CHeHo: una iniciativa cubana doblemente polémica

Por Dmitri Prieto

Rogelio M. Díaz Moreno y Boris Caro.

HAVANA TIMES, 12 sep— Eso de usar las redes sociales digitales para hacer política ha sido un tópico sospechoso en los últimos años; en Cuba, han abundado explicaciones sobre cómo maliciosos agentes del Imperio han provocado “revoluciones” juveniles en pacíficos países donde usuarios inconformes de Facebook y Twitter de la noche a la mañana lograban aglutinar grandes “masas críticas” humanas en las principales plazas y calles de sus respectivas capitales.

Se supone que más de un gobierno “patriótico” ha sido derribado en los últimos años gracias al uso de “tecnologías políticas” no violentas por grupúsculos sediciosos pro-imperialistas, para quienes aprender el uso de las redes cibernéticas era un punto clave en su fatídica labor de aglutinar a la masa humana (dándole colores identificativos y consignas subversivas).

Después, los pérfidos empresarios políticos de la estandarizada democracia burguesa “clásica” se harían cargo de la ahora cambiada coyuntura (desplazando a los idealistas y demasiado digitales “revolucionarios”), y ya está listo un nuevo país en retorno al redil del sistema-mundo capitalista… (ese es el sumario de la hipótesis de la conspiración).

Tal scenario fue utilizado por algunxs analistas criollos (y no criollos) incluso para explicar la crisis política y las correspondientes revoluciones populares en los países árabes. Y entonces, llegó el 15-M. Resultaba demasiado absurdo racionalizar el movimiento de lxs indignadxs españolxs por la Democracia Real ¡Ya! a lo conspiracy-theory, mediante el recurso explicativo de unos tweeteros de la CIA convocando a las multitudes a dejar de currar para congregarse (bajo el sol) en la madrileña Plaza del Sol.

En fin, en todos esos países la cuestión del verdadero rol de tweeterxs o facebookerxs “al servicio del Imperio” ya es pasto para historiadorxs, y resultó claro que a los movimientos populares “de verdad” – con amplias raíces sociales- también les son tremendamente útiles los recursos digitales de interconexión instantánea, aún cuando sean originalmente un producto capitalista…

CHeHo (cuyo nombre puede recordarles a algunxs los años ´60: CHE Guevara y HO Chi Min, aunque “en cubano” signifique otra cosa…) es un proyecto cubano en Facebook muy alejado (aún) del logro de una “masa crítica” en las plazas de La Habana… dada, en primera instancia, la enorme dificultad para lxs cubanxs de acceder a Facebook.

Pero por lo dicho antes, es ya una iniciativa polémica y hasta sospechosa (para creyentes en la conspiración digital). Y además lo es por partida doble.  Porque lxs CHeHos son Cubanxs Heterosexuales que luchan contra la Homofobia: heteroaliadxs, (del inglés straight ally) como Noam Chomsky y Sandra Bullock (¡aunque quizás sin tanta fama!).

Si alguna “masa crítica” desean crear, es una masa de respeto a los derechos elementales de quienes se comportan de manera diferente en uno de los aspectos de la vida: el sexual, diferente al resto “mayoritario” de la población. Representan digitalmente a una fracción de esa  “mayoría” que promueve el respeto a las minorías. ¿No es acaso una causa noble? Sobre todo en Cuba, un país (entre tantos) donde la homofobia viene casi instalada en las conciencias cotidianas de las personas…  Lxs CHeHos hacen política, pero de y desde la cotidianidad.

Sin más preámbulo, damos la palabra a uno de los activistas de ese pequeño grupo en expansión que emergió a la luz pública en la Jornada contra la Homofobia (mayo de este año, ¡casi simultáneamente con el 15-M español!). HT entrevista a Rogelio M. Díaz Moreno (¡ah! casi se me olvida: Rogelio es esposo de Yasmín Silvia, recientemente también entrevistada por HT. Junto con Rogelio, participan en el proyecto Boris Caro, activista del colectivo Bloggers Cuba, y Jorge Baños, fotógrafo.

HT: ¿Cómo nace la iniciativa de un proyecto de heterosexuales en contra de la homofobia?

Rogelio M. Díaz Moreno: El combate contra la homofobia, como los combates contra la discriminación de la mujer y contra el racismo, despiertan la sensibilidad de todas las personas que desean comportarse acorde a un ideal de justicia igualitario. Uno conoce del problema, conoce a la gente que lo sufre y está en primera fila del enfrentamiento y se da cuenta de que unirse a ellos de alguna forma es algo correcto. Bajo la sombrilla del CENESEX ya había asociaciones de gays, lesbianas, etc., que dentro de sus limitaciones ofrecen un marco para organizarse esas personas.

Por otro lado, como tú sabes, hay gente que se inhibe de expresar apoyo o solidaridad aunque sienten que es lo correcto, porque arrastran un poco de prejuicio o miedo subconsciente a que los consideren homosexuales también, además no tendrían justamente el marco para hacerlo dentro de las organizaciones de las L, G, B o T que son muy específicas.

Rogelio M. Díaz Moreno

Entonces en la marcha contra la homofobia el pasado 17 de mayo, con un buen número de heteros enarbolando banderas arcoiris, se nos ocurre que también podíamos hacer una cosa como una organización hetera de apoyo y solidaridad, y la dejamos establecida ahí en el pabellón Cuba. Luego se abrió el grupo en Facebook.

HT: ¿Por qué CHeHo (o cómo es que se escribe…)?

Rogelio: Los gays usan con frecuencia el apelativo de “cheos” para referirse a los heteros, como una manera burlesca. Además, las siglas que forman un acrónimo – palabra propia que tiene algún significado significativo, valga la redundancia, son siempre divertidas, estimulantes. Cuando hablamos de hacer el proyecto, una coalición de heteros contra la homofobia, había una “C“, una “He“, un sonido “Ho” con su h que no se pronuncia.

Aquello se pintaba solo. Ahora podemos reivindicar el apelativo “chehos” con satisfacción, darle esta connotación de la que se puede estar orgulloso.

HT: ¿Cuáles fueron sus experiencias más relevantes durante la última Jornada cubana contra la homofobia, auspiciada por el CENESEX?

Rogelio: Fue de lo más interesante portar los carteles de la marcha del 17 de mayo e ir agitándoselos a los espectadores. También cuando un compañero estaba cansado de ondear un banderón arcoiris inmenso, me pidió que lo llevara un rato, y lo porté un par de cuadras. Fue una marcha divertida, dinámica, y Mariela [Castro Espín, directora del CENESEX] dio un discurso muy sentido.

HT: ¿Qué planes tienen con el proyecto?

Rogelio: Darlo a conocer, unir bastantes personas. Participar con el CENESEX en sus actividades, pero sin limitarnos a ello. Todos los que se unan van a tener ideas de lo que se debe hacer, y al ser un proyecto que pretende ser horizontal, entre todos se decidirán los planes. Este tipo de iniciativa por lo general debe promover acciones educativas, lo que es un gran saco donde caben gestiones de actividades recreativas, culturales, de pensamiento…

HT: Plataformas tecnológicas: ¿sólo facebook? ¿Cómo confrontar las carencias del ciberespacio cubano? ¿Sólo un proyecto digital-virtual, o también analógico-actual?

Rogelio: En facebook se abrió un sitio gracias a la conectividad de un fundador, pero no nos limitariamos naturalmente a ello. Tal vez abrir un blog.

Darnos a conocer en los foros de la sociedad civil como el Observatorio Crítico (OC). Y ni se sabe bien. CHeHo está prácticamente en estado embrionario todavía, no se puede saber a dónde vamos a parar ahora, pero queremos marcar una diferencia.

HT: Uds. también son bloggers, integrantes de Bloggers-Cuba (BC), un grupo polémico… ¿en qué les ha ayudado la experiencia como blogueros en la gestación de CHeHo?

Rogelio: Con el blogueo y la participación en BC entrenamos la capacidad de domar -que no perder- el miedo a hacer algo que nos parece bien aunque no nos hayan convocado oficialmente ni hayamos pedido permiso. Más el ejercicio del criterio, la escritura, la participación y el debate y el pensamiento crítico que se desarrolla por el tipo de blogueo que hemos hecho. Con el blogueo se desarrollan también -si uno quiere- las capacidades de escuchar a los demás y sensibilizarse con sus realidades.

HT: Un investigador neoyorkino (Ted Henken) recientemente publicó un interesante análisis de la blogosfera cubana que inmediatamente generó polémicas. ¿Creen que existen afinidades entre las carencias-polarizaciones que enfrentan los proyectos y colectivos LGBT en la creación-gestión de un movimiento social amplio –por un lado- y –por el otro- las confrontadas por los blogueros y otros activistas del ciberespacio?

Rogelio: Qué pregunta tan complicada, y encima quieres que la responda en un párrafo. Por la parte del ciberespacio, los dos principales grupos definidos y enfrentados -los disidentes y los oficialistas- tienen motivaciones políticas simplescas para comportarse con alto grado de exclusividad y reclamar la única representación legítima, a la vez que es posible que hagan algún que otro esfuerzo por absorber a los que no responden a esa lógica binaria.

Los proyectos-colectivos LGBT, como los auspiciados por el CENESEX, se integran poco entre sí tal vez por limitaciones en la visión de sus decididores, una pobre satisfacción en campear en una finquita propia, e influye el que se muevan bajo el tutelaje de una institución superior que les limita autonomía.

Así también se les hace difícil abrirse hacia el resto de la sociedad civil. Tenía que haber empezado diciendo que esos son observaciones a lo medio loco, porque no tengo más que referencias de lo que me cuenta algún que otro miembro de esos proyectos, así que deben estar muy incompletas.

Dicen las malas lenguas que la disidencia también ha organizado sus propios proyectos LGBT, pero con ese origen no creo que ni unos ni otros vayan a avanzar mucho en una coordinación conjunta, no sin pretender que “los otros” se le subordinen a cada cual, lo que no iba a ocurrir.

HT: ¿Qué hacer para que iniciativas como la vuestra sean más eficaces en la vida social cotidiana?

Rogelio: ¿Qué hacer para que lo que hacemos sea más eficaz? Hombre, primero déjenos que lo hagamos. Eso puede o debe dar algún resultado o no, pequeño o mediano.

Entonces va y mejoran las condiciones después de obtenidos esos primeros y pacientes resultados para después seguir haciendo otras cosas.

A lo mejor los primeros resultados son algo tan abstracto como darnos a conocer. O que se unan más personas. El concepto sencillo de que el camino se hace caminando.

HT: ¿Cómo afiliarse a CHeHo o apoyar ese proyecto?

Rogelio: Por mí, CHeHo es todo aquel o aquella que lo quiera ser, así sea en los Remates de Guane y no nos haya podido contactar nunca. Pero ya que estamos, los conectivosos que vean nuestro grupo en Facebook, que yo ni puedo entrar porque no entro en esa categoría privilegiada, mándennos correos. Apoyo puede ser afiliarse, participar, manifestar explícitamente su acuerdo con las ideas de grupo, y en general toda acción que corresponda con nuestros principios, esto es, el combate a la homofobia y por el respeto a la diversidad sexual, digo, a menos que el actuante no desee que se le asocie con nosotros.

Nota del entrevistador: según pude ver con lxs propixs activistxs, aún no se ha estandarizado la escritura de sus siglas “Che(H)o”. Esperemos que las redes sociales ayuden a darlas a conocer, y ¡buena suerte!

 


3 thoughts on “CHeHo: una iniciativa cubana doblemente polémica

  • el 14 septiembre, 2011 a las 3:27 am
    Permalink

    Enhorabuena por vuestra iniciativa. Sólo un apunte: opino que es necesario apoyar la causa de la libertad sexual no sólo como forma de solidaridad hacia las personas LGTB. Los hombres que se definen como heterosexuales tendrían que ser conscientes de que la homofobia también les limita a ellos. En mi cultura (vasca; imagino que en Cuba pasará igual) un hombre puede ser tachado de “maricón”por conductas tan variadas como llorar en público, declarar que le gusta el sexo anal, dar un abrazo sentido a un amigo… Si en el caso de las mujeres se nos controla metiéndonos miedo a que nos tachen de putas, en el caso de los hombres, el miedo es ser “poco hombre”, o sea, marica. Por ello creo que todos los hombres han de implicarse contra la homofobia, porque no sólo supone aceptar a las personas homosexuales, sino aceptarse a uno mismo, construir un modelo más libre de masculinidad.

  • el 13 septiembre, 2011 a las 10:07 am
    Permalink

    Excelente entrega. Tengo el honor de haber estado presente en el justo momento de la creación de Cheho, y me siento orgulloso que amigos míos heterosexuales se hayan animado a tal iniciativa. La realidad es que ellos, sin tal cartelito, ya apoyaban desde antes las luchas por los derechos del público LGBT cubano.
    Solo deseo aclarar un puntito: en la primera respuesta de Rogelio, se refiere a los grupos del CENESEX. Es importante recordar que en esos grupos hay personas de todos los sexos y orientaciones sexuales, lo cual incluye a personas heterosexuales, por supuesto. De hecho, en HxD (Hombres por la Diversidad) participan mujeres y hombres heterosexuales que han dado importantes aportes para una apertura en el análisis de los conflictos a que se enfrenta nuestra sociedad.
    Felicidades a Dmitri y Rogelio… y gracias

  • el 13 septiembre, 2011 a las 5:17 am
    Permalink

    ¡Hey, chavalos, cojonudo su blog!
    Hoy, no sé como llegué hasta aquí, pero descubrí vuestro blog y me he pasado la madrugada leyendo cada artículo, os escribo para deciros que a partir de hoy seré uno más de vuestros lectores y admiradores y que podreis contar conmigo para si os apetece o necesitais ayuda o recibir algún que otro artículo necesario para continuar vuestra labor, soy cubano como vosotros pero he vivido casi toda mi vida en el exterior. Mi interés es también la poesía, os envío la dirección del portal para si os apetece visitarlo, aunque os advierto que de poeta real, tengo muy poco o solamente mi amor por la poesía
    http://justinoreneemorales.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *