Cuba vista por turistas: Marta de España

Por Yusimí Rodríguez

Vista del malecón desde el apartamento donde permaneció Marta en La Habana

HAVANA TIMES, 30 dic — Marta es española. Ha viajado muchos países, pero había dos que anheló conocer durante mucho tiempo:  Brasil y Cuba. Al primero viajó en el 2009. Este año, justo el de su cincuenta aniversario, ha venido a la Isla y ha podido comparar sus expectativas con la realidad.

Marta: Como sabes, España tiene muchos vínculos con Cuba. Mi familia tiene vínculos indirectos por abuelos y hermanos que viajaron aquí. Tengo primos cubanos a los que casi no conozco. Mi hermana también ha venido muchas veces. Tengo amigos cubanos que viven en Barcelona.

Antes de venir, había escuchado de todo. Me he percatado de que Cuba es un país que o lo amas o no te gusta nada. Depende de con quién hables.

Alguna gente me decía que le había parecido un país de mucha miseria, muy triste. Los cubanos que se fueron y no quieren regresar hablan muy mal. Por la parte española, había oído que es un país de mucho turismo sexual.

Marta

Me decían que tuviera cuidado con los cubanos. Tienen fama de atacar a los turistas, porque es una forma de salir de aquí. Pero también había escuchado que es un país excelente, divertido; que la gente es alegre, que te lo pasas muy bien.

Ha permanecido casi quince días en la Isla. Durante este tiempo, ha permanecido en una casa de cubanos donde solo hay agua desde las seis de la tarde hasta las siete de la noche. Como cualquier cubano, ha debido llenar vasijas durante esa hora, y ahorrar el agua para disponer de ella a lo largo del día. Ahora puede hablar sobre Cuba con voz propia.

Marta:  He viajado mucho y espero viajar más. Este país, o por lo menos La Habana, que es la única ciudad que conozco hasta ahora, la coloco arriba en la lista. Creo que es la ciudad con la que mejor he conectado.

¿Será que Marta es masoquista?

Marta:  Es que es un país diferente, quizás un poco parado en el tiempo. Sé que los cubanos os quejáis muchísimo de que os falta libertad, que no tenéis Internet, que pasáis mucho trabajo. Supongo que si yo fuera cubana sentiría lo mismo. No es igual venir de vacaciones que vivir aquí… He mirado dos veces el Internet desde que llegué y no me he perdido gran cosa. Vengo de España y es terrible como allí nos bombardean con noticias todo el día:  que si nos hundimos, que si se hunde Europa. Es increíble como los medios de comunicación manipulan a la gente. Estamos todos en un estado como de catastrofismo máximo. Aquí, es un gusto estar libre de todo eso. La ciudad me parece bellísima, me encanta.

Casa de La Habana fotografiada por Marta.

HT:  ¿Se refiere a la arquitectura?

Marta:  Sí, pero también a la gente. He tenido la suerte de que conozco personas aquí. Habría sido diferente de haber estado sola, metida en el hotel todo el tiempo. Sois gente despierta con la que se puede hablar de cualquier cosa. Sois fuertes y ocurrentes. Además, os habéis librado durante mucho tiempo la especulación inmobiliaria que ha afectado al resto del mundo. Eso tiene su lado bueno y su lado malo.

HT:  ¿No cree que eso nos afectará ahora que las personas tienen la posibilidad de comprar casas?

Marta:  Me refiero sobre todo al aspecto estético. También me doy cuenta de que hay muchas partes de Cuba que son más bonitas que otras. Pero hay muchísimas casas bellas de la época colonial o de principios del siglo XX. Lo puedo comparar con España en mi memoria, con las casas y los espacios que veía en mi infancia. Allí se ha perdido eso.

El Malecón visto desde el apartamento donde permaneció Marta en La Habana.

Han demolido todas esas casas y han construido edificios horribles, sin ninguna estética. Las otras ciudades que he visitado, por ejemplo San Francisco, Australia, Nueva Zelanda, que es un país de menos de 200 años, no tienen alma, a pesar de los edificios que son modernos y muy bonitos.

Aquí, es verdad que las calles están sucias; las aceras, rotas; las carreteras, llenas de baches. Habría que meter dinero en la infraestructura. Pero de todas formas, La Habana, y creo que toda Cuba, es un diamante en bruto. Hay mucho potencial. Si hubiese existido la especulación inmobiliaria de los demás países, habrían tirado muchas casas y construido esos apartamentos horribles.

Desde fuera, me parece que estáis en un proceso de transición. No sé que pueda pasar cuando muera Fidel, pero esto no se puede sostener mucho. Creo que si hay un cambio, lo que debéis temer es que vengan los cubanos de Miami y se apoderen de todo, y empiecen a derrumbar y construir lo que ellos quieran. Creo que la UNESCO debería declarar todas esas casas de antes de 1959, con un interés arquitectónico, como monumento artístico. No quedan muchas en el mundo.

Foto de La Habana tomada por Marta.

HT:  ¿Qué es lo que más le ha desagradado de Cuba hasta el momento?

Marta:  La comida. La nutrición en este país está terriblemente mal. Me gustaría ver las estadísticas de enfermedades como diabetes y cáncer. Hay muy poca variedad de comida. Coméis muy poca verdura y fruta, y demasiada azúcar y carne de cerdo. Creo que el pescado es bastante caro.

El sistema tendría que promover una alimentación más sana, sobre todo en los niños. Más frutas y verduras. Además, debería ayudar a los agricultores. Ya sé que hay embargo y todo eso, pero creo que podríais cultivar más frutas.

Antes de regresar a España, Marta viajó a Varadero, considerada la playa más hermosa de Cuba, pero casi vedada para los cubanos, por los precios altísimos, en divisas, naturalmente.

Marta:  Es cierto que es muy bella. La naturaleza, la vegetación… muy atractiva. Pero estaba llena de turistas, era como estar en cualquier playa del Pacífico o del Caribe. No tiene personalidad. Realmente, prefiero La Habana.

Marta en Lago Agrio, Ecuador

HT:  ¿Le pareció muy caro?

Marta:  Pues para los turistas, normal. Nos cobraron 200 CUC por dos personas, con transporte incluido, en un Hotel Cinco Estrellas, con barra abierta y todo eso. Pero al final, no les salió muy rentable, porque cometieron un error cuando el transporte fue a recogernos y tuvieron que enviar un taxi a buscarnos. Nos trajo hasta la puerta de la casa. Realmente, falta eficiencia en Cuba.

HT:  ¿Piensa regresar?

Marta:  Tenlo por seguro. Este ha sido el inicio de una larga historia de amor.

Ha vivido y trabajado en Nueva Zelanda por veintiún años. En el 2009, un canal de la televisión española filmó un documental titulado “Aragoneses por el mundo:  Marta en Nueva Zelanda.” Aún podría estar disponible en Youtube.

Allí es trabajadora social y atiende a refugiados que recibe el país. Pero es posible que no continúe realizando esa labor. Está en un momento de cambios en su vida y aún no tiene idea de la dirección que va a tomar. Pasar una temporada larga en Cuba y hacer un curso de cine, tal vez, podría ser una buena opción.

Marta:  “Pero buscaría una casa con todas las condiciones, y sobre todo que tenga agua las veinticuatro horas.”

—-

Vea:  Cuba vista por turistas 1 y Cuba vista por turistas 2

2 thoughts on “Cuba vista por turistas: Marta de España

  • Me ha gustado el analisis de Marta como turista es bastante consecuente con lo que ve por eso digo es respetable, claro para opinar mejor tiene que vivir alli a lo cubano, de todas maneras seria diferente por ser española y poder regresar cuando quiera o recibir ayuda desde el exterior, pero es lo que hay y su opinion me vale, una cosa que no me gusta hacer ni que lo hagan otros es comparar a cuba con paises desarrollados porque las situaciones son diferentes, nunca es comparable lo que si es bueno es quitar las trbas que nos imponemos o nos imponen en la isla para que todo se relaje un poco, tambien los paises tienen que relajarse con cuba y todo ira bien, lo de la libertad de expresion es relativo por que en cuba no se dice todo lo que se piensa por sus maneras de manejar la politica que es discutible, pero fuera la libertad tampoco es muy abierta que diagamos o al menos dices y dices con toda la razon y nadie te hace caso eso en el mejor de los casos, en ocasiones por quejarte eres acusado y si no tienes medios suficientes para defenferte das con tus huesos en la car… que no todo lo que brilla ni en cuba o fuera es oro y lo contrario no hay que ser superficial a la hora de criticar ver lo malo y bueno de todos.

  • Mira, necesitas vivir como cubano unos 10 años y mamar de su dictadura . la miseria incluso es soportable, pero la represion NO—
    vas como española con tus €€€€€€€ para saciar tu sed y la de los que estan a tu lado ese tiempito. Con unos pocos €€€ eres las reina de la habana, te lo ponen todo en la mano y ademas puedes darte el lujo de invitar a esos cubanos a algún lugar de esos que la gente de allí desconoce porque no pueden acceder por mil razones.
    Te hace falta vivir una dictadura como la castrista-cubana, para que después de probarla tengas derecho a hablar algo.
    ¿sabes’? alli en tu amada cuba-castrista NO puedes indignarte, ni opinar, ni manifestarte, ni protestar, etc…. allí te llena de obligaciones y de prohibiciones.
    Tu que ya estas acostumbradita a la libertad y a la democracia, o te daría un infarto, o se te iba la lenguaza y por supuesto te detenían o de lo contrario serías un cubano mas de esos que callan y aguantan hasta ver que pasa, sobre todo pensando en largarte pa´l carajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *