Peculiar modo de cortejar

Yanelys Nuñez Leyva

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Hace pocos días presencié una de las más novedosas maneras de cortejar a una muchacha:

Estaba en la playa, un joven se nos acercó a una amiga y a mí, y de manera muy espontánea comenzó a recitar un discurso de presentación, evidentemente repetido en numerosas ocasiones.

Su breve disertación partía del hecho de que poseía un automóvil para invitarla a salir; pasaba por la revelación de su centro de trabajo: una famosa discoteca capitalina, llamada Guanímar; y finalizaba con la (seria) promesa de realización de un tatuaje con el nombre de mi acompañante.   

Luego de eso, creyendo que todo estaba dicho, se abalanzó sobre la boca de mi amiga, quien con un gesto de desagrado repelió el impulso.

Este príncipe azul no estaba ebrio, ni intoxicado con alguna que otra sustancia, simplemente actuaba como muchas de las personas en la contemporaneidad, que se comportan como verdaderos idiotas a la hora de aproximarse a una mujer.

Reproduciendo el ritual del pavo real, quien corteja a la hembra con la exposición de sus alargadas plumas y brillantes colores, estos seres carentes de toda imaginación y creatividad, usan el pequeño poder adquisitivo que puedan tener, como carta de presentación.

La degeneración de valores tan primarios como el respeto, la humildad, la modestia y la sinceridad, ha provocado que nos encontremos con mayor frecuencia a este tipo de descerebrado.

El cortejo, dicen algunos especialistas, es el proceso de selección y atracción de otro individuo con el fin de establecer una relación íntima, la cual, según ellos, suele implicar amor, sexo, compromiso, cohabitación, matrimonio y/o reproducción.

Leer esta definición me causa bastante pesar, pues dentro de muy poco, sólo se verán por la calles habaneras a hombres amenazantes con garrotes, buscando parejas solo para el apareamiento.

Yanelys Nuñez

Yanelys Nuñez Leyva: Escribir es exponerse, desnudarse ante la mirada inquisitiva de todos. A mí me gusta escribir, no porque haya desarrollado una verdadera afición por el nudismo, sino porque me fascina componer palabras, pensarme historias, frases que conmuevan, imágenes que provoquen disímiles sensaciones. Aquí tengo un espacio donde hablar de arte, de la vida, de mí. Al final, sentirse bien con lo que uno hace es lo que importa; ya sea con ropa o sin ella.


12 thoughts on “Peculiar modo de cortejar

  • el 2 septiembre, 2012 a las 7:11 am
    Permalink

    ja, ese era un fantoche alardoso… los ha habido siempre.

    Lo que cambia es el cuento que intentan meter. Es como un robo de identidad. Ellos, a fin de cuenta, son unos acomplejados porque suponen que las mujeres le hacen más caso a un hombre que trabaja en algo (en una época los militares y en otra los médicos, y en otra los trabajadores del turismo o los turistas)

    Entonces se construyen una falsa identidad, porque son incapaces de aceptarse como son, y si uno mismo no se acepta y se ama como es, nadie lo va a aceptar y a amar.

  • el 18 agosto, 2012 a las 7:55 am
    Permalink

    Una relación es siempre cosa de dos y culpa de ambos lo que ahí pase. Si hay descerebrados como ese es porque hay tambien descerebradas que los aceptan.

  • el 14 agosto, 2012 a las 11:29 am
    Permalink

    jejeje Me he reido un poco .. buen articulo

  • el 14 agosto, 2012 a las 10:06 am
    Permalink

    Me encanto tu articulo Yanelis,,,, por desgracia para todos existen muchos ejemplares de la clase de muchacho, pero lo peor es que existen muchachas que aceptan y se deslumbran ante semejante cortejo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *