La libertad empieza por uno mismo

Por Verónica Vega

Concierto en el Garaje.

HAVANA TIMES — Ser una productora independiente en Cuba requiere luchar contra una inercia triple: el monopolio oficial de los espacios institucionales, la subrepticia amenaza de la censura y la  falta de hábito (y de fe) en la viabilidad de empresas autogestoras.

Adolfo Cabrera (Fito) coordinador de Garaje 19, y Mirian Real Arcia (Mirita) productora de Misceláneo, un proyecto de producción audiovisual, a quienes ya entrevisté para HT, han emprendido el difícil reto de producir conciertos.

Los primeros se hicieron en el local que da nombre a uno de los proyectos: un garaje en la zona 19 de Alamar. Muchos agradecíamos la oportunidad, tan ausente en una ciudad que dormita desde hace más de dos décadas, de disponer de una galería o teatro alternativo del lado de acá del túnel de la Habana (el cordón que nos conecta al mundo).

Pero la alegría nos duró bien poco. Pronto alguien se encargó de recordarles que el local estaba destinado a guardar carros y no para dar conciertos. Un garaje construido por medios propios en un área común, sin el amparo de una propiedad, no es defendible.

Estudiantes sin semilla.

Mirita: Cuando estábamos en medio de ese fuego y todo el mundo nos había dado la espalda, Xiomara, la directora de la Agencia Cubana de Rap nos firmó las cartas apoyándonos como proyecto cultural alternativo, alegando que los artistas que estábamos presentando pertenecían a la Agencia.  Pero no sirvió de nada.

HT: ¿Cuántos conciertos pudieron dar en el garaje?

Mirita: Tres: “David d’ Omni”, “El Poeta Líriko y “Estudiante sin Semilla”. Después de este último empezaron con esa historia de que traíamos gente a cantar en contra del gobierno. El último concierto, de “Maikel Extremo” y “La Alianza”, tuvimos que hacerlo en casa de David e Ivia, que con su proyecto Ómnibus Producciones, forman parte del equipo que organiza los conciertos. Para nosotros es esencial que el artista se sienta libre de cantar sus temas, sean cuales sean los contenidos que escoja, no admitimos censura para nosotros, menos para los artistas con quienes trabajamos, por respeto a ellos y a nosotros mismos.

HT: ¿Quién específicamente les informó que no podían dar conciertos?

Mirita: Primero algunos vecinos se nos acercaron diciendo que había que tener cuidado con las letras de las canciones, que podíamos tener problemas, en un sentido “paternal”, tú sabes. Después a Fito le llegó una citación de la policía, donde el mayor Pablo le advirtió que los garajes eran para guardar carros, no para dar conciertos y que de continuar haciéndolos allí tomarían acción legal contra el espacio y nosotros.

El Poeta Líriko

HT: ¿Cómo consiguieron el espacio actual, en el complejo del Río Almendares?

Mirita: Tuvimos que tocar muchas puertas pero incluso en las instituciones siempre hay gente receptiva, y así fuimos a parar allá, pero en general, por condiciones físicas y lógicas, ese lugar no nos conviene.

Nuestra meta es promover todo el arte alternativo, sin excluir a nadie, sea cual sea su ideología política o social. La médula espinal sería el Hip Hop, pero queremos mezclar trova, fusión, jazz, un poco de reguetón serio, como el que hace Danger, un muchacho que está colaborando con el género. Por ahora sería música pero la idea es enriquecer los espectáculos con danza, teatro y quizás algo de las artes plásticas como el Body Art.

HT: ¿Cómo hacen la promoción?

Mirita: Tenemos servicio de SMS, mandamos dos mil mensajes dos días antes del concierto, pero antes de eso estamos en la calle repartiendo flyers. Como mínimo una semana antes publicamos la noticia en internet. También Garaje 19 tiene un canal en Youtube.

David D’ OMNI

HT: ¿Cómo se las arreglan para producir un espectáculo sin financiamiento institucional?

Mirita: Siempre hay amigos que nos apoyan, dentro y fuera de Cuba. Eso es real y no hay por qué esconderlo. Pero por ejemplo las luces, algunas cámaras y los equipos de audio son nuestros, y ya eso es un punto de partida para la autonomía, aunque muchas veces y en dependencia de la dimensión del espectáculo o del evento que estemos promocionando o filmando, tenemos que alquilar equipamientos. Pero el propósito, por supuesto es que el artista pueda generar ingresos, lo cual no es ningún delito y es la aspiración de cualquiera.

HT: ¿Se consideran entonces una empresa?

En ese momento se incorpora Fito al diálogo:

Fito: Ese sería el objetivo, por eso digo también, por ejemplo: “negocio”, y es que no tengo ningún problema con esa palabra, aunque sé que aquí hay mucho tabú en torno a eso. Nosotros pensamos en un artista como un empresario, alguien que está moviendo una idea y viviendo de ella, lo cual es su derecho. Pero nos interesa que logre el mayor rigor, la mayor profesionalidad posible. Y ya hay artistas que de manera espontánea se nos han acercado.

Trabajamos como en un taller, vinculando al artista con un poeta, si lo necesita para depurar su discurso pero sobre todo perfeccionando las estrategias de promoción. Hacemos premieres, lanzamientos de discos… Repartimos copias en el concierto y le hacemos también un video clip de una canción que el artista escoja y que se sube a internet.

HT: Voy a hacerles una pregunta que los lectores me va a reprochar si la omito: ¿y qué ganan  ustedes con todo esto?

Fito: El objetivo final sería que todos: tanto el artista como el camarógrafo, el editor, el productor, TODOS percibamos algo. No se trata sólo de recuperar la inversión, sino de obtener alguna ganancia y es en lo que estamos trabajando: en generar espectáculos sostenibles.

Posterando

Mirita: Tenemos también muchísimos trabajos sin fines de lucro, es decir, promocionando la obra de determinado artista o proyecto. Es complicado para mucha gente entender lo que hacemos, porque realmente en las instituciones predomina una política de desgaste y una apertura entre comillas, pues cuando se intenta gestionar un espacio casi siempre te ponen trabas. Lo que hacemos no es por mero altruismo, no es “por amor al arte”, nuestro propósito es romper barreras para ganar más y más espacio porque existe esa necesidad de decir, de mostrar un arte plural, sin exclusiones.

Cuba está viviendo un momento de inclusión. Pueden decirme que NO pero yo seguiré  insistiendo en que SÍ. Y ahí donde pueden cantar Los Van Van y Dandén pueden cantar Los Aldeanos, Charlie Mucha Rima, Albany, por qué no, si son también artistas, si son también cubanos. Y sí, se aplica una política de desgaste, pero lo que no podemos es rendirnos.

Fito: Yo personalmente ya no creo ni en la censura. Porque como dijo Mirita en las mismas instituciones uno encuentra gente que da la cara, que se arriesga. Creo que lo que nos pasa es algo más profundo.  Y hay que hacer un gran esfuerzo para no tener un pensamiento negativo, para reaccionar contra esa negatividad que está ya cimentada en la sociedad cubana. La gente simplemente ha llegado a creer que NO PUEDE. Ni siquiera se lo cuestiona.

Así que hay que empezar a ejercer la libertad desde uno mismo.  Si no, el entorno no se regenera.  No creo que ningún gobierno sea ese aparato omnipresente y omnipotente. Nadie tiene un poder tan absoluto. La gente espera el cambio como una disposición externa, pero el cambio depende de nosotros.

4 thoughts on “La libertad empieza por uno mismo

  • Buena la entrevista y admirable la forma de pensar de los entrevistados. ¡Felicidades!

  • Me gustó mucho la entrevista. Verónica como siempre con sus buenas propuestas y con la mirada lúcida que tiene sobre su entorno.
    Felicidades.

  • Muy buena la entrevista y felicidades a garage 19.Siempre que se haga honradamente,ganar dinero es bueno y ganar mucho dinero es mejor aun.Mi abuelo ,QEPD,me dcia que solo se oponen a esto los dictadores(quieren robarlo todo),los envidiosos e incapaces

  • Te felicito, Verónica, haz hecho una entrevista perfectamente “redonda”, del título a la frase de cierre. Y con mucho de cierto. Debatiendo con otros lectores acá, he reiterado mi impresión de que algunos ponen demasiado énfasis en procurar un ambiente democrático yendo de arriba hacia abajo, a partir de procurar un cambio radical en la superestructura política, es decir, en fomentar un cambio de gobierno, o de sistema político. A mi juicio, resulta más productivo crear conciencia de ciudadanía, de saber qué derechos nos asisten, de mantener nuestra autonomía como seres sociales en cualquier marco que nos toque vivir. En ocasiones ha sido y es todo un reto, pero ¿qué no es desafío en la existencia humana? En fecha reciente, personalidades como Leonardo Padura y Pedro Luis Ferrer han expuesto sus experiencias y puntos de vista al respecto. Ambos han pugnado por muchos años por preservar igualdad de condiciones para el yo público y el yo privado, tratando de quedar bien ante todo con sus propias conciencias. Y a mi juicio de eso se trata, pues como dice tu título “La libertad empieza por unos mismo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *