Reciclaje: aprendizaje de una cultura

Fotorreportaje: Elio Delgado Valdés

Texto: Elvira Pardo Cruz

HAVANA TIMES — Es indiscutible que la cultura del reciclaje para los cubanos no existe, a pesar de la existencia de la Ley 1288 de 1975, que obliga a todas aquellas personas jurídicas, que generan desechos en sus procesos productivos o de prestación de servicios, que no vayan a ser reutilizados por ellos mismos a entregarlos al reciclaje.

La política de reciclaje, aprobada por el Consejo de Ministros el 22 de diciembre del 2011, para la implementación de los Lineamientos aprobados por el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, específicamente el número 235, plantea: “Promover la intensificación del reciclaje y el aumento del valor agregado de los productos recuperados, priorizando actividades de mayor impacto económico con menos recursos y su recapitalización, según las posibilidades de la economía”, todo ello es una cuestión aún no resuelta.

Ahora bien, está legislado para las empresas estatales, aunque apenas se cumple, ¿Cómo educar a la población en la correcta recuperación de materias primas?

Concientizar a las personas, a los directivos de las empresas estatales o particulares, sobre la dimensión económica y medioambiental que propicia la recogida de desechos recuperables en estos tiempos, pudiera garantizar que no lleguen a los contenedores de basura y luego a los vertederos. Esto va en detrimento del beneficio económico que pudiese aportar al país y la eliminación de las grandes acumulaciones de basura, problema actual de la sociedad.

La ¿industria del reciclaje? cubana, tiene como primer eslabón para la recuperación de materias primas, aunque parezca absurdo, los potes de basura, aunque el ciclo de recogida debe comenzar desde el propio hogar, al no depositar todo en una misma bolsa.

La consecuencia directa es que algunas personas, recojan en los contenedores de basura todo cuanto pueda ser vendido en las casas creadas para este fin. Estamos ante el fenómeno llamado buzo, ellos resuelven aparentemente su economía realizando esta tarea, en detrimento del aseo urbano y su propia salud.

En algunos casos, socialmente considerados entes marginados, pues son discapacitados mentales o personas adictas al alcohol, en otros, poseen escasos recursos económicos, sus pensiones no alcanzan para satisfacer las necesidades lógicas del ser humano. No hay distinción de sexo, ni edad para ello, sólo la remuneración monetaria hace que salgan en busca de botellas de vidrio o plástica, latas, cartones y papel, para luego vender en las casas de compra.

En los vertederos, también son recogidas estas materias primas, lastimoso es ver cómo libros útiles para estudiantes son enviados al proceso de reciclaje.

Otra debilidad del proceso es que la Unión de Empresas de Recuperación de Materias Prima no posee la infraestructura necesaria para la transportación, tratamiento y procesamiento de estos materiales.

Intentos para el desarrollo de una política del reciclaje y cuidado medioambiental han sido promovidos en el país, la creación del Movimiento Pioneril Recuperadores del Futuro o las campañas desarrolladas a través de los CDR (Comités de Defensa de las Revolución), han contribuido de alguna manera en este empeño.

Recientemente, el proyecto “Gestión sostenible de residuos para una vida mejor – REVIME”, promovido por la Región Campania, el Consorcio Bacino Salermo, de Italia, en colaboración con la Oficina del Historiador de la Ciudad y co-financiado por la Unión Europea, promovió la recogida de papel, cartón, plástico, aluminio y metales no ferrosos de forma adecuada, en el Centro Histórico de la Ciudad.

Debería ser un reto para la sociedad cubana la educación sobre ¿Qué es? y ¿Por qué es importante la cultura del reciclaje?, pues formamos parte de esta aldea global.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.


2 thoughts on “Reciclaje: aprendizaje de una cultura

  • el 22 noviembre, 2014 a las 1:32 am
    Permalink

    Todo esto el gobierno de Castro se lo regala a China, pá pagar la deuda, tú sabe!

  • el 8 noviembre, 2014 a las 9:22 am
    Permalink

    Lo primero que tendrían que hacer, es empezar por poner en la ciudad los latones de basura para que la gente pueda usarlas; después ya pueden empezar a pensar en el reciclaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *