Encuentros en Caracas con Amaury Pérez

Caridad

Amaury Pérez

HAVANA TIMES, 22 abr — Por el periódico de la alcaldía de Caracas supe de un par de  presentaciones de Amaury Pérez. Como lo anunciaban gratis, no lo pensé dos veces e invité a mi pareja que nunca lo había escuchado.

Nunca he sido seguidora de sus canciones, quiza me gusten dos o tres, no muchas mas, y confieso que, cuando niña, no me hacía ninguna gracia aquel tipo con la cara tan grande.

Pero de mayorcita cambié la opinión y, si bien nunca iba a sus conciertos, me identifiqué con un par de sus canciones.

Lo que sí conocía a la perfección era su capacidad para hacer entretenidos sus conciertos.

Amaury no es el tímido trovador que se esconde detras de una guitarra y unos cuantos versos.

A veces hasta se le olvida cantar de tanto interactuar con el público, hacerle reír. Eso sí lo conocía y por eso decidí ir a pasar un buen rato.

El mismo día del concierto supe que repartirían las entradas gratis en el teatro, pero debía estar a mediodía, la entrega sería a la 1.

Como el Teatro Principal de Caracas, recientemente restaurado, no tiene mucha capacidad, me fui temprano para asegurar puesto. No había muchas personas, pero enseguida empezó a llover y la cola la hacíamos al aire libre.

Entre todos encontramos un pequeño techo a un costado del teatro y allí esperamos casi 3 horas, porque en realidad entregarían las entradas mas tarde. Esperamos y esperamos. La administración fue casi puntual, pero pronto nos enteramos que solo darían una entrada por persona.

Amaury Perez y la cantante venezolana Cecilia Todd

Enseguida comenzaron las exclamaciones, me incluyo en ellas.

¿Quién puede pensar que la mayoría de las personas entren solas a un teatro?

Por otra parte, Caracas no es precisamente una ciudad adecuada para andar solos  después que se pone el sol.

¿Acaso el precio de “regalar” las entradas era – aparte de 3 horas bajo la lluvia – ir solos al teatro?

Algunos prevenidos iban con un amigo o familiar, otros protestaron, y la mayoría decidimos volver a hacer la cola – que no era muy larga – para recoger entonces la segunda entrada que necesitabamos.

Un señor con botas, pulóver con insignia de la Alcaldía y un walkie talkie en la mano nos miró con cara de cazador de brujas.

“Ustedes ya recibieron una entrada, no pueden volver a pasar.”

Sí, definitivamente era un castigo por recibir entradas gratis. ¿Entonces debía escoger entre dejar pasar a mi pareja – que a esas horas, como es común, estaba trabajando – o entrar yo?

Empecé a sentirme como Meryl Streep en La Decisión de Sofía. No obstante, acostumbrada a esta clase de absurdos abundantes en mi país, me quedé como si nada en la cola y cuando nos volvió a tocar el turno para recibir otra entrada ¿Gratis? empezó la pelea.

Las personas que iban delante de mí formaron mas bulla, es la verdad, yo solo saqué la camara dispuesta a reportar, porque a menos de 100 metros estan las oficinas del periódico de la Alcaldía en el que cualquier ciudadano puede colocar una crónica, crítica o reportaje. (No sé hasta qué punto llegue la censura). Al menos iba a intentarlo.

La cola para entrar.

Finalmente una señora – con apariencia de administradora o directora del teatro, al menos con poder de decisión – salió al escuchar la algazara y decidió que sí nos entregaran la dichosa entrada para nuestras parejas, hijos o cualquiera que quisiera ir con nosotros a escuchar a Amaury Pérez.

Lo mejor del concierto fue su dúo con la venezolana Cecilia Todd – a quien no conocía y me quedé con deseos de seguir escuchando –; y su interpretación a capella de la ya clasica Encuentros.

Como imaginé, la pasamos bien entre los chistes de Amaury y la melancolía de sus canciones, amén de no compartir muchos puntos de vista con el cantautor.

Y si por casualidad él leyera estas líneas, por dios Amaury, no mas conciertos gratis en Caracas, no tengo ni un centavo en el bolsillo, pero con gusto daría 20 bolos (que es casi como entrar gratis) con tal de no volver a sentirme como la pobre Meryl Streep.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.


5 thoughts on “Encuentros en Caracas con Amaury Pérez

  • el 11 mayo, 2012 a las 11:45 am
    Permalink

    Gracias a ti, Amaury.

  • el 11 mayo, 2012 a las 10:47 am
    Permalink

    He venido a leer este post muy tarde. Gracias por todo Yordanka. Havana Times siempre me trata con altura y respeto. Lo agradezco. Si te gustan dos o tres canciones mías ya es suficiente; lo de la cara grande no lo pude remediar, venía con el paquete. Besos.

  • el 23 abril, 2012 a las 10:55 pm
    Permalink

    Amaury Pèrez…mmm…canto yo mejor en la ducha…

  • el 23 abril, 2012 a las 5:02 am
    Permalink

    En el verano de 2008, tras el gran terremoto de Sichuan, Silvio y Amaury se presentaron en función única en un museo de Pekín, como homenaje a las víctimas del sismo. Como era de esperar, acudió buena parte de la comunidad iberoamericana aquí, que llenamos el local sin pagar nada. Asistieron muy contados chinos, pues es de suponer que los dos cubanos son grandes desconocidos en esta tierra, por causas muy justificadas. Fue un éxito total, a pesar de lo reducido del recinto y de la barrera linguística. Amaury hizo gala de sus dotes de comunicador y de su vena humorística, haciéndonos reir de buena gana con sus ocurrencias, (pero casi todos los chinos se quedaron, claro, …¡en China!). Posterior al concierto, cuando alababa ante los periodistas todo lo bueno que había visto en el país, le recordé en tono de chanza que en su canción Opiniones, incluida en el álbum Encuentros, de 1993, él había afirmado que “Pekín ya casi ni es noticia…” Admitió que ese día su musa no andaba muy clara…

  • el 22 abril, 2012 a las 12:46 pm
    Permalink

    jajaajja….me gusto la cronica….y para q diga eso yo….realmente me encanta amaury perez…me pasaba lo mismo q a ti…pero lo empece a descubrir de mayor..y es genial..mas como persona y comunicador q lo q pudo ser de musico….comparto muchas de sus ideas..otras no..pero..realmente sabe hacer llegar sus ideas,,y aunque no las compartas..aprendes a respetarlas de la forma q te las hace llegar…muchos de los q participamos en estos foros..incluyendome a mi..deberiamos aprender de el!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *