Hasta dónde el arte vale la pena

Verónica Vega

Haganenet.  (La profesora de parvulario)
Haganenet. (La profesora de parvulario)

HAVANA TIMES — La pregunta que da título a este post me la provocó el filme israelí, “Haganenet”, (en español: “La profesora del parvulario”) 2014.

Nira, profesora en una especie de guardería, descubre el talento inusual de Yoav, uno de sus párvulos, quien con solo cinco años y sin saber aún escribir, dicta versos que le vienen a la mente, de una profundidad impresionante:

…Algunos dicen que el amor
se consigue con dinero.
Algunos dicen que el amor
se consigue a mano.

Algunos dicen que el amor
se consigue por la fuerza.
Pero él sabe que el amor
es solo viento.

Porque entre todos los
vientos de los hombres
ese es soplado al corazón
sin pensamiento…

Nira suele asistir a un taller literario donde sus versos son considerados banales, y empieza a presentar como propios, poemas de este niño, generando complejos debates. Pero su propósito es hacer notar el genio de Yoav, atormentada con la idea de que la sociedad va a ahogar su excepcional sensibilidad en la máquina moledora del materialismo, el hedonismo y la egolatría.

Miguelangelo, La creación del hombre.
Miguelangelo, La creación del hombre.

Yoav vive solo con su padre, dueño de un restaurante y hombre pragmático quien no tiene interés en estimular la genialidad del niño: “Amo a mi hijo, -dice- quiero que tenga una vida normal”.

La maestra asume como misión personal salvar esa voz interior y a escondidas, prepara y presenta a Yoav en un recital de poesía de adultos. El público reacciona de forma inesperada y frustrante. Enterado el padre, cambia al niño de guardería y amenaza a la maestra con destruirla en caso de que intente algún contacto.

Lo que sobreviene es como una caída por excesiva aproximación al abismo. Nira, que tiene un nivel de vida aceptable y una familia, abandona todo y secuestra al niño. Alquila una habitación en un hotel fuera de la ciudad, y es ahí donde Yoav le dicta un poema que se ajusta a las drásticas circunstancias:

Durante la vida
llega un momento extraño
en que aprendes a romper
con tu visión del pasado.

Porque ya no existe para ti,
porque tienes que olvidarlo…

Da Vinci.  La Gioconda
Da Vinci. La Gioconda

Estando en la habitación del hotel, el niño aprovecha el momento en que la mujer se está duchando, cierra por fuera la puerta del baño y levanta el auricular del teléfono, diciendo: “Mi profesora me ha secuestrado”. Del otro lado solo se escucha el tono de marcado.

Nira, que ya se ha percatado de la situación, le dice desde el baño que todo lo hizo por él, porque “este mundo te borrará, no está hecho para personas como tú. En dos años no quedará nada, no serás más que una sombra”.

Pero aceptando la realidad, le da instrucciones para que llame a la policía desde su móvil. Luego le pide que abra la puerta del baño.

Ya vestida y de pie junto al niño, mientras esperan la violenta reacción de la ley, en un acto de suprema inocencia, Yoav le agarra la mano a su maestra.

La historia del filme genera lógicamente, la pregunta de si es superior la poesía a las necesidades reales de un chico de cinco años, abandonado por su madre, ávido de afecto y seguridad. Está fuera de discusión que nadie tiene derecho a secuestrar el cuerpo donde germina un talento insólito, solo porque el tutor de ese cuerpo está dispuesto a permitir que el genio se pierda.

Pero la pregunta que queda sin respuesta surge cuando la maestra le dice al padre: “el niño Mozart fue educado por duques y reyes, quienes le servían dulces con sus propias manos, pero Yoav está solo, en un mundo que odia a los poetas”.

Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.



4 comentarios sobre “Hasta dónde el arte vale la pena

  • Conmovedor filme y tu relato. Gracias Vero. Tengo que ver ese filme.
    Efectivamente sin apoyo el talento se diluye.

    Respuesta
  • Veronica , solo puedo decirte que los tiempos de Mozart fueron peores para los artistas, aunque Mozart fue quizas uno de los pocos que pudo vivir de su musica , esto se debio en gran medida a la ciudad de Viena donde habian muchos teatros y salas de conciertos. Ahora en estos tiempos, la industria logra que miles de mediocres puedan hacerse ricos con el arte y hasta comprarse una comparacion con Mozart.

    Respuesta
  • Nira me recuerda a ti, Verónica: una mujer violentamente aferrada a cierta visión del mundo, que ubica la violencia en el otro, retratándole como un ogro devorador de toda belleza e inocencia, rajando en la paranoia. Cuando hablas del cuerpo que alberga la chispa divina del talento no puedo dejar de intuir que, a pesar de tu comentario reconciliador, sí te identificas con la secuestradora, la justiciera que restaura el orden de las cosas al concentrarse solo en ese potencial inamculado que cree divisar en la jaula del cuerpo. Pero ná, es solo una impresión…

    Respuesta
  • Vero:

    Entiendo que todo atisbo de genialidad, muy en particular en el arte y la literatura, conlleva una alta dosis de sufrimiento y sacrificios. O morir joven…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Amanecer sobre la Colina Lenin en Regla, La Habana.  Por Donna Kester, (EUA).  Cámera iPhone 8 Plus

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]ail.com