La Gran Piedra de Santiago de Cuba

Fotorreportaje por Janis Hernandez

HAVANA TIMES, 8 abr— La Gran Piedra es una enorme roca de brecha volcánica, de 51 metros de largo y de 25 a 30 metros de ancho, con un peso calculado de 63 000 toneladas que se encuentra en la cima de una montaña a 1225 metros de altura sobre el nivel del mar, ubicada a 25 km al sudeste de la ciudad de Santiago de Cuba.

Las leyendas de su origen incluyen desde las versiones que le atribuyen su formación debido al impacto de un meteorito que cayó hace millones de años en el mencionado territorio oriental, hasta la más verídica que considera su nacimiento debido a la explosión de un volcán submarino. Este singular sitio es actualmente considerado Monumento Nacional.

La gigantesca mole de piedra, fue quizás testigo del vulcanismo del Paleógeno, al igual que toda la geología de la Sierra Maestra donde están presentes estratos de este tipo de rocas, compuestas de mantos de lava volcánica. La mole es famosa no solo entre las fronteras de la isla, sino también en la región del Caribe insular, pues es precisamente la de mayor tamaño en esa zona.

Es un mirador natural desde donde se observa toda la cordillera de la Sierra Maestra y casi todo el litoral sureste. Los lugareños afirman divisar desde ella, en noches claras, el resplandor de luces que indica la proximidad de la República de Haití.

En sus alrededores se puede disfrutar de una flora es exclusiva, pues la componen 222 variedades de helechos, y 352 de orquídeas, eucaliptos, pinos maestrenses, cubenses, cipreses, y una variedad de frutales entre ellos, por insólito que parezca, legítimos melocotones.

También la fauna de la Gran Piedra es, uno de los atractivos más fuertes. En torno a la gran masa, vuelan pájaros carpinteros, zorzales reales, cartacubas, gavilanes, torcazas, mayitos, capitaneados por nuestra ave nacional, el tocororo.

A sólo un kilómetro se encuentra el Jardín Botánico, donde se cultivan de forma excepcional, especies como el ave del paraíso, las dalias, magnolias y otras, aprovechando el microclima que predomina en la zona.

La constante neblina y el suelo tapizado de musgos siempre húmedos, suele impregnar de misterio y enigma el lugar, al que sus particularidades geomorfológicas, ecológicas, climatológicas y paisajísticas le atribuyen gran importancia para el Turismo ecológico.

La emocionante aventura de escalar, envuelto en la densa neblina, 452 peldaños, escoltados por una tupida vegetación de helechos y otras especies, que perfuman el ambiente, hacen de este fascinante sitio ideal para el ocio y por lo que están disponibles las capacidades del Hotel Gran Piedra, repartidas en 17 cabañas y cinco bungaloes, donde los turistas disfrutan de programas de senderismo, montañismo, el cicloturismo y la contemplación de la bondades de la naturaleza.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

One thought on “La Gran Piedra de Santiago de Cuba

  • La gran Piedra es una toba ignimbritica o toba soldada cuyos componentes fueron estrechamente cohesionados por el calor hacieno que adquiera una gran dureza (segun secciones delgadas ejecutadas por personal de la EGMO)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *