La Poesía que nos salva

Verónica Vega

Francis Sanchez.  Foto: artepoetica.net
Francis Sanchez. Foto: artepoetica.net

HAVANA TIMES — Dicen que Martí dijo: “La Poesía es más importante que las industrias, porque apuntala o derriba las almas”.

Ser testigo de la exposición “Cicatrices” del poeta cubano Francis Sánchez, inaugurada en la galería alternativa “El Círculo”, me hizo entender dos cosas:

-La tenacidad del espíritu de un país desmembrado

-La necesidad de este tipo de poesía para las generaciones que han dejado de creer en Cuba.

Arte donde se confiesan las distancias que crea el egoísmo, la incomunicación, la mentira. Los sueños traicionados, las ganas de cambiar, de movilizar; de ser más que meros testigos de la destrucción.

El impacto que logra el autor fusionando palabra-imagen sólo es transmisible con el propio poema visual, donde son expuestas esas heridas que pertenecen a todos los cubanos: los que se fueron o se van, los que se resisten a quedarse o los que se quedan, los que reclamamos el derecho a entrar y salir de la Isla sin renuncias ni coacciones.

Más que cicatrices son llagas que cerraron en falso, costuras que esconden los latidos del miedo, el aislamiento, la abulia (el eterno disfraz de la inconformidad).

A petición de Lía Villares, la anfitriona, Francis también expuso para el público presente tres videopoemas, un proyecto emprendido con más voluntad que recursos y donde el audiovisual se entreteje con las voces en off del mismo Francis, de su esposa Ileana Álvarez y del consagrado poeta Roberto Manzano, en un homenaje por su 60 cumpleaños.

Gracias a la iniciativa de galerías como El Círculo, que no están confinadas a la eterna arbitrariedad del criterio oficial, está disponible esta muestra en el número 316 (altos), calle 10 e/ y 13 y 15, Vedado, a unas cuadras del cine Chaplin.

Gracias a la libertad que otorga la búsqueda auténtica en el poema y en la vida, el juego desde el fotograma, la intertextualidad, la protesta y la lírica, las marcas del poeta avileño delatan el bullir bajo la postilla, el metabolismo inevitable antes de cualquier regeneración.

Un día las cicatrices de Cuba estarán verdaderamente secas, estériles, mientras tanto, bienvenidos los que se atreven a confesar que aún les duelen.

 

 

Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.


10 thoughts on “La Poesía que nos salva

  • el 6 abril, 2015 a las 11:22 am
    Permalink

    Isidro, Isidro, te doy la razon por la difusión, aunque otros digan que esa difusión existe – pero no es contrastable, no se asoma de primero, no es privilegiada. También te doy la razón cuendo sugieres que “quien busca encuentra”. Empero, pienso que los cubanos han vivido est ultimos 50 años bajo el síndrome de Stokolmo… Los cubanos (que aparentemente no viven en una sociedad con clases sociales, o por lo menos no la perciben) tienen necesariamente que encontrar las razones de por qué Cuba vive lo que vive.

    Mi problema es saber por qué coño no hay oposicion marxista en Cuba – aparte de dos payasos que dicen defender la causa anarquista en la isla, pasando por dos o tres trotskistas – ? Tanto silencio hizo el estalinismo? Parece que sí: por ejemplo en Italia llaman al comunista revolucionario Amadeo Bordiga el “innombrable”.

  • el 6 abril, 2015 a las 10:54 am
    Permalink

    Sin serlo lo es. Yo mismo he hecho intentos de hacer poesía, pero siempre me topo con la palabra “azur”. Acepto severamente a Martí y me peleo con Baudelaire (busco un papelito donde recuerdo su Albatros que no encuentro), y es increíble que no me siento poeta. Tal vez porque prefiero aplicarla a la realidad (un amigo me dice que soy un poeta que no escribe) , quién sabe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *