticos, fundado tras la ola de arrestos de la “primavera negra” de 2003, fue condecorado en 2005 con el Premio Sájarov de Libertad de Pensamiento del Parlamento Europeo.

El gobierno cubano no reconoce a la oposición política en la isla y acusa a los disidentes de ser “mercenarios” financiados desde el extranjero para desestabilizar el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *