Perder la mejor oportunidad

Verónica Vega  (ilustraciones: Yasser Castellanos)

Yasser-Serie-2015-(1)HAVANA TIMES — Ahora que se disipan los ecos del performance concebido por Tania Bruguera, planeado para un público que no se enteró o fue apresado en su intento de asistir, ahora que se acallan las voces y la confusión sede a la visión más objetiva, quedan demostrados a cabalidad los presupuestos de la artista: el pueblo cubano no está autorizado a opinar, ni siquiera ante una obra de arte.

El discurso oficial de apertura económica y libertad de expresión disparado hacia el mundo, ha sido burlado, también, íntegra y oficialmente, en un solo acto de paranoia y desesperación.

Recuerdo que de la primera tribuna pensada por Tania y realizada en el centro Wilfredo Lam en 2009, me enteré casualmente y demasiado tarde. No pude asistir.

Sobre esta segunda, otra vez lo supe cuando se divulgó (clandestinamente), la noticia de los detenidos. En ambas ocasiones me pregunté qué yo habría dicho de haber tenido la oportunidad de estar ante aquellos micrófonos, y me descubrí organizando mis ideas para expresarlas lo mejor posible en solo un minuto.

Y aunque la primera noticia que me llegó esta vez fue sobre los operativos de represión, vi muy claro el poder de la verdad y cuánta gente bullía en susurros de entusiasmo, de ganas decir, de hacer, de salir de esta abulia que tanto se reprocha a los cubanos.

Lo que sí me sorprendió fue que la vieja estrategia de histeria, intento de desacreditar a la artista y acusar el performance de “inoportuno”, fuera todavía efectiva. Hasta personas críticas con el Gobierno temían que la acción malograra su esperanza en las negociaciones con EE.UU.

Unas negociaciones tramadas en silencio, selladas en silencio, y pronunciadas como es usual, a espaldas de la población.

Para alivio mío, al machacado argumento de “no es el momento”, Tania respondió acertadamente en su renuncia a la Distinción por la Cultura Nacional y a la membresía de la UNEAC: “Muchas veces me autocensuré ante esas palabras que mágicamente culpabilizan una duda o una opinión.  Hoy sé que el momento adecuado para un artista es SIEMPRE, pero sobre todo cuando se ponen en suspensión las maneras de evaluar lo social y lo humano (…)”

Yasser-Serie-2015-(2)Es preciso que los cubanos despertemos de la aplastante inercia de las palabras vacías, que podamos distinguir entre realidad y mentira: nadie más que nosotros tiene derecho a opinar sobre nuestro futuro, nadie más que nosotros puede decidir cuándo es el momento oportuno.

Ningún momento es inadecuado para plantear una duda, para exigir una respuesta, para que ellos demuestren la supuesta unicidad entre lo que se grita a la prensa extranjera y lo que se repite en la prensa nacional y en el noticiero de televisión.

Es hora de poner de una vez las cosas en su sitio: cuando “el caso Padilla”, no era el momento, cuando se desató la inconformidad popular por medio de los asilados en la embajada del Perú tampoco; ni al presentarse la “Carta de los diez intelectuales”; ni cuando se recogieron miles de firmas para un proyecto amparado por la misma Constitución de la República, que solo pedía libertad para crear empresas, libertad de expresión y asociación.

Cuando Roberto Carcasés hizo su reclamo cantado en la tribuna antiimperialista, se le tildó, como ahora a Tania, taimadamente de “inoportuno”, o cínicamente, de “oportunista”.

Pero la repetición de estrategias y la falta de argumentos oficiales simplifican las cosas a nuestro favor.

No es que los cubanos hayamos perdido la oportunidad de hablar en esa tribuna improvisada, en esa plaza desalojada a toda prisa. Es que el Gobierno perdió la mejor oportunidad de demostrar, ante nosotros y al mundo entero, que no nos miente.

Pero a nosotros nos quedan todas las oportunidades. También la de realizar, como bien dijo Claudia Cadelo en esa tribuna de 2009, que un día la libertad de expresión en Cuba no sea un performance.

Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.


30 thoughts on “Perder la mejor oportunidad

  • el 21 enero, 2015 a las 8:24 am
    Permalink

    Una pregunta: ¿y cuando tú coincides tanto con la oficialidad de línea dura en EE.UU. en el trato deparado al Gobierno cubano, es genuflexión, pura casualidad o declaración de principios?

    Además, si consideras que cada acción de rechazo a la oposición sólo parte de decisiones del Gobierno y no del sentir de al menos una parte de la población, estás condenando a los once millones ser borregos. En otras palabras, sólo los que están contra el Gobierno responden a su albedrío…¿O no?

  • el 20 enero, 2015 a las 8:27 am
    Permalink

    Tú haces lo mismo que criticas ISIDRO.
    ¿Dónde aparece en algunos de mis múltiples comentarios que yo piense en los ciudadanos cubanos como Borregos?

    Por mucho que busques no lo vas a encontrar.
    Tu problema central es que tú menosprecias el nivel de represión en Cuba y a partir de eso te quedas en las apariencias más superficiales.¿De qué vale que estuviste en “el maleconazo” si entendiste que el contingente Blas Roca Calderío era una respuesta del “pueblo”?
    ¿Por que te haces la pregunta infantil de ¿por qué no se rebelan “las masas”?
    1-Y entonces alegremente deduces de tu desconocimiento, que existe un apoyo mayoritario al gobierno.
    2-Que por la vestimenta y la ausencia de armas convencionales estamos en presencia de una respuesta “popular” contra la manifestación popular del maleconazo.
    3-Asumes el dictamen oficial de que el performance de Tania ” no era el momento” pero además “no era el lugar” y todo el tiempo te la pasas en la genuflexión al discurso oficial. Todo por desconocimiento o por oportunismo eso lo sabrás tú.
    En eso tres puntos te he resumido por qué eres infantil y superficial en tus argumentos, te dejo el chance de definir tú mismo si se trata de desconocimento y/o oportunismo político.

  • el 20 enero, 2015 a las 8:06 am
    Permalink

    Miranda, pues le tienen secuestrado el pasaporte y en espera de un fiscal que decida si la llevan a los tribunales por “disturbios públicos”. Es decir absolutamente indefensa frente al poder.

  • el 20 enero, 2015 a las 2:09 am
    Permalink

    Marlén:

    (Te noto muy afanada desde el 17 de diciembre, con un cambio espectacular en tu tono: Me pregunto si ello obedece al “anuncio”, o se trata de un mandato directo de San Lázaro. Yo no sé qué les pasa a ciertas personas, al menos en este foro, que de entonces para acá andan presas de cierto desespero.)

    Obviando la retahíla de descalificaciones y ofensas a la que te has abocado con notable ahínco desde esa fecha, voy a tratar de razonar contigo. Y trataré de ser breve.

    En primer lugar, pregunto: ¿en qué parte de mis comentarios he dicho que “El contingente Blas Roca Calderío es “representante del pueblo”? Si vas a ofender, al menos hazlo con cierta elegancia y precisión.

    No hay que dedicar tantas horas-nalga al tema, como afirmas haber hecho, para saber que el Gobierno, el Partido y la Seguridad organizan a personas que enfrentan situaciones como esa de la que fui testigo. ¿Satisfecha?

    Lo inadmisible es que quieras considerar a los once millones de cubanos como simples borregos, incapaces de pensar por sí mismos, que sólo atinan a actuar como autómatas ante las órdenes del Gobierno.

    Sí quise decir que se convocaron a esas personas precisamente para evitar recurrir a las tropas antimotines, o la policía especial, que haber entrado en acción, aquello no duraba ni lo que el consabido merengue a la puerta de la escuela. O sea, los cubanos de ambos bandos que se enfrentaron en la ocasión iban con igualdad de “armas”, por así decirlo.

    ¿Por qué se hizo eso? Bueno, yo no soy dirigente ni seguroso ni nada por estilo para saberlo, pero deduzco, desde mi mente infantil (me encanta cómo me mimas), que el Gobierno no deseaba que unas horas después anduvieran videos y fotos recorriendo el mundo, con testimonios de cómo las “fuerzas castristas” atacan a la “población inerme” con todos los hierros, algo que haría las delicias en Washington. ¿No crees?

    Y para ir cerrando, yo SI estuve alli, a diferencia tuya, y doy fe ante quien sea de que aquello no era una “manifestación popular”, como quieres hacer ver en engañosa y oportunista postura. Fue un estallido espontáneo entre una masa frustrada de ciudadanos que querían emigrar del país y no pudieron lograrlo, por lo cual descargaron su frustración contra policías, comercios, hoteles y unos cuantos lugareños que nada tenían que ver con la bronca. Eso en cualquier país se reprime. Pregúntale a tus mexicanos.

  • el 19 enero, 2015 a las 11:24 pm
    Permalink

    Este domingo 18 de enero despues del desfile se reunió con las Damas de Blanco en 5ta avenida para agradecerle la solidaridad. Fue vestida de negro.

  • el 19 enero, 2015 a las 10:24 am
    Permalink

    ISIDRO:

    En el mundo normal, para eso está la policía, cuya función está bien definida. Eso no tiene discusión de ningún tipo. Gente conozco yo que, con un carnet en el bolsillo, se negó a participar en cualquier canallada de esas, simplemente por decencia y verguenza ciudadana, y sin importarle las consecuencias.

    Esas porras no son espontáneas, son parte de esa hipocresía del gobierno cubano que pretende que el mundo se crea que ellos no reprimen, y que es el “pueblo enardecido” el que reprime al pueblo disidente. espectáculos bochornosos como este abundan, para desgracia de todos los cubanos, ya sea en el maleconazo, o frente a la casa de una familia indefensa y sin derecho a réplica. parta eso no hay otro nombre (Como mínimo) que el de “canallada”.

    Eso es un Ferguson a la cubana, así que ya lo contemplé. Y más de una vez lo he contemp’lado del 80 a la fecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *