El referendo constitucional: ¡Votar NO!

Por Haroldo Dilla Alfonso

HAVANA TIMES – El próximo 24 de febrero, la población cubana estará expectante por los resultados de la votación. Quiero decir, de la votación de cada jurado en el Dolby para seleccionar los ganadores cinematográficos del año.

Luego, a través del Granma, conocerán del resultado del referendo constitucional que tuvo lugar ese día en Cuba. Pero eso último –a diferencia del duelo entre Glen Close y Yalitza Aparicio- será sin sobresaltos, pues de antemano todo el mundo sabe que ganará el SI.

Esta Constitución es, sencillamente, como la política en la Cuba postrevolucionaria: pastosa, predecible y pacata. Un proceso bien apparatchik. Primero el General Raúl Castro explicó que hacía falta una “actualización” constitucional, lo que fijaba su límite: asumir lo que se había hecho sin mirar mucho al futuro.

Luego un proceso opaco mediado por una serie de asambleas barriales que terminó eliminando sus breves espacios innovadores, como la omisión del artículo 68 que abría puertas al matrimonio gay, entre otros. Siempre se dijo que no habría cambios contra lo que llaman socialismo, y que en realidad no es otra cosa que el poder incontestado de la élite postrevolucionaria en su proceso de conversión burguesa.

Existió debate real, pero severamente limitado en sus impactos sociales. Probablemente hubo intercambios subidos en algunas asambleas localizadas, pero sin efectos comunicativos, pues no existe una prensa independiente que dé cuenta de lo que realmente sucede, y no de lo que convenientemente ocurre.

También se produjo un debate interesante en algunas páginas webs por parte de círculos intelectuales, como son Cuba Posible, El Toque y La Joven Cuba. Pero para una población regularmente marginada del uso del Internet, esos posicionamientos y sus justificaciones no tuvieron resonancia extendida. También se pronunciaron algunos grupos opositores, pero han sido duramente reprimidos.

Al final, la gente común fue dotada de un tabloide impreso con el nuevo texto y una explicación oficial de los cambios introducidos, y fue bombardeada con una letánica convocatoria unilateral al SI.

Mi opinión es que hay que votar NO, lo cual he explicado en artículos anteriores En primer lugar, porque esta Constitución no da paso sustancial alguno para resolver el problema de la democracia, la participación y la representación. En segundo, porque tampoco hace nada para resolver la situacion nacional al mantener fuera de todo derecho a la comunidad emigrada.

No dudo que algunos optimistas inveterados encuentren acá “un robustecimiento cualitativo en muchísimos aspectos” de la República tal y como confiesa la directiva de Cuba Posible que piensa la “generalidad” de sus partisanos (¡que lástima!).

Pero nada de ello justifica la aprobación al mantenimiento de un orden político autoritario, que tiene a la sociedad dividida, que impide el ejercicio de los derechos básicos y coloca a la Isla en una red internacional francamente deplorable.  

Hay que votar NO, aun sabiendo que ganará el SI. El Gobierno cubano nunca permitirá una derrota en las urnas, pero no requiere fraudes especiales porque el gran fraude ya se montó.

La gente -exhausta, desinformada y temerosa- votará por el SI. Pero si el Gobierno recibe un mensaje de descontento elevado –un 30% de NO es alto en las actuales circunstancias-  ello constituirá un mensaje político para una élite en reciclaje cuyas figuras llamadas históricas frecuentan con asiduidad inquietante los parcos obituarios de Granma.

El referendo del 24 de febrero es una oportunidad que deben aprovechar aquellos que pueden votar. Mandar a los inquilinos del Palacio de la Revolución un mensaje que deje claro que el crédito se agota, y que la República necesita un orden democrático pluralista, un cuerpo de derechos individuales inalienables y una política transnacional, como transnacional es la sociedad. 

Pero yo no voto, aunque confieso que, por enfermedad profesional, estaré más atento a los números del referendo que a la linda sonrisa vencedora de Yalitza.

3 comentarios sobre “El referendo constitucional: ¡Votar NO!

  • La Constitución será aprobada porque todos sabemos como dice el artículo que en cuba todo es un fraude pero legitimidad NO tiene porque es como la confesión que se hace bajo tortura, el SI será obtenido bajo una «tortura» psicológica, bajo presión en todos los sentidos propagandizando una promesa de prosperidad, soberania respeto a los derechos humanos que es falsa oportunista demagoga ya que la continuidad que pretenden lo que garantiza es la miseria y la represión. La Constitución sólo garantiza que la élite continúe en el poder gozando de privilegios e impunidad. Por eso #YoVotoNo

    Respuesta
  • Es admirable y se agradece la intensa campaña por el NO a través de Internet para contrarrestar la propanda gubernamental. Sin embargo, aunque como uno más participaré dudo mucho que satisfaga la expectativas de la disidencia, ojalá y me equivoque.

    Respuesta
  • De acuerdo con Haroldo. El gobierno hace su voluntad gracias a la inacción del pueblo. Por el bien de todos estamos obligados a hacerles más difícil su rutina de tenernos bajo control.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Viendo el mundo pasar, La Habana, Cuba.  Por Jodi Newell, USA. Cámera: Canon EOS 60D

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com