Perder la mejor oportunidad

Verónica Vega  (ilustraciones: Yasser Castellanos)

Yasser-Serie-2015-(1)HAVANA TIMES — Ahora que se disipan los ecos del performance concebido por Tania Bruguera, planeado para un público que no se enteró o fue apresado en su intento de asistir, ahora que se acallan las voces y la confusión sede a la visión más objetiva, quedan demostrados a cabalidad los presupuestos de la artista: el pueblo cubano no está autorizado a opinar, ni siquiera ante una obra de arte.

El discurso oficial de apertura económica y libertad de expresión disparado hacia el mundo, ha sido burlado, también, íntegra y oficialmente, en un solo acto de paranoia y desesperación.

Recuerdo que de la primera tribuna pensada por Tania y realizada en el centro Wilfredo Lam en 2009, me enteré casualmente y demasiado tarde. No pude asistir.

Sobre esta segunda, otra vez lo supe cuando se divulgó (clandestinamente), la noticia de los detenidos. En ambas ocasiones me pregunté qué yo habría dicho de haber tenido la oportunidad de estar ante aquellos micrófonos, y me descubrí organizando mis ideas para expresarlas lo mejor posible en solo un minuto.

Y aunque la primera noticia que me llegó esta vez fue sobre los operativos de represión, vi muy claro el poder de la verdad y cuánta gente bullía en susurros de entusiasmo, de ganas decir, de hacer, de salir de esta abulia que tanto se reprocha a los cubanos.

Lo que sí me sorprendió fue que la vieja estrategia de histeria, intento de desacreditar a la artista y acusar el performance de “inoportuno”, fuera todavía efectiva. Hasta personas críticas con el Gobierno temían que la acción malograra su esperanza en las negociaciones con EE.UU.

Unas negociaciones tramadas en silencio, selladas en silencio, y pronunciadas como es usual, a espaldas de la población.

Para alivio mío, al machacado argumento de “no es el momento”, Tania respondió acertadamente en su renuncia a la Distinción por la Cultura Nacional y a la membresía de la UNEAC: “Muchas veces me autocensuré ante esas palabras que mágicamente culpabilizan una duda o una opinión.  Hoy sé que el momento adecuado para un artista es SIEMPRE, pero sobre todo cuando se ponen en suspensión las maneras de evaluar lo social y lo humano (…)”

Yasser-Serie-2015-(2)Es preciso que los cubanos despertemos de la aplastante inercia de las palabras vacías, que podamos distinguir entre realidad y mentira: nadie más que nosotros tiene derecho a opinar sobre nuestro futuro, nadie más que nosotros puede decidir cuándo es el momento oportuno.

Ningún momento es inadecuado para plantear una duda, para exigir una respuesta, para que ellos demuestren la supuesta unicidad entre lo que se grita a la prensa extranjera y lo que se repite en la prensa nacional y en el noticiero de televisión.

Es hora de poner de una vez las cosas en su sitio: cuando “el caso Padilla”, no era el momento, cuando se desató la inconformidad popular por medio de los asilados en la embajada del Perú tampoco; ni al presentarse la “Carta de los diez intelectuales”; ni cuando se recogieron miles de firmas para un proyecto amparado por la misma Constitución de la República, que solo pedía libertad para crear empresas, libertad de expresión y asociación.

Cuando Roberto Carcasés hizo su reclamo cantado en la tribuna antiimperialista, se le tildó, como ahora a Tania, taimadamente de “inoportuno”, o cínicamente, de “oportunista”.

Pero la repetición de estrategias y la falta de argumentos oficiales simplifican las cosas a nuestro favor.

No es que los cubanos hayamos perdido la oportunidad de hablar en esa tribuna improvisada, en esa plaza desalojada a toda prisa. Es que el Gobierno perdió la mejor oportunidad de demostrar, ante nosotros y al mundo entero, que no nos miente.

Pero a nosotros nos quedan todas las oportunidades. También la de realizar, como bien dijo Claudia Cadelo en esa tribuna de 2009, que un día la libertad de expresión en Cuba no sea un performance.

Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.


30 thoughts on “Perder la mejor oportunidad

  • el 19 enero, 2015 a las 8:29 am
    Permalink

    Ese análisis de café con leche, que tu dices es un análisis sociológico.Lamento mucho que tu cabeza no te de para ello.
    Entre tu infantilismo y tu ignorancia, no llegas a entender nada y casualmente explicas todas las razones del discurso oficial.
    Pero lo que me queda claro es que tus disparates de análisis superficiales e infantiles los seguiré respondiendo.

    El contingente Blas Roca Calderío es “representante del pueblo” porque no están vestidos de militares y no usan armas convencionales jajajajajajajaja. Chico, los de la seguridad del estado tampoco.No llevan uniformes militares y utilizan sólo las técnicas de lucha especiales aprendidas en su entrenamiento y tampoco utilizan armas convencionales.
    Ya entendí tu lógica: la seguridad del estado cubana es el representante del pueblo siendo el órgano máximo de represión en el país, porque el vestuario y el no uso de armas convencionales los convierte en representante del pueblo.Y esta información de dónde la sacaste, ¿del Granma?

    ¿De verdad Isidro?

  • el 19 enero, 2015 a las 8:14 am
    Permalink

    Eduardo no te voy a hacer la tarea de búsqueda de información por tí.
    Tú tienes el privilegio de Internet para buscarlo igual que yo.
    Archivo de Cuba tiene el listado de muertos y desaparecidos en todo el período de la Revolución cubana, aunque no han terminado y la lista es enorme.
    La Comisión de Derechos Humanos y reconciliación nacional, dirigida por Elizardo Sánchez Santa Cruz, tiene los informes anuales de las detenciones arbitrarias golpizas vandalismos y actos de repudio.Esta organización documentó casi 9000 en el 2014. Te vuelvo a preguntar ¿CUANTOS MUERTOS Y DESAPARECIDOS HACEN FALTA PARA DECLARAR UN RÉGIMEN COMO DICTATORIAL Y TOTALITARIO?
    Comparar el apoyo popular en Girón y el Escambray PRIMEROS AÑOS 60S a la fuerza paramilitar del contingente Blas Roca utilizada contra la manifestación popular del maleconazo en 1994 es el disparate mayor. Los CDRs la población mayoritariamente ha dicho de eliminarlos desde el 1990 en la discusión para el IV Congreso del PCC.
    ¿De qué país tú hablas?
    Vete a confundir a los ignorantes.
    Entre los informados no tienes cabida.
    Creo que este mes no te ganas la jabita.

  • el 19 enero, 2015 a las 6:38 am
    Permalink

    La libertad de expresión no se mendiga. Se ejerce.

    Por eso Tania hizo lo correcto: afirmar rotundamente su intención de dejar que los cubanos se expresasen. No debió de negociar con ningunas autoridades, porque esas cosas no se deben de negociar.

  • el 19 enero, 2015 a las 3:37 am
    Permalink

    Y los sermones son quinquenales.

  • el 18 enero, 2015 a las 9:49 pm
    Permalink

    Jorgelaejandro:

    Esos que tu llamas perros de presa, son unos cubanos como aún hay muchos, que hasta ese momento se ocupaban de construir carreteras, casas, consultorios y edificios en general. Cuando les pidieron enfrentar los disturbios, marcharon al lugar, en el entendido de que los causantes (que propinaron pateaduras y pedradas a varios policías, – uno de ellos tuvo que ser atendido de urgencia en el hospital- además de saquear y destruir propiedades estatales), estaban causando una alteración del orden a la que había que poner coto. También podían haberse negado.

    Por lo que afirmas aquí, imagino que el espectáculo que te hubiera encantado contemplar habría sido un Ferguson a la cubana, con cañones de agua a presión arrojados a la multitud, tropas antimotines armadas hasta los dientes, dando macetazos, soltando antilacrimógenos y mostaza, y azuzando mastines a los indefensos manifestantes y balas de goma de todos los colores. Por cierto, con esta segunda opción, la manifestación no hubiera durado ni media hora.

    Bueno, esa película le seguirás viendo en tu país adoptivo.

  • el 18 enero, 2015 a las 1:43 pm
    Permalink

    La idea del perfomance fue buena pero el mero hecho de quererlo hacer en la Plaza me dice que realmente no se quería hacer la obra artística (solo Tania sabe lo que realmente quería) Es como el que nunca ha ido a misa y quiere dar un sermón en el vaticano.

    Como bien dijo Verónica una vez mas se perdió la oportunidad de su minuto de libertad de expresión, que pudiera haber sido en otro lugar de La Habana. Pero igual Veronica expresa lo que sientes y sin censura en HT que muchos cubanos te leemos.

  • el 18 enero, 2015 a las 11:37 am
    Permalink

    La aplasta el gobierno, que es quien azuza a los que se prestan al triste papel de perros de presa: eso se llama una porra, y Batista también las utilizaba; las patronales y los sindicatos amarillos también, para re´rimir huelgas y protestaas obreras. Nada nuevo bajo el sol.

    Nada de “pueblo enardecido”, ni de espontaneidad: El gobierno es quien organiza, dirige y sobre todo, garantiza la total impunidad hagan lo que hagan.

    Una de las canalladas por las que un día tendrán que responder.

  • el 18 enero, 2015 a las 11:33 am
    Permalink

    O sea, Isidro, llevaron a una porra de perros de presa, para mantener la imagen de que el gobierno no reprime, y que es “el pueblo” el que se levanta en contra del pueblo que protesta. Valor para eso tiene cualquiera, como lo tienen los cobardes de los actos de repudio: tienen todo el aparato represivo apoyándolos y cuidándoles el trasero. El adversario solo tiene la indefensión total. Así valiente es cualquiera.

    Y en cuanto al “convencimiento”, permíteme que me ría, por menos se ha matado en este planeta.. los de “La noche de los cuchillos largos” también estaban convencidos.

    Creo que validar accones como esta; y tomarlas como ejemplos de acción cívica es, ante todo una falta de respeto a la inteligencia; y una muestra de desprecio soberano a la democracia.

    Si yo siguiera tu lógica, apoyaría como acto de acción cívica y de autodefensa, que el que un disidente le abriera la cabeza a uno de estos represores que lo agrediera, o que fuera un grupo a la casa de uno de ellos a carele a huevazos y a darle una pateadura. Y no es cuaestión de valor y convencimiento, porque , para aguantar lo que aguantan, hay que tener demasiado de ambas cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *