Los que apoyan a Maduro

Caridad

HAVANA TIMES – En Venezuela hay mucha gente que, si no lo aman, al menos les conviene que Maduro continúe en el poder.

Dentro del sistema, vistiendo camisas rojas, burócratas recién estrenados con la “Revolución” o burócratas de antaño, pueden sentir o no algún afecto hacia Maduro; pueden defenderlo a gritos o dejar las ofensas solo para ciertos momentos íntimos, pero a la larga no desean otro gobierno.

Primero, porque un cambio de dirigencia siempre conlleva la probable pérdida del puesto de trabajo, como suele suceder en ministerios e instituciones del Estado aquí en Venezuela.

Segundo, porque la gente que trabaja en servicio público suele obtener muchas prebendas cuando la ineficacia vuelve un laberinto frustrante cualquier trámite, por ejemplo, el Saime. En otra ocasión mencioné que esta es la institución que se encarga del servicio de identificación a nacionales y extranjeros, así como de la Inmigración. 

Imaginen en estas circunstancias, en las que medio país ha emigrado o está deseando emigrar. ¿Cuánto ganan los encargados de esos trámites? O, mejor, ¿cuánto cobran a los ciudadanos que necesitan agilizar su proceso? Y cuando digo agilizar, quiero decir que, al menos, exista ese proceso.

Hace poco me dieron el precio para un trámite a cubanos (los cubanos somos la escoria para el sistema burocrático venezolano, sobre todo, en el Saime, pues el Gobierno de Cuba se encargó muy bien de que suceda así).

En caso de que un cubano se encuentre ilegal y quiera regularizarse sin estar casado o, incluso, estándolo, el módico precio para hacerlo “por la izquierda” es de tres mil doscientos dólares.

¿Alguien puede contarme cuánto cuesta emigrar a EE.UU.?, porque se me da que es más económico ese proceso que pagar una visa con cédula en Venezuela. Por supuesto, aquí no quedan tantos cubanos ni tan locos como para someterse al proceso, pero por ahí pueden llevar la medida de lo que están ganando los que trabajan en esas oficinas. Por eso los encontrará en las marchas, siempre fieles, siempre alegres y dispuestos a colaborar con el sistema.

En la escala más baja de ministerios e instituciones están los que se encuentran cómodos con los beneficios que obtienen, sea una o dos cajas de comida al mes, algunos productos de higiene, mientras no tienen que dedicar al trabajo ni siquiera 7 horas diarias. O los que ni siquiera reciben este miserable beneficio, pero han tenido la oportunidad de tener un trabajo fijo por primera vez en sus vidas, y por tanto necesitan ser agradecidos con quien les ha otorgado algo de “dignidad”.

Otro sector es el de los militares, ya he hablado de ellos también, son quienes realmente están al mando en Venezuela. Su mando no es para gobernar o administrar, es más bien para robar todo lo que puedan, desde el que mayor rango tenga, hasta los infelices que cuidan carreteras y hacen la vida imposible a todos los que tenemos que viajar por ellas, sean pequeños comerciantes, campesinos, o simples viajeros; todos somos sospechosos de llevar algo que ellos necesitan en sus casas.

Los comerciantes honestos han quebrado o se han ido del país antes de quebrar o les han hecho cerrar sus negocios. Los que han sobrevivido o se han iniciado como comerciantes, les puedo asegurar que no corre mucha honestidad por sus venas, y aunque griten a todo pulmón ¡Gracias a Maduro! cuando cualquier cliente protesta por sus precios, estoy segura de que en el fondo tiemblan cuando se habla de un cambio de gobierno. En este caos los menos honestos están obteniendo ganancias increíbles.

Los pastores evangélicos gozan del paraíso terrenal. Mientras más pobreza y desesperanza haya en el país, mayores serán sus beneficios a través del diezmo, porque su rebaño crece indeteniblemente.

Los malandros creo que no están en la lista de los que aman a Maduro, aunque lo parezca. Ya no se pueden montar a robar o “pedir” en una camioneta porque lo que lleva la gente de efectivo no les alcanza ni para una empanada… las camionetas casi ni existen ya… La FAES anda matándolos o reclutándolos, lo cual les resultará verdaderamente confuso. Así que me parece que no van en esta lista…aunque podría pensarse que ellos son los que más aman a Maduro.

Algo curioso que sucede con los amantes de Maduro, quiero decir, con quienes sí lo apoyan, es que muchos de ellos no eran chavistas. Conozco personalmente – y dentro del Gobierno también abundan – personas que se declaraban antichavistas… y luego derivaron en una especie de hijos pródigos defensores a ultranza del madurismo. Dejo a los sociólogos el estudio de esta gente.

A ellos se unen los chavistas que se unieron a la “Revolución” cuando ya estaba bien servida y segura, con suficientes meriendas en las marchas y casas y divisas y que robaron tanto que ahora, aunque ya no tengan las mismas posibilidades, les queda ese sentido de culpa y una buena cuenta en dólares para seguir apoyando lo insostenible.

Por supuesto están los “pelabolas” o “pata-en-el-suelo”, como llaman aquí a la gente como yo, que no tenemos más que lo que llevamos encima y comemos con lo que consigamos a diario. Por supuesto que no es mucha la gente de a pie que apoya a Maduro, pero lamentablemente hay quienes prefieren vivir miserablemente de un bono, antes que trabajar de algún modo.

No se puede olvidar a los testarudos, los que no gustan de dar su brazo a torcer, porque necesitan una verdad en la que existe un bueno y un malo, porque sino la vida pierde sentido para ellos. Esos prefieren soportar lo que sea que haga Maduro, solo porque él insiste en declararse de izquierda.

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.

3 comentarios sobre “Los que apoyan a Maduro

  • Parecer que hablase de Cuba.

    ¡Gracias Fidel!

    Respuesta
  • Este circo esta opereta de bajo calibre q se inventaron en la Habana con un señor de bigote medio imbécil y descarado es la misma redundancia,como fue primer intento del general Ochoa el pobre difunto q pagó las purgas del otro ególatra y sus negocios en Panamá y Colombia con el caudillo de apellido Escobar,en fin q está tragedia no griega ,sino mas bien isleña en sentido orden y capacidad de reacción por obviedades funciona a contrapelo y contra todo hasta k la básica eelmental función de existencia ,es decir el laboratorio de la Habana( llámese gobierno enfermo y pueril) se burla cada día de ciertos malandros o en su momento no lo eran y ríen de placer miserablemente cada día q p!n asa q la colonia se mantiene !me imagino su satisfacción sádica y enferma cada día q oprimen y rebajan al pueblo venezolano!

    Respuesta
  • Es triste ver como se derumba un país, no solo en lo económico, más penoso en lo moral y en la dignidad. Gracias Caridad por tu crónica del paraíso perdido, aunque no era perfecto claro. De donde vendría la serpiente?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Perrito en la Calle Enramada, Santiago de Cuba. Por Ariel Fuentes (Cuba). Cámera: Samsung Note 8

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com