Irse o no irse de Cuba

Verónica Vega

Ilustración por Yasser Castellanos de la serie Pensando en Cuba.
Ilustración por Yasser Castellanos de la serie Pensando en Cuba.

HAVANA TIMES — En una conversación entre colaboradores de Havana Times, alguien habló sobre la elección de emigrar, y el editor comentó que era un buen tema para cada uno argumentar si se iría o no, y por qué.

Pensé que un buen título sería Por qué aún no me he ido de Cuba, pues cada vez parece más irracional que la emigración definitiva no esté en la agenda del cubano.

Y recordé una experiencia más o menos reciente al visitar a un amigo. Este, un excelente carpintero, me comentaba que estaba tramitando la ciudadanía española y cuando tuviera, al fin, “su carta de libertad”, intentaría explorar cómo salir con su esposa e hija.

Eso me sorprendió, porque siempre había manifestado un interés sincero por el futuro de la Isla, y hasta sopesaba la posibilidad de colaborar con algún proyecto cuyas bases fueran promover apertura, pluralidad, diálogo, consenso… todo lo que pudiera impulsar aquí un verdadero cambio.

Estaba presente también otro amigo, un excolega del preuniversitario donde estudió mi hijo.  Cuando el anfitrión supo que el joven tenía a su mamá en Europa y el resto de la familia materna en Estados Unidos, le preguntó cuándo se iba. El joven respondió: “No tengo planeado emigrar, quiero estudiar aquí y hasta donde me sea posible, hacer algo por Cuba”.

Mi amigo reaccionó con más emoción que asombro y dijo: “Cómo me gustaría rodearme de gente como ustedes”.

Luego nos confesó que en el roce diario con sus clientes, gente de desenvolvimiento económico, muy enfocada en lo material, había llegado a sentir que cualquier futuro mental debía concebirse con el exilio como punto de partida.

Lo comprendí enseguida, ya que mis amigos de los 80 y 90 emigraron, y los nuevos también han ido (y siguen) desapareciendo. Pero al mismo tiempo no pude evitar pensar en el comentario de otro amigo, ex diplomático, que ha viajado casi todo el mundo: “Hay gente que se va, no para vivir mejor, sino para comer mejor, que es algo muy distinto”.

Me pregunté cuánto puede influir en la apreciación de la realidad una opinión tan general y arraigada, y si este “síndrome del exilio”, por llamarlo de algún modo, se puede adquirir por contagio, como ocurre cuando se anuncia un peligro a una multitud, desatando una estampida.

Siquiera el hecho de circunscribirnos entre si nos quedamos o nos vamos denota limitaciones congénitas, porque los primermundistas recorren el mundo, se instalan aquí o allá sin los traumas que nos marcan a nosotros. Tienen las ventajas de la tecnología para comunicarse con su familia, nadie los tilda de “apátridas”, no corren riesgos de perder su ciudadanía ni propiedades en herencia. El desplazarse es parte de su cultura, desde niños.

Pero de ese dilema cubano he oído criterios tan radicales como el de un conocido, casado con un extranjero: “Todo el mundo debería irse, especialmente los jóvenes”.

Ni siquiera atiné a preguntarle cómo la solución puede ser que un país entero se quede vacío. Simplemente me quedé pensando en lo particular que es la vida para cada uno, y en cómo las experiencias no se detienen, estés donde estés. Circunstancias extremas pueden sacar lo peor de un ser humano, pero también lo mejor, como pasó con Nelson Mandela en largos años de prisión.

Yo creo que en este vasto universo físico y mental que recorremos, cada cual va encontrando lo que necesita para su progreso interno. Teniendo en cuenta que ni siquiera vivimos con plena conciencia el presente, pues siempre estamos atrapados en pensamientos sobre lo que hicimos, sobre lo que haremos, siempre entre la expectativa y el recuerdo, comparar no tiene sentido. Percibimos y justipreciamos el mundo desde el filtro formado por la acumulación subconsciente de experiencias únicas.

Durante una entrevista que le hacía un realizador francés, un poeta y artista del performance decía ante la cámara: “Cuando dije en Miami que yo he sido libre en Cuba la gente no me creía, no me entendía, pero es verdad.”

Le dije que lo creía. Como todo lo que perseguimos afuera (paz, equilibrio, felicidad?), solo para descubrir que son sombras, reflejos, espejismos; la libertad es un estado interno, lo cual no impide que se luche por establecer las mayores garantías legales de ese estado en una sociedad que la necesita a gritos, como Cuba.

Pero por qué precisamente nosotros, condenados por décadas a la separación y la confrontación, vamos a reducir también algo tan inmenso, cambiante y prodigioso como la existencia, a una fórmula maniquea.

Read this article in English

Seguir y compartir:
Pin Share


Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.

Veronica Vega has 195 posts and counting. See all posts by Veronica Vega

27 thoughts on “Irse o no irse de Cuba

  • Una acotación: No solo son los que llamas “primermundistas” los que viajan, se instalan aquí o allá y usan la tecnología sin sustos para comunicarse con sus familias. Millones de los llamados “tercermundistas” lo hacen también, que no todo el mundo en el tercer mundo está pidiendo limosna por las calles. Nada más hay que pararse en cualquiera de los parques de Orlando, para poner un ejemplo, y ver cuantos turistas del tercer mundo hay vacacionando allí (Y no necesariamente ricos o millonarios) En este mundo para viajar no hay que ser rico.

    Por otra parte, para mí la libertad es como el embarazo: Ninguna muijer está embarazada a medias: o está embarazada o no lo está. de la misma manera, o eres libre, o no lo eres. toda esa filosofía de que “se lleva por dentro:, son pañitos tibios para auto engañarse, sobre todo cuando no eres libre. El insilio no es libertad, es evasión. Y en mi experiencia, la libertad de que gozo no son “sombras, reflejos, espejismos”. Nunca jamás en Cuba me sentí tan libre y dueño de mi existencia como ahora. Pero el que nunca ha experimentado esa sensación, es posible que nunca me comprenda.

  • Estoy de totalmente de acuerdo contigo, la Libertad es un estado mental, es la salud y la convicion interna de sentirse libre, se puede estar preso y al mismo tiempo ser libre, ahora bien, tambien estoy de acuerdo con la anterior afirmacion de que todos los jovenes deberian irse de Cuba.
    Parecera absurdo, pero creo que es la unica forma verdadera de que Cuba cambie, te explico; por generaciones hemos sido tan entrenados mentalmente con consignas, patrones de comportamiento y demas presiones psicologicas, que seria muy complicado lograr sin una total renovacion de la juventud en Cuba un cambio verdadero.
    Quieres un ejemplo simple, fijate como en el extranjero aun viven personas que cuando hablan del gobierno en Cuba aun como por costumbren hablan bajo, o se abstienen de hablar algo que piensan que el gobierno hace incorrecto, esa es una reaccion automatica, un reflejo incrustado que tanto se le ha empujado a los jovenes aqui en Cuba que provoca que antes de hablar del tema o rebelarse, prefieran irse, porque ? porque tienen una mordaza aun cuando estan en su casa, aun cuando estan entre amigos .. entonces la unica salida es el total desinteres o el deseo innegable de irse para el C..
    Entonces, tenemos una sociedad muy maltratada psicologicamente, a los esclavos en la antiguedad les costaba trabajo ser libres, no sabian que hacer con ella, muchos querian volver a la esclavitud, esto no es un cuento .. es la realidad de las personas que estan acostumbradas a vivir sin derechos, o al menos sin derechos que reclamar …

  • ?habrás querido decir:…un ex colega de mi hijo -cuando estudiaba- en el preuniversitario? porque de la forma que aparece, significa que tu hijo es el “dueño” del preuniversitario. Sólo una observación sin mayor importancia.

  • Se le pude llamar “síndrome del exilio”, pero pienso que no es un tal, sino un EXILIO -duro y puro- pdebido a un país sin perspectivas futuras positivas, por un sistema inoperante y por una inmensa lista de disparates de todo tipo donde se incluyen las violaciones constantes de los Derechos Humanos. Por otra parte. ?Es que “comer mejor” no forma parte de la categoría de “vivir mejor”? ?O estoy equivocado?.

  • Vero, siempre respeto tus comentarios, pero no sólo de espíritu vive el ser humano. Yo también puedo afirmar que en Cuba fui muy libre porque hice de acuerdo a mi conciencia y mis valores lo que quería hacer, pero igualmente te confieso que fui reprimida de manera absoluta por ser consecuente conmigo misma. La emigración es muy dolorosa y difícil, pero soy mucho más libre fuera de Cuba que dentro de ella. Acá no me reprimen porque sea yo e intente llevar mis sueños a la realidad.
    La dicotomía de quedarse o irse no se la plantea el ser humano al margen de su realidad sino todo lo contrario.El país te expulsa porque no genera condiciones mínimas de vida digna.
    El no intentar hacerse un presente y futuro mejor fuera de un país en retroceso creciente es entregar la vida a la resignación más elemental.Conozco profesionales de más de 60 años que ya no quieren emigrar y los entiendo.Empezar de cero a esa edad y dejar de hacer su profesión no están dispuestos a hacerlo y los entiendo perfectamente.Prefieren entrar y salir lo más seguido posible aunque los inunde el hastío de la situación cubana actual.
    Pero las nuevas generaciones tienen toda la razón en intentar tener un presente y un futuro mejor, fuera de la prohibición que el gobierno cubano le pone a sus ciudadanos en todas las aristas de los proyectos personales y profesionales de cada uno.La dicotomía no es una elucubración espiritual, es una respuesta a la imposibilidad de tener una vida digna y consecuente consigo mismo dentro del país adonde naciste.

  • El deseo de emigrar no se pasa como un virus. Sus raices estan en la Cuba de hoy, totalmente destruida socialmente. Despues de decadas de referirse al “pueblo”, “las masas”, “el colectivo”, “los miembros” quienes iban a transformar la Patria, quienes tenian que sacrificarse por un futuro luminoso el “individuo” descubre que la unica manera de vivir un poco mejor es largarse del pais en vista de que “la colectividad” es incapaz de resolver los problemas de todos. Parece una actitud egoista pero es totalmente un reflejo normal del ser humano. Como dice el embajador, algunos se van por comer mejor. Esos no son felices y jamas levantan cabeza pues tienen la barriga en Miami pero el resto en Cuba. Solo los que se marchan con una idea solida del por que lo hacen logran rehacer sus vidas en otros mundos sin remordimientos ni nostalgias.

  • Veronica:
    Yo nunca habia pensado en salir de Cuba. Tuve un trabajo en el cual me sentia realizado profesionalmente, economicamente tampoco me iba tan mal, sin ser un rico vivia sin las estrecheces con las que vive el cubano de “à pie”, pero sentia que me faltaba esa libertad de actuar como lo sientas, de decir lo que sientes, de acostarse cada noche sintiendome conforme conmigo mismo, alguien menciono en los comentarios. Algo que es una realidad, incluso fuera de Cuba pasa un tiempo antes que hables de Los dirigentes historicos ô de los problemas y no more hacia los lados y bajes la voz al hacerlo. Por eso por sentir me atado, por no ver futuro para mi hijo* por no ver clara la vejez, por no estar feliz conmigo emigre à los 46 abriles y cambie mi vida y soy muy feliz de haberlo hecho.

  • Vero;
    La libertad tiene tantas acepciones como personas existen, cada cual tiene su propia interpretación de la misma; pero ojo, que existen premisas fundamentales sin las cuales la “libertad” puede manifestarse atrofiada y sin un pleno desarrollo y goce para el individuo. Cuando una persona esta limitada (o tiene miedo) a expresar un criterio (político, económico, social, etc) entonces (pienso) no es completamente libre. Una vez escuché a Eusebio Leal expresar que nuestra propia insularidad tal vez nos hace estar oteando el horizonte, yo creo que, si a esto le sumas décadas de encerramiento en una burbuja repleta de consignas (que al final se van desinflando unas tras otras), de falsas promesas y de sacrificios (para algunos), entonces ya tienes una posible respuesta para la emigración cubana. Emigrar no es fácil, es desgarrarse y comenzar de cero, más que llenarse la barriga es acometer un nuevo proyecto de vida en el que estarán las ideas, sueños y perspectivas que no tuviste anteriormente oportunidad de intentar cumplir. Dile a tu amigo ex-diplomático que cuando comienzas a comer mejor ya de hecho comienzas a vivir mejor, tal vez él nunca pasó por la experiencia del estómago semivacío y el desespero de no saber de donde rapiñar un poco de comida para poner en la mesa, que no joda, él no sabe lo que es emigrar. Saludos, feliz navidad para ti y demás comentaristas. Dios les bendiga.

  • Ayer, hoy y mañana emigrar de tu país es algo muy duro, asi sea para mejorar tu bienestar material y espiritual. Ningún lugar en este mundo es mejor que tu país. No vas a encontrar tu cultura, tus paisajes, tus rincones preferidos, tus amigos, tu familia. Un pueblo que emigra masivamente es porque en su terruño las cosas andan bien jodidas y mucho peor si cuando sales pierdes los pocos derechos ciudadanos que tenias incluido el derecho a retornar.

    Personalmente conozco latinoamericanos que han emigrado al primer mundo y después retornan a su patria, se instalan nuevamente y continúan sus vidas sin problemas. Los cubanos somos los únicos emigrantes que cuando salen tienen que quemar las naves del retorno.

  • Una de las frases célebre del ex-presidente de la Republica de Cuba, Ramon Grau San Martin era, “Las mujeres mandan”. Pero tiene otra que debe de tener el mismo reconocimiento. Fue cuando dijo; “Aquí todo el mundo espanta la Mula, pero nadie espanta al Caballo”. Murió en su casa de Quinta Avenida en Miramar en el año 1969.

  • Admito que hasta hace unos pocos años, practicamente se quemaban las naves. Hoy en dia, no es necesariamente el caso. Muchos de los que estan en CR lo hicieron, pero fue su decision…
    Para mi, que llevo 15 años viviendo fuera de Cuba, cuando miro retrospectivamente, no me arrepiento de haber tomado la decision de emigrar. Lo unico que lamento es que no lo pude hacer antes.
    Yo no émigré de Cuba porque no tenia Libertad. Creo que al final, nadie es totalmente libre. Pararte frente a la Casa Blanca y decir a los 4 vientos lo que quieres puede ser un pequeno componente de eso, pero es muchisimo mas que eso. Existen, por supuesto, la libertad financiera y el sueño de muchos de los que seguramente leen estas lineas , pensando “cuando terminare de pagar la letra del carro, el mortgage, el balance de la tarjeta de credito, etc” o ” cuando podre tener un ingreso que me permita no tener que trabajar para vivir”, etc. Pero el recien salido de Cuba no ve este tipo de libertad (o falta de ella) , pues viene buscando ” el desarrollo, los carros modernos, los edificios altos, los centros comerciales modernos y bien surtidos, etc, etc (tipicas frases de cubaniches recien salidos de la isla). Ojo, a mi tambien me paso , cuando llegue a esta hermosa ciudad de Sydney. El que este libre de pecado… ya saben el resto.
    Por que émigré? Pues primero, mis ingresos como ingeniero estaban muy lejos de satisfacer mis necesidades y mucho menos, de tener un proyecto razonable de vida. a menos, por supuesto, que delinquiera y aunque muchas cosas en Cuba entran en la categoria de “que lo que no es illegal es prohibido”, mis valores familiares y personales estan en contradiccion con el hecho de robar (aunque hoy en dia, robarle al Estado sea “socialmente” aceptado y se justifique conque “esta luchando”) Esa es la constante (con sus matices) de casi la mayoria de los cubanos que han emigrado los ultimos 25 años. La segunda razon es que en mi rama, las opciones de desarrollo professional eran limitadas, a menos que hiciera un curso de posgrado en el exterior. Ese sueños afortunadamente, lo pude realizar en el extranjero. Y por ultimo, la sensacion de que el techo no esta dado por “compromisos” de “fidelidad ideological” a cambio de unas migajas y un “viajecito al exterior” como un funcionario estatal, sino por la capacidad y habilidades ganadas a costa de ser productive, eficiente y “ad value” a tu compañia. Sobre todo porque nadie le importa si hiciste 100 horas de trabajo voluntario o te vieron en la ultima Marcha de las Antorchas, etc.Como me dijo un Viejo conocido una vez ” nada de eso esta escrito en el reverso de tu titulo”.

  • Yo debo agregar que la inmensa mayoria de mis proyectos y sueños (y mucho mas de los que nunca imagine) los he podido realizar porque émigré. Tanto profesionalmente, financieramente y por encima de todo, como ser humano. El precio no ha sido pequeño y el estar separado de la familia ha sido una de las tantas barreras. Historias como la mia hay para escribir una enciclopedia.

  • Vero, a mi me parece que para el cubano siempre fue irracional el tener que emigrar, acaso antes de tener éste gobierno se vio que el pueblo de Cuba emigrara?. Muchos que emigraron desde el principio no lo hicieron con la idea de que fuera una salida definitiva, nadie pensó que ese modelo iba a durar lo que ha durado.

    A los venezolanos les pasó lo mismo, pensaron que sacaban a Chávez en las urnas de las siguientes elecciones, y cuando la realidad se afincó y vieron que sus hijos no se podían comer la simple arepa que antes hasta el mas miserable pordioseo se comía, mas los abusos y la falta de libertades, empezó el pueblo a salir, nosotros los cubanos no hemos sido los únicos que han emigrado huyéndoles a una dictadura, los argentinos, chilenos y españoles les tocó hacerlo también, y regresaron a su país cuando la causa que les hizo emigrar terminó. Mi padre fué uno que siempre le oí decir: “el día que Castro salga, al otro día yo estoy en La Habana” él siempre vivió enamorado de su Habana. Hoy todos sus hijos le podemos agradecer el sacrificio. Parece que él como los dos y pico de cubanos que tomaron la misma decisión, se le hizo imposible encontrar la “paz, el equilibrio y la felicidad” en el infierno en que se estaba transformando el país.

  • Estimada Veronica

    Uno de lo articulos que mas sigo en esta publicacion son presisamente los suyos, me gustan por su franquesa, sensates y generalmente no divaga en temas vanales … pero le hago una observacion tratando de ser lo mas construcctiva posible, ya este tema de emigrar o no es como una obsecion fija para usted… larguese una vez por toda o resignece a ver el final de la serie … que desde mi punto de vista todavia le quedan bastantes temporadas o terminara usted en tratamiento psiquiatrico

  • Veronica , esa sofisticada teoria de la evasion que haz desarrollado es producto de medio siglo de falta de libertad, mira hacia atras en el tiempo y acuerdate de todo lo que haz tenido que renunciar , a toda la informacion que quisistes acceder , a todas las habilidades que quisistes desarrollar, a los hobbies que quisites satisfacer y no pudistes porque al estado no le interesaba o lo prohibia o te marginaba, o a las veces que quisistes decir “eso esta mal” o ” para mi, eso no es asi” y no lo dijistes por temor a estar en desacuerdo politicamente,e t o las veces que levantaste la mano para aprobar algo que tu no creias, o las veces que tuvistes que demostrar cuan “revolucionaria eres para poder acceder a algo, o las veces que frenaron tu creatividad o emprendimiento porque el beneficiario de tus ideas era un oportunista. Ver que no se tiene acceso por ninguna via a las instituciones mas prestigiosas del mundo , a la literatura cientifica y filosofica mas importante del mundo, a comunicarte directamente con las personalidades mas importantes del mundo o a dialogar con un simple ciudadano del mundo sin ser sospechoso de jineterismo o traicion a la patria o lo que se le ocurra a la mente perversa de un ignorante ; porque Veronica desgraciadamente son los ignorantes a tu alrededor los que te juzgan con su “filosofia de la miseria”.

  • Gusana creo lo mismo.Debí irme 20 años antes de cuando lo hice.
    Aprovecho para desearles a todos los foristas y a Circles unas felices navidades y fin de año.Que el 2016 sea mejor para todos nosotros por nuestros empeños y sin esperar por gobierno alguno porque el nuestro se estancó en el medioevo.
    Felices navidades y fin de año 2015!
    Muchos abrazos para todos.

  • Javier, si necesitas pedir permiso y pagar para volver a instalarte en tu país estas desterrado por decreto, pues no depende sólo de tu voluntad poder regresar. Si para volver de visita tienes que usar pasaporte pero no tienes derecho a invertir en una propiedad y mucho menos en un negocio, entonces eres menos que un extranjero.

    Existe una lista negra de alrededor de 300 mil cubanos que no pueden ni siquiera visitar Cuba, ejemplo deportistas y médicos que sin haber cometido delito alguno son considerados “desertores” y tambien se les destierra por tiempo indefinido.

    Igual que tu me fui de Cuba porque me sentía frustrado profesionalmente y sin poder ofrecer un mínimo de bienestar a mi familia por vías licitas. Ni siquiera me preocupaba que no tenía derechos políticos y libertades ciudadanas pues había nacido sin conocerlos. Sólo siendo un extranjero pude conocer lo que es ser un ciudadano y que los derechos civiles y la libertad como individuo es tan importante como tener resuelto cuestiones materiales y espirituales.

    En mi caso no me arrepiento haber emigrado y conocer que hay un mundo real fuera de Cuba con virtudes y defectos. Pero también estoy convencido que voy a volver a donde pertenezco el día siguiente que vuelva la democracia en Cuba. Ahora soy un hombre libre y ya no podria vivir bajo las botas de una dictadura tiránica como la castrista.

  • Siempre me pregunte como es que esta cancion no fue prohibida en Cuba,la que, junto a “Para la libertad”son realmente subersivas para un gobierno como el cubano..Aqui va mi opinion personal sobre la emigracion a traves de este fragemento de “Vagabundear” de Joan M Serrat..

    No me siento extranjero en ningún lugar
    donde haya lumbre y vino tengo mi hogar,
    y para no olvidarme de lo que fuí
    mi patria y mi guitarra la llevo en mí,
    una es fuerte y es fiel,
    la otra un papel….

  • Parece que estoy en una reunión de la CTC pero quiera ratificar las palabras de Fernan. Mi caso es casi igual que el de él, la única diferencia es que tenía 45.
    EL problema de Cuba no es si se coma mal o no, si las guaguas sirven o no e incluso, si hay o no libertad de expresión. Esa solo afecta a los que tienen intereses políticos porque el pueblo de a pie puede decir “esto es una m…” cada vez que quiera y nadie le dice nada.
    Lo j… es el futuro. La mayor certeza es que aquello va a empeorar. Ya sea por una dictadura militar que nos hará añorar los años ’80 o por un neoliberalismo despiadado que hará parecer a Menem un socialista. Ambas cosas están comenzando con tremenda fuerza. Solo ver lo fácil que es despedir a alguien en un negocio privado (una pizzería) o la cantidad de uniformes por la calle. ¿cuántas gente estudia algo del MININT?

    En fin, como diría Serrat:

    Escapad gente tierna
    que esta tierra está enferma,
    y no esperéis mañana
    lo que no se os dio ayer,
    que no hay nada que hacer.
    Toma tu mula, tu hembra y tu arreo,
    sigue el camino del pueblo hebreo
    y busca otra luna.
    Tal vez mañana sonría la fortuna.
    Y si te toca llorar
    es mejor frente al mar.

  • Hace alrededor de 15 anos mas o menos (no recuerdo bien) vi en Cuba un documental, de esos que ponen en la Tanda del Domingo que me impresiono mucho, era sobre la vida del Ministro de Cultura de Allende (Chile) quien exponia todo su sufrimiento por la necesidad que tuvo de emigrar debido a la criminal dictadura de Pinochet (por eso lo trasmitieron) pero el final fue el que me impacto. El exministro de Allende regreso nuevamente a su pais, ya en democracia, y saco la llave de su casa en Chile…despues de17 anos!!!! y nadie se la habia decomisado, es decir, arrebatado!!!!.. Wow……me dije …..y saque mis propias conclusions…..

  • Muy buena respuesta

  • Por favor, cómo se titula?

  • Pueblo Blanco

  • Compañera, esto que señalas acá “la libertad es un estado interno, lo cual no impide que se luche por establecer las mayores garantías legales de ese estado en una sociedad que la necesita a gritos, como Cuba.” me parece que va aclarado con la exigencia legítima del respeto a los derechos humanos, a los derechos individuales, a las prerrogativas fundamentales y no más, de ahí en adelante se puede hablar de la historia de una sociedad en su franco desarrollo, pero sin lo mínimo no es posible despunte alguno, todos los retrocesos vienen precedidos de la carencia de facultades, de derechos no respetados por el estado. Una ocasión en un foro hablé del futuro de la Isla, muy simple, un panorama bien raro, una mezcla brutal entre lo que hoy día son Puerto Rico y Haití…

  • Me pareció muy interesante este tema de la libertad y también la opinión de los foristas.
    En mi caso he emigrado bordeando la tercera edad, por lo que ha sido duró para mi y de hecho ya sin un futuro es el aspecto personal, estoy aquí para apoyar a mis hijos y a mis nietos, que si podrán desarrollar sus capacidades intelectuales, manuales,etc. Es muy triste el caso de nuestro país, como todo se ha ido destruyendo tanto moral como material.

  • Al Lapón Libre, gracias por el oportuno señalamiento, ya le pedí al editor que corrija el error.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.