Entrevista con el líder kriol nicaragüense George Henríquez

Por Courtney J. Parker*

HAVANA TIMES – La siguiente es una entrevista con el líder kriol nicaragüense George Henríquez. En la misma él habla sobre su trabajo en la radio comunitaria y la nueva “Ley Mordaza”. También sobre la situación de la Covid-19 en la región atlántica del país, así como de la vacuna rusa y mucho más.

En primer lugar, quiero preguntar cómo está afectando el coronavirus a su comunidad de Bluefields y a las diversas comunidades de La Moskitia.

Como académico de Salud Pública, también tengo que investigar un poco más y cuestionar si el Gobierno de Daniel Ortega (FSLN) ha hecho algo para contribuir al sector de Salud allí.

George Henríquez: El problema del virus es nuevo y es un padecimiento muy extraño.

La mayoría de las enfermedades tienen medicinas naturales, que los curanderos pueden tratar según los síntomas, pero, en lugar de eso, estamos viendo muchas muertes.

Todavía estamos lidiando con los síntomas de COVID-19 con hierbas y medicina tradicional.

A nivel nacional, el Ministerio de Salud Pública realizó campañas en español sobre el uso de mascarillas, guantes y alcohol. Sin embargo, aparte de los problemas de idioma, la dificultad también sigue siendo que nosotros [en La Moskitia] no tenemos acceso a esos artículos que están disponibles en otros lugares.

No tenemos supermercados, farmacias (etc.) …

Entonces, existen barreras para seguir los consejos de las campañas gubernamentales de Salud Pública …

Henríquez: Sí. Hay falta de acceso. Es muy caro.

Creamos campañas en varios idiomas sobre cómo hacer máscaras y lavarse las manos hasta los codos. Nos cuidamos unos a otros.

A nivel local, todos los sábados tenemos un programa de radio permanente que ofrece transmisiones en kriol para ayudar a establecer un puente entre las medidas y los medios de seguridad y la Salud Pública.

Las campañas publicitarias en la televisión, en los canales de TV nacional son más limitados.

Los periodistas no cubren La Moskitia.

Durante años he estado leyendo sobre la planta de vacunas rusa inaugurada en Nicaragua.

Ha habido cierta confusión sobre la necesidad de ensayos clínicos aleatorios en humanos con la nueva vacuna rusa contra el coronavirus, que se distribuye en América del Sur y Central,

Y, el grupo hacktivista Anonymous pirateó el Gobierno del FSLN y pareció encontrar una incidencia de enfermedades y una tasa de muertes mucho más alta de lo que se informaba oficialmente.

¿Cuál es su opinión sobre esto?

Henríquez: Nos ocupamos de las epidemias de malaria y dengue con regularidad, por lo que la gente a menudo no sabe qué virus es. Los síntomas son similares.

No hay clínicas, y se requiere enviar las muestras de sangre a Managua.

Y se necesita toda una semana para obtener resultados.

La campaña de vacunas ha comenzado…

Escuché sobre la irrupción de Anonymous en el Ministerio de Salud y la exposición de cantidad de casos que se habían ocultados a la gente.

Se iba a probar la vacuna rusa. Rosario [la esposa y vicepresidenta de Ortega] dijo que estaban abiertos, pero la gente no estaba dispuesta a ser conejillos de India … a menos que lo hicieran en secreto.

Hubo una campaña pública para ello, pero encontraron resistencia.

Entonces, ha sido un viaje largo y lento desde 2018 cuando realmente comenzó el levantamiento cívico. Por supuesto, sabemos que la situación en La Moskitia ya era urgente. ¿Cuál cree que es la mayor diferencia entre las dos luchas?

Henríquez: El tema es la oposición ideológica mestiza en el partido político de extrema izquierda con respecto a la autonomía kriol e indígena en La Moskitia.

¿Le parece similar a cuando La Moskitia básicamente tuvo que alinearse con la Contra en algunos puntos durante los ‘80? ¿O hay más intereses superpuestos y unidad con el movimiento azul y blanco?

Henríquez: La Alianza Cívica es solo una pequeña parte de la oposición, pero fue la que recibió mayor publicidad.

Reciben demasiada atención. La gente los apoyó desde su organización de base, pero no cumplieron con lo esperado.

La Coalición Nacional es la expresión de la sociedad civil iniciada en 2018. En febrero y junio de 2020 se fundó.

La Coalición Nacional es una combinación de todas las diferentes organizaciones civiles de derechos humanos.

¿Puede describir su papel en la radio comunitaria en La Moskitia?

Henríquez: He estado haciendo un programa de radio una vez por semana durante los últimos 15 años en kriol. Damos cobertura a las noticias nacionales, regionales e internacionales, y la interpretamos en nuestro propio idioma y cultura. Pueden ser temas de economía, política, derechos humanos…

Hemos logrado sobrevivir a la prohibición de otras dos estaciones de radio en la región y otras dos que fueron cerradas por el Gobierno. Intentaron comprar y pagar el espacio del transmisor, pero el propietario no aceptó el soborno.

¿Y otros medios? Escuché que el Estado tomó el control de estaciones de televisión y recuerdo que intentaron quemar una de las estaciones de radio en Bilwi / Puerto Cabezas antes de las recientes represiones contra la libertad de prensa. ¿Cómo afecta la supresión de los medios a la situación actual? ¿Sientes que une o divide a las personas que luchan por la justicia?

Henríquez: Vivir en una dictadura es una experiencia de primera mano que es casi imposible de describir: estar en una situación en la que no puedes acompañar a tus hijos a la escuela o al parque.

La Policía Nacional le apunta con un arma a usted y también a la cabeza de tu esposa frente a sus hijos…

Despertar a cualquier hora del día con las AK 47 delante de tu casa.

Recibir solidaridad de cualquier tipo es edificante y positivo…

Como activista de la comunidad que soy un objetivo rutinario, no puedo tener un hogar normal y también viene con oportunidades muy limitadas.

Hace que sea difícil ser empleado, porque representa un riesgo para la organización.

Te impided moverte, movilizarte y concentrarte en la educación.

Me han arruinado, perseguido y amenazado. Mi familia también ha sido amenazada. Hemos estado viviendo así durante los últimos dos años y medio.

En abril de 2018 los temas se hicieron más públicos en Nicaragua y el mundo comenzó a prestar atención a lo que estaba sucediendo. Por lo tanto, finalmente ha recibido una atención que complementa los temas anteriores.

Eres una especie de líder en el partido político tradicionalmente dirigido por indígenas de YATAMA. ¿Puede describir su rol dentro de esto?

Henríquez: Soy uno de los 3 delegados de YATAMA para representar a La Moskitia en el Comité Nacional de la Coalición Nacional.

Nuestra posición se opone a la cultura colonizadora mestiza de la costa del Pacífico.

A través de ambas dictaduras hemos mantenido la misma posición dentro de la izquierda o la derecha, como un partido político legítimo y visible.

¿Qué sucede con la nueva ley que requiere que cualquier persona que reciba dinero de fuera del país se registre como agente extranjero? Al parecer eso podría o, con toda seguridad, será algo de lo que se abusará de manera desenfrenada.

Henríquez: Dicha ley no es más que otro movimiento del dictador para controlar a la gente y tratar de derribar el espíritu de la población.

Cuba, Venezuela, Rusia también tienen esto…

Las elecciones de 2021 son muy inciertas; no va a ser fácil. Son inseguras y resulta un desafío para la democracia en Nicaragua.

También es un desafío para la OEA apoyar la democracia y los derechos humanos en toda América Latina. Es un desafío para Estados Unidos apoyar la democracia.

Los movimientos locales y nacionales apuntan a un cambio de régimen no violento, basado en el conocimiento básico de los estándares internacionales de democracia.

Cambiando un poco de tema, ¿cuál cree que será el impacto ambiental de la invasión del FSLN en los territorios de La Moskitia?

Henríquez: El impacto en el medio ambiente es que sus abusos y usos de nuestros territorios legales llegan al punto en que la comunidad indígena y negra pierde.

Su cultura económica está basada en el extractivismo y es impulsada por los recursos. Está dentro de las formas capitalistas de hacer negocios… no existe ningún asunto de ideología social o socialismo involucrado.

***Después de que se realizara esta entrevista, Sputnik, medio de comunicación controlado por el Gobierno ruso, publicó un artículo en el cual se describe que el papel de la vacuna COVID-19 en América del Sur apoya a la Revolución Bolivariana de Venezuela.***

*Courtney J. Parker tiene un doctorado en Salud Pública por la Universidad de Georgia.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *