El juicio de Oscar Casanella, un bioquímico expulsado de su trabajo

Yanelys Núñez Leyva

Ocar Casanellas
Ocar Casanella

HAVANA TIMES — A propósito de mi expulsión de la revista Revolución y Cultura, el pasado mes de julio conocí, a través de un periodista interesado en mi caso, a Oscar Casanella, un bioquímico que también había sido sancionado irregularmente en su centro de trabajo con la pena máxima, la separación definitiva, y que, como yo, se encontraba apelando a las instituciones pertinentes.

Cuando nos conocimos, intercambiamos opiniones al respecto, comparamos hechos, y me dio algunos buenos consejos, pues su lucha tenía más años de experiencia, se remontaba al 2013 cuando comenzó a verse marginado en el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) -donde laboraba como investigador-, por su manera de pensar y por sus vínculos con algunos integrantes del grupo Porno para Ricardo.

Hace pocos días, el lunes 17 de octubre, se celebró su juicio, luego de una amañada Vista Pública, en la que no le permitieron la entrada de algunos de sus familiares ni de los testigos que responderían a las recriminaciones fabuladas por la administración, y de la que resultó “No a lugar” su reclamación.

Durante esta nueva sesión se citaron como testigos a Abel Arango Montalbán, presidente del Órgano de Justicia Laboral de MEDICuba; a un colega del trabajo, Juan Carlos, y al supuesto capitán Alberto, del Ministerio del Interior que atiende el INOR, con quien Casanella había tenido un altercado verbal, algo que se había convertido en otro de los motivos de sus directivos para expulsarlo.

El primero, admitió algunas de las irregularidades cometidas en este caso, no solo durante la Vista, sino luego en el proceso de confección del acta que daría respuesta a la petición del sancionado.

Juan Carlos reconoció la notable ausencia de condiciones de trabajo que percibía Casanella para desarrollar los proyectos de bioinformática, y que por eso colaboraba con otros centros
de investigación.

Pero en el caso del tercero, nos quedamos con deseos de escuchar lo que tenía que decir, pues nunca se presentó, no obstante haber sido citado de manera oficial y amén de los 20 minutos tomados ese día infructuosamente por la Fiscalía para localizarlo.

Oscar Casanella
Oscar Casanella

Sin embargo, el hombre del día fue el abogado defensor, Francisco Javier Tapia Pacheco, del bufete especializado en asuntos laborales y que se encuentra en Conill y Central, municipio de Plaza.

Este jurista habló desde la sinceridad sobre los verdaderos motivos que movían todo ese caso. A su parecer, el conflicto Cuba vs Estados Unidos ya era lo suficientemente problemático como para que se siguieran generando escenas de injusticias a esos niveles. En su opinión los cubanos debían de unirse y tratar de dialogar sin abusos de poder ni ilegalidades.

El valiente abogado juzgó con severidad todo lo absurdo de ese proceso e hizo un llamado al sentido común, pues trabajar juntos aunque se tenga diferencias de opinión nos harían, según él, más poderosos como país. Las bajas pasiones, las envidias, no podían afectar el desarrollo de una nación.

Según sus propias palabras, su comentario final en este juicio lo hacía como paciente o como familiar de un posible paciente a los que eventos como estos afectaban directamente. Tronchar investigaciones, apartar a un profesional de su área de trabajo no solo perjudicaba a Casanella, sino a miles de personas. Y eso era algo que se debía de tomar en cuenta.

El próximo 26 de octubre a Oscar se le dará el veredicto.

 

Yanelys Nuñez

Yanelys Nuñez Leyva: Escribir es exponerse, desnudarse ante la mirada inquisitiva de todos. A mí me gusta escribir, no porque haya desarrollado una verdadera afición por el nudismo, sino porque me fascina componer palabras, pensarme historias, frases que conmuevan, imágenes que provoquen disímiles sensaciones. Aquí tengo un espacio donde hablar de arte, de la vida, de mí. Al final, sentirse bien con lo que uno hace es lo que importa; ya sea con ropa o sin ella.


4 thoughts on “El juicio de Oscar Casanella, un bioquímico expulsado de su trabajo

  • el 22 julio, 2017 a las 6:05 am
    Permalink

    Este investigador, formado por la revolucion, se ha dedicado, junto con su colaborador y compañero de trabajo, Alejandro Moro Soria, ambos cientificos del INOR, formados por la revolucion, a seguir los dictados de los grupusculos anticubanos, orientados y pagados por la contrarevolucion. A ambos les fue dada la tarea de entorpecer y sabotear los avances en la rama de la Oncologia, y en especial los trabajos investigativos del subdirector del INOR Lorenzo Anasagasti. Pero la mano dura de la revolucion frustro sus intentos. Oscar Casanella fue expulsado desonrosamente y Alejandro Moro huyo del pais, evitando asi una expulsion y su consecuente baja de todo centro de investigaciones, y ademas la consecuente investigacion por sus actividades contrarevolucionarias.

  • el 27 octubre, 2016 a las 4:26 pm
    Permalink

    Muy buen post y efectivamente y había leído el caso.Como dice el Bobo, Casanella tiene una grabación de lo que le dicen para expulsarlo del Centro y en verdad son dos cavernícolas.
    Ojalá le hayan dado una respuesta positiva a su apelación.

  • el 25 octubre, 2016 a las 6:45 pm
    Permalink

    Aqui esta el audio con la verdadera razon del despido de este joven investigador. Escuchen los argumentos cavernicolas del PCC y el subdirector del centro.

    https://www.youtube.com/watch?v=ucEqgmtVFu0

  • el 24 octubre, 2016 a las 5:59 pm
    Permalink

    Se jodió el abogado defensor, ya se puede ir buscando pincha con los merolicos de la estación de trenes de Conill y Tulipán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *