Expresar mis ideas y que se escuchen (2nda Parte)

Por Yusimí Rodríguez

Raudel Collazo Pedroso. Foto: Yusimí Rodriguez

HAVANA TIMES, 18 feb. — A continuación publicamos la segunda parte de una entrevista con el artista del hip-hop cubano, Raudel Collazo Pedroso, el único integrante de Escuadrón Patriota.

HT: Te había preguntado cómo consideras que nosotros, concretamente, podemos ser la raíz del cambio.

Raudel Collazo Pedroso: Mira, yo creo fervientemente que la juventud tiene una importancia descomunal y definitoria, incluso para cambiar la historia de un país, de una sociedad y de lo que sea.  También creo que no son todos, que eso le corresponde a un grupo de esos jóvenes que estén más iluminados, que estén más conectados con ideales y con cosas concretas.  La juventud tiene una responsabilidad terrible a la hora de determinar por donde debe ir una nación.

O sea, tu mensaje: “Somos la raíz del cambio” va dirigido específicamente a la juventud.

Sí.  A las personas jóvenes del presente.  Nosotros, con toda la paz del mundo, con toda la armonía y todo el equilibrio, cero violencía y cero intolerancia, debemos determinar qué es lo que queremos para esta nación.  Nosotros podemos hacerlo.  Está archidemostrado en la historia de la humanidad, que se puede.  Pero hay que estar preparado.  Porque todo el mundo habla de un cambio, pero bueno: ¿cambio de qué tú quieres?  ¿Tú estás claro de qué tú quieres cambiar?

¿Y tú lo estás?

Sí, yo estoy claro.  Pienso que lo primero que tenemos que cambiar es la mentalidad.  Ha sido un período muy largo de crisis, de limitaciones, que han convertido al cubano en un ser individualista, lacónico, que exterioriza mucho la violencia, la ira, la soberbia, con muchas frustraciones, arrastrando proyectos, sueños sin cumplir, y sin saber si al final los puedan materializar, con una motivación muy dañada.  Y eso va degenerando a una sociedad, y al hombre en el plano personal.  Creo primero tenemos que despertar.

Tenemos que darnos amor, llenarnos de fuerza, de conocimiento, de información, para empezar a trabajar desde nosotros y ponernos en función de la colectividad.  Tratar de lograr ese cambio espiritual, pero que incluye un cambio económico, político y social, pero todo desde la paz y la armonía.  Yo creo en las ideas.

No estamos en los años 50, los 40 ni los 30, en que la fuerza de las ideas se definía por la violencia física.  Es importante que las personas puedan trabajar y vivir de su trabajo con dignidad, sin tener que hacer otras cosas.  Y como te decía horita, tiene que existir la libertad individual de expresar las ideas.  Hay que pensar en todos a la hora de tomar una decisión para todos, porque por ejemplo, en Cuba rige el Partido Comunista.  Yo no soy del Partido, pero las decisiones que toma el Partido me afecta a mí también, lo tengo que acatar y no estoy de acuerdo con eso.

Cuando hablábamos por teléfono me decías que tu próximo disco es bien contestatario.  Quisiera que me hablaras de eso.

Yo siempre repito que no soy político ni hago música política.  En el trailer del disco comienzo hablando de este asunto.  La gente estructura, por la profundidad y la categoría del mensaje y dicen: “este tipo es un político abierto.” Yo quiero expresar cosas.  La gente es la que determina si es esto o es lo otro.  Lo que sí se es que es un disco más profundo que los anteriores, más social; colinda entre lo espiritual y lo social.  Tengo temas que hablan de este cambio que yo propongo y que tiene que llegar de una vez.

Tengo un tema a mi madre que está profundamente nerviosa y asustadísima con todo esto que está pasando conmigo.  Yo le digo “madre, tranquila.” Pienso que no va a pasar nada, y si me pasa, me tocó.

En todas las generaciones ha habido jóvenes a los que les ha tocado asumir eso.  Y yo no estoy haciendo este trabajo para que nadie después tenga que retribuirme.  Alguien me decía: “Oye, Raudel, cuando te metas en un problema nadie va a sacar la cara por ti.” Si me meto en un problema yo no quiero que la mitad del pueblo cubano salga a marchar frente a la prisión.  Yo siento esto como un compromiso personal, con la humanidad, con mi momento histórico y con mi generación…

Entonces tengo un tema que se llama “Revolución urbana” que está calentito, un tema que se llama “Reconciliación” hablando de los cubanos que están aquí y los que están allá.  Creo que Cuba, por sobre todas las cosas, es un problema de los cubanos…el propio tema “Somos la raíz del cambio” que es el título del disco, hay un tema que hago con otros artistas dedicado a Haití.  Está también el intro.  El intro es lo más lindo, lo más espiritual que tiene el disco.

Tú utilizas la palabra espiritual con mucha frecuencia; a mí me gustaría que me definieras qué cosa es para ti la espiritualidad.

Espiritualidad para mí es el estado natural del hombre cuando trata de aplastar el ego, el orgullo, todo aquello que nos intoxica y nos hace actuar de una manera negativa, que nos envía una energía negativa que se materializa en las acciones.  Es la oportunidad que Dios nos da de depurarnos y a la vez, iluminarnos.  Soy un tipo que me preocupo por las acciones que yo considero como positivas, transparentes y honestas… Es vivir en la verdad, en tu verdad… No lo conecto a la religión, porque no creo que se pueda llegar a la espiritualidad únicamente por la religión.

Me dices que la espiritualidad es todo lo contrario del ego, o por lo menos es la oportunidad que tenemos de aplastar el ego, de no dejarnos arrastrar por él.  Sin embargo, ¿no sientes que en este mundo del hip hop, donde a gente te sigue por ser contestatario, hay cierta tentación para el ego, que mientras más contestarlo eres más te siguen?

Yo soy muy cuidadoso con esas cosas, no permito que el ego se entronice en mí.  El cariño de la gente a veces te puede envanecer un poco.  Demasiada preocupación de mucha gente por ti… porque pasa eso: vas por la calle… sobre todo cuando voy a la capital; aquí la gente me ve todos los días, aunque muchos me consideran algo importante en sus vidas.

Raudel Collazo Pedroso con Pablo Milanes. Foto: cortesía de Raudel

Pero en la capital las muestras de cariño por mi mensaje son increíbles, me dicen cosas que me ponen en situaciones difíciles, y tengo que decirme que eso no es conmigo.  Pero me cuido mucho de que el ego, que es una construcción mental, se apodere de mí y me diga: “eres un salvaje, tú sí, viste como tienes seguidores.” Estoy muy pendiente, cuando lo veo que viene por la esquina me le pierdo, pero si se me pega, porque yo soy un ser humano normal, le digo: “acere, pírate, no te descargo.” Soy muy cuidadoso con eso.

¿Qué cosa es lo más importante en el hip hop: ser contestatario, rimar o poner la voz de determinada forma; lo que se dice o el como se dice?

Bueno, el hip hop como cultura al fin, ha sido construido de diferente material, hay cuatro elementos bien definidos que son los bailadores de breakdance, los graffiti, los MC, o sea los maestros de ceremonia que son los que comunican y los DJ.  Ahora, esto ha estado imbuido de diferentes mentalidades e intenciones, intereses; más artísticos, más responsables, de más discurso o más estética… Dentro de ese universo que te propone la cultura hip hop, tú determinas qué tú quieres hacer.

Yo no digo que la verdad es mía y que estoy haciendo el real hip hop.  Cuando hablamos del real hip hop, vamos a cómo surgió y por qué.  Bueno, por el descontento, la insatisfacción, y estamos tratando de retornar a la esencia, pero tampoco trato de decir que este tipo de hip hop contestatario, más serio y más consciente es el definitivo.

Si tú me preguntaras a mí en el orden personal, yo te digo que quisiera que solo existiese ese, el comprometido, pero no puedo ser tan absoluto, porque voy a hacer lo mismo que critico, tratar de monopolizar una idea.  Hoy que veo las cosas más claras y he aprendido un poco más, me doy cuenta de que tienen que existir otras cosas.

Yo fui de los que ataqué a los raperos que hacen cosas para descargar.  Nunca los ataqué directamente, pero sí en entrevistas.  Hoy me retracto, porque el hip hop también te da la oportunidad de saber que te equivocas y reconocerlo… A la gente en el hip hop le gusta meterse en la onda del flow, que es la parte linda esa de poner la voz de una forma…  a mí eso no me sirve.  A veces me cuadra oírlo.  Yo oigo rap americano.  No lo entiendo, aunque ya me han dicho que casi nadie dice nada, pero a mí me gusta el rap en inglés, mira tú, por el flow.

Yo a veces veo que se pone un énfasis exagerado en la rima y se tiende a sacrificar el mensaje y sentido de lo que se está diciendo, por ejemplo en el free style, que además las personas lo que hacen casi siempre es atacarse.  ¿Cómo tú lo ves? ¿Qué pasaría si tuvieras que escoger entre la rima y la profundidad de lo que dices?

A ver, nunca nadie me ha visto haciendo un free style.  No es que no me interese.  Pienso que es uno de los elementos que ha enriquecido la cultura hip hop, el arte de rimar las palabras en el momento.  Pero yo soy un tipo de construir más.  No me interesa el hip hop cuando es para ser hostil: yo te digo, tú me dices; por eso nunca me he preocupado en desempeñarme en esa técnica.  Al ser el free style un momento en el que tienes que buscar palabras en tu archivo para hacerlas rimar, el inconsciente funciona mucho.

Déjame decirte que el free style es más producto del inconsciente que del conciente, porque tú tienes que ir hilvanando palabras en el momento exacto y es un magnífico ejercicio de libre asociación.  Pero como yo soy un tipo más metódico y más organizado no me sirve.  Y sí, se hablan muchas cosas tontas en ocasiones, son muy pocos los que logran hilvanar un buen mensaje en el free style.  La mayoría de la gente dice cosas sin sentido y sin un orden lógico…

En el hip hop quizás es difícil lograr la métrica, la estructura de lo que estás diciendo, sin rimar.  Eso lo he hecho en el spoken word, nunca en un tema.  Lo que sí trato es de buscar la idea central de lo que voy a decir, y después buscar la forma de que me rime.  Tengo que estudiar bien las palabras que voy a utilizar para que rimen sin perder la esencia de lo que quiero decir.  Eso también es un arte.  Tú no eres capaz de imaginarte lo complicado que es.

Ahora me gustaría entrar en el tema del Rastafari, que es la filosofía que tú profesas.  Tú eres un seguidor de Haile Selassie y de todos los principios del Rastafari…

Sí.

Sin embargo se dice que Haile Selassie era un dictador, e incluso Marcus Garvey llegó a criticarlo porque mantenía personas en la esclavitud en su país.

A ver… porque esto ya es otra historia.  Recordemos que Etiopía, aún en el mundo contemporáneo, era una monarquía.  No estaba determinada por la civilización actual con presidente, elecciones libres, etc.  Entonces, hay que pararse ahí y preguntarse: ¿Cómo funcionaba Etiopía? Bueno, había esclavitud, hombres negros que tenían esclavos negros.  Dentro de esas normas Haile Selassie era el que tenía la vara de la justicia… Sí, podía ser un dictador, pero un dictador que gobernó con cierta justicia, aunque con una claridad absoluta de que él era el máximo líder.

¿Y a ti no te resulta contradictorio? O sea, ¿no es eso al final lo que estás criticando de este sistema?

La guía de Haile Selassie para mí es absolutamente espiritual.  Cuando revisé la historia vi…  bueno, que había una monarquía… La gente estaba acostumbrada, porque antes de él era otra monarquía.  No es que Etiopía venía de una democracia y cayó en un estado monárquico., pero yo no viví la época de Haile Selassie.  Lo que yo recibí de él fue su enseñanza espiritual.

¿Y en qué consistía esa enseñanza espiritual?

Amor, amor y paz.  Y mucha fe en el creador.

Raudel con su esposa e hija. Foto: Yusimí Rodriguez.

El mensaje de Su Majestad Imperial para el pueblo negro es definitorio en mi filosofía: mensaje de emancipación, de conocimiento, de crecimiento espiritual, de amor, en armonía con la naturaleza y con el hombre A mí me cuadra el mensaje que dejó, y todos los días me levanto, hago mi meditación en el nombre de Su Majestad Imperial Haile Selassie… Y como yo no viví una monarquía, tengo otra mentalidad, y vivo en una república, sí estoy cuestionando aquí lo que no viví allí.  ¿Te das cuenta?

OK.  Tengo otra pregunta con respecto a la filosofía rastafari.  Leí que uno de los principios del rastafari es el rechazo a los homosexuales.  ¿Tú compartes este principio?

No, no.  Eso no es un principio del rastafari.  Me imagino que esos son problemas de lecturas de cada cual.  Cuando Dios habla de amor, habla de amor.  No dice: no amen a los homosexuales, o rechacen a los homosexuales.  Con esa premisa, dictada por el Superior, yo soy un hombre en el camino Rasta y no odio a los homosexuales.  En ninguno de los documentos donde el mensaje rasta se consolida, dice que hay que odiar a los homosexuales.

Creo que eso debe ser un problema de actitud personal, como hay rasta que fuman ganja y otros, no; como hay rasta que incluyen el pescado en su dieta, otros que solo se alimentan de vegetales, hay otros que equilibran la dieta… El amor es por todos y para todos, no excluye a nadie.  El rasta no es hostil, se puede equivocar, y se puede defender también… Yo no tengo entre mis premisas odiar a los homosexuales, por la sencilla razón de que son hombres también, son creación de Dios…

Y mujeres

Y mujeres, claro, disculpa.  Cuando digo hombres hablo de la condición humana.  Son criaturas de Dios y como tal hay que respetarlas y amarlas… Yo voy al hecho de que la persona sea espiritual, transparente, honesta.  A mí me podrán criticar este criterio, pero yo funciono así.  Todo es un problema de posición y de actitud.  No es que un precepto diga algo y tú lo tengas que aceptar y ya, porque entonces no practicas un principio de libertad.  Y como siempre digo, yo tengo mi fe en la filosofía rasta, pero fe que no duda es una fe ciega.

Te confieso que había llegado a pensar que eras un tipo un poco machista, porque todo el tiempo hablas en términos del hombre, el hombre negro.  Pero tú tema “Princesas.” del disco Mi testimonio, demuestra lo contrario.

Es posible que tenga algún rezago machista.  He vivido en una sociedad machista.  Mi madre me crió con la idea de que los hombres no lloran.   Pero mi forma de pensar y de ver la vida es bastante progresista en cuanto a la igualdad entre el hombre y la mujer.  Y en los conciertos me emociono y hasta lloro un poquito.

¿Hay algo que tú en lo personal quisieras agregar, algo que quisieras decirle a los lectores del sitio y a la parte del pueblo cubano que tiene acceso a Internet y puede leer Havanatimes?

Sí, creo que he hecho una entrevista agotadora y que he hablado como loco… No, no, eso es broma… Que les deseo paz, amor, fe, mejores cosas para todos y que el día de la liberación está cerca… Eso es un criterio amplio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *