Horizontalidad como estrategia: “tomar el Estado no lleva a la verdadera liberación” (II)

Por Dmitri Prieto

Marina con su hijo Camilo.

HAVANA TIMESContinuamos publicando la entrevista con Marina Sitrin, activista e investigadora norteamericana.Debemos primero crear relaciones liberadoras. Aun cuando sean pequeñas y con montones de fallos, pero primero comenzamos a cambiar el mundo donde estamos.”

HT: La izquierda mundial, hoy: ¿hay un futuro para la horizontalidad, o vivimos un retorno de modelos burocráticos “a lo siglo XX”: social-demócratas/autoritarios/estalinistas o de “market-leninism”?

Marina Sitrin: Justamente como en Argentina desde 2001, la mayor parte de la actividad organizativa toma hoy formas horizontales, y/o se puja por la horizontalidad. Creo que la mayor parte de los nuevos movimientos globales son también horizontales, y tratan de crear otra forma de poder y de cambio – por lo tanto, muy a contracorriente de los conceptos del leninismo, la social-democracia, el autoritarismo, etc.

Recientemente fui coautora de un libro basado en mi participación en algunos de los movimientos globales –y en particular Occupy Wall Street- así como en entrevistas con personas de los diversos movimientos –desde Grecia a España-, y encontramos que no sólo las personas pujan por relaciones y formas organizativas no-jerárquicas, ellas a veces hasta las llaman con el nombre de “horizontalidad”. (Ahora hablaré sobre los movimientos globales, y uso la primera persona del plural porque soy parte de ellos, ya sea en New York, Atenas, España, Bosnia o Brasil).

La idea de que podemos hacer cambios revolucionarios tomando el Estado y entonces logrando la liberación ya no hace resonancia entre la gente… ya no. No quiero decir que nosotros no deberíamos tomarnos el Estado en serio, o que de hecho no nos lo tomamos en serio –realmente solemos hacerlo con una terrible seriedad-, sino que como vía para el cambio mundial, como vía para el cambio dentro de nosotros mismos, el cambio de una estructura jerárquica por otra estructura jerárquica (sin importar las intenciones) no conduce a la liberación.

Debemos primero crear esas relaciones liberadoras. Aun cuando sean pequeñas y con montones de fallos, pero primero comenzamos a cambiar el mundo donde estamos, tomando nuestros puestos de trabajo, nuestros vecindarios, nuestras escuelas, etc. y entonces en el proceso creamos las relaciones y damos fuerza a los músculos de la auto-organización de modo que podamos continuar y entonces hacernos cargo del estado.

HT: ¿Tu vida, hoy? ¿Qué haces, qué buscas, qué te entusiasma?

Horizontalidad en la biblioteca.

MS: Mi vida, hoy. Bueno, contesto esta entrevista en medio de un receso de media hora mientras mi Camilo de 9 meses (sí, lleva su nombre por el sonriente revolucionario cubano) está en el otro cuarto jugando con su papá. Mi vida está llena de alegría de criar a Camilo; también está llena de retos por eso. La falta de tiempo y el agotamiento, para nombrar sólo los mayores.

Vivo en Alemania por su atención médica y enorme apoyo social para bebés, niñas y niños – algo que no tendría en Nueva York, por lo cual he tenido que abandonar esa ciudad. Suena extraño que pude obtener un doctorado en Leyes y un PhD, pero aún no puedo estar en posición como para poder apoyar a mi familia y tener buena atención médica – pero así es en EEUU, y eso es un tema para conversar otro día. Entonces, mientras estamos acá en Alemania, hago trabajo de apoyo y solidaridad con refugiados que han ido auto-organizándose para asegurar que no resulten reportados, y tener algo parecido a una vida con dignidad.

También paso parte del tiempo con los movimientos más autónomos, aquí pero principalmente en Grecia y en España. Y escribo. Mi próximo libro re-piensa el significado de los movimientos sociales, y desafía el marco teórico actualmente en uso, ofreciendo una expansión de la teoría hacia algo parecido a las “sociedades en movimiento”, tomando las palabras de Raúl Zibechi.

Me inspiran una y otra vez quienes crean nuevos mundos en sus relaciones y luchas cotidianas, tomando el control de sus fábricas y entre todos poniéndolas a andar, ocupando edificios -como en el barrio donde estoy en Berlín- para alojar refugiados, y aun los más pequeños actos de solidaridad y amor que vemos diariamente – sólo debemos mirar para verlos. Que una persona ayude a otra en lo más simple. Y, por supuesto, los movimientos masivos por la democracia real.

Pero, de hecho, son los actos de auto-organización colectiva, con horizontalidad, los que más me inspiran. Me imagino que sucede porque las veo como semillas de la nueva sociedad: el futuro en el presente, si se quiere.

HT: Un futuro para Cuba: ¿qué les deseas a nuestra gente?

MS: Para Cuba. Que la gente sea capaz de auto-organizar sus vidas juntos, de autogestionar, y lo que eso signifique para la gente. Para mí significaría horizontalmente y sin jerarquías. En Cuba, debe decidirlo el pueblo. Por supuesto, de modo emancipatorio, sin explotación ni opresión: por tanto, claramente sin capitalismo.

Marina in Havana.

Imagino que, como en otros lugares del mundo, esto llevaría tiempo, porque aun existiendo los derechos básicos en Cuba –y eso es algo enorme-, algo que no debe ser desestimado (pensando nuevamente en Detroit o en que tuve que irme de EEUU) es que Uds. no están acostumbrado/as a tomar y ejecutar decisiones en común con sus vecinos y compañeros de trabajo, en torno a todas las cosas de la vida o al menos la mayoría, – como la mayoría de nosotra/os en el mundo.

Entonces, hay que ejercitar el músculo de la democracia. Y, mientras se ejercita, prefigurar el futuro que Uds. desean, y entonces hacerlo suceder.

Esto puede parecer ambiguo, pero por cuanto no vivo en Cuba no es a mí a quien toca decirlo. Mi esperanza para Cuba, como para el resto del mundo, es una sociedad donde el pueblo decide su propio futuro, una sociedad libre de cualquier opresión o explotación.

Un añadido crucial. Cuba no es como el resto del mundo. Hay tantos derechos y necesidades básicas satisfechas que ya son fundacionales en la isla –como todo el mundo sabe- que sólo teniéndolos en mente, trabajando desde esa base, que yo puedo decir todo lo que he dicho por el momento. Como otros ya han dicho en Cuba, “Hagamos Nuestra la Revolución”, trabajando desde la base que ya está ahí y continuando.

¡Gracias, Marina!

 

 


12 thoughts on “Horizontalidad como estrategia: “tomar el Estado no lleva a la verdadera liberación” (II)

  • el 8 noviembre, 2014 a las 6:39 am
    Permalink

    !Como ha cambiado la izquierda!. De trabajadores que desfilaban por mejoras salariales , por mas empleos y beneficios, pudiendo ser complacidas las exigencias con lo que ellos mismos habian trabajado con sus manos, a esta izquierda que vive de los impuestos de los demas, que cree que la riqueza no hay que crearla, que esta ahi, y solo hay que repartirla. Ninguna transformacion social que no pase por trabajar tendra exito, es realmente un fraude. Durante toda la historia de la humanidad , las bases de un sistema se han creado trabajando, demuestre en la practica que sus ideas funcionan y seras escuchado, ya desde la antiguedad los que mataban al mamut para alimentar a la tribu eran los mas escuchados. Si usted es de izquierda, ecologista, y cree en la comunidad de bienes y en el decrecimiento economico, arranque para Cuba , pidale un pedazo de tierra al gobierno, que practicamente la esta regalando, haga su paraiso comunista particular, y muestre que funciona; entonces sera escuchado.

  • el 7 noviembre, 2014 a las 12:54 pm
    Permalink

    que gente,caballeros!! buscando vivir sin trabajar,el marido debe ser el peluo que se ve al fondo…asi piensan crear el comunismo.En new york claro que seria lo que seria de titulos,pero la vida real no son titulos solamente,quizas hubiera tenido que trabajar por el momento en lo que hubiera,pero ninguna sociedad funcional le va a regalar cosas a la gente,pues esos son cuentios de ninos…si alguien no crea riquezas,no hay riquezas…..creo que con el paso de los tiempos los trabajadores se han vuelto derechistas y los lumpens izquierdistas…que paradojas,verdad!!!todo el mundo cruzando la frontera de…eeuu para trabajar mucho para triunfar….los dilettantes,vagos,izquierdosos,intelectualoides,cantantes,maromeros…viviendo de la trova antiimperialista…

  • el 7 noviembre, 2014 a las 8:46 am
    Permalink

    La fobia de esta “nueva izquierda” a las instituciones y toda forma de poder es precisamente lo que les depara derrota tras derrota y torna casi todos sus gestos en exhibicionismo…El colapso senil de la URSS y el fracaso catastrófico del estatismo nos deparan una segunda catástrofe: una izquierda sofista y sin proyectos claros, una izquierda que viste su resignación con neologismos de este tipo…

  • el 7 noviembre, 2014 a las 8:34 am
    Permalink

    no se la razón por la cual la estimada Marina no eligió Cuba para vivir en lugar de Alemania….por qué será Marina? por qué será…..

  • el 7 noviembre, 2014 a las 4:56 am
    Permalink

    Con letrados como estos claro que los movimientos occupy no iban a llegar a ningún parte a no ser el magno relajo. Yo con un MA soy capaz de mantener a mi familia, lo que si no puedo hacer es viajar a cuanto país tenga una revuelta “horizontal” a seguir promoviendo el fuego

  • el 6 noviembre, 2014 a las 8:53 pm
    Permalink

    Buena entrevista dimitri

  • el 6 noviembre, 2014 a las 8:31 pm
    Permalink

    HT: La izquierda mundial, hoy: ¿hay un futuro para la horizontalidad, o vivimos un retorno de modelos burocráticos “a lo siglo XX”: social-demócratas/autoritarios/estalinistas o de “market-leninism”?

    Dimitri, Gracias a Dios, ya hasta Pedro ha dejado de usar esas jerigonzas.

  • el 6 noviembre, 2014 a las 8:22 pm
    Permalink

    Oye eso jorgealejandro, con un doctorado en leyes y un PhD en los EU, no puede apoyar a su familia y pagar atención médica, jajajaaa!!, con esos titulos se gana mucho dinero y se vive muy requetebién, se puede dar el lujo de mantener al hijo, al marido y a la familia entera.

    Eso de que “ya saben como es en los EU”, que vaya a Cuba y se lo cuente a los cubanos que no conocen a este país porque a los que vivimos aqui, no puede venir con esa historia.

    Lo que deja claro es el gustico a la vida fácil, el marido jugando en el cuarto con el niño, me imagino la casa hecha una pocilga, y Ella escribiendo libros y enseñando a los refugiados para que le hagan la vida un yogur a los alemanes y a los griegos.

    La Perfecta Cinica de Izquierda.

  • el 6 noviembre, 2014 a las 8:10 pm
    Permalink

    Esta muchacha es como la “Teorica de la Humanidad Horizontal”. Pero seguimos sin saber que carajo es la Horizontalidad.

    Leyendo esta entrevista me recorde hace ya años a una muchacha izquierdista que venia de afuera y le estaba contando a una jurista cubana todas las maravillas de Cuba. “Que suerte tienen ustedes” de tener esto y aquello. Que fantastico esto, que maravilla lo otro. Hasta le dijo; “Que suerte tiene usted de tener los helados Coppelia”. La jurista que era revolucionaria y todo eso, era ademas miembro del Tribunal Supremo de Cuba, .. con la palma de la mano como abaniquiandole la cara le dijo; “Oye,…. quitate las estrellitas de los ojos, que aqui nosotros tenemos muchos problemas” y por ahi empezo a numerarlos.

  • el 6 noviembre, 2014 a las 6:03 pm
    Permalink

    Esta es la mejor frase de alguien que “tuvo que irse de EE.UU”: “Hay tantos derechos y necesidades básicas satisfechas que ya son fundacionales en la isla –como todo el mundo sabe- . Por que no la entrevistan de nuevo para que diga cuales son los “tantos” derechos y necesidades basicas “satisfechas?” y que explique ademas por que la gente se va en cualquier cosa que flote para huir de ese paraiso. y por que no se lleva a Camilo a Cuba, hasta lo puede poner en los “Camilitos”…

  • el 6 noviembre, 2014 a las 5:32 pm
    Permalink

    Imposible tomarse en serio nada de alguien que repite cual cotorra la gastada cantaleta de que en Cuba hay “tantos derechos y necesidades básicas garantizadas que son fundacionales”. La cosa empeora si sabemos que esa persona ha visitado Cuba en varias ocasiones y se torna catastrófica al enterarnos de que la Sra vive tan ricamente en Alemania porque es allí donde sí hay tantos derechos y necesidades básicas garantizados, incluso para gente improductiva y que vive del cuento, pagado todo por los que sí doblan el lomo para ganarse la vida. El colmo de la hipocresía y la indigencia intelectual llega al aseverar que el futuro pertenece a algún no-capitalismo, y lo llamo así porque ella no desvela qué sistema será ese y cómo se las arreglará para pagar los lujos que ella hoy disfruta en la capitalista Alemania entre viajecito y viajecito por las alteridades del mundo.

    Qué clase de descaro, caballero.

    ¡Gracias Fidel!

  • el 6 noviembre, 2014 a las 3:50 pm
    Permalink

    “Un añadido crucial. Cuba no es como el resto del mundo. Hay tantos derechos y necesidades básicas satisfechas que ya son fundacionales en la isla ”

    Qué falta de respeto a los cubanos. De verdad que yo quisiera encontrarme un día a una gentecita de estas que quisiera bajarme esa muela, que yo le iba a cantar unas cuarenta muy bien cantadas por farsantes.

    La típica lumpen de izquierda. Pura palabrería, mientras goza de las bondades del capitalismo alemán, nada menos. Parece que en N York no pudo vivir del invento, pero en Alemania, sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *