Mi Prima Alicia

Veronica Fernandez

De viaje. Foto: Paul Harris

Gran parte de los cubanos tenemos familia en el extranjero y en particular, en los Estados Unidos.  Yo me incluyo en esta lista.  Varios de mis tíos maternos y primos llegaron a ese país en la década del 80.

Recuerdo que en aquella época, hubo un éxodo enorme de personas que partieron desde la isla en busca de mejoras económicas y reconciliación familiar fundamentalmente; otros, se iban por desacuerdo al sistema político del país.

En el caso de mi familia, el abandono de la tierra natal se produjo por los tres factores.  No obstante, nunca tome a mal sus decisiones, pues siempre he tenido la convicción de que cada persona es libre de sus actos y debe estar donde mejor se sienta.

Por tal motivo no tuve nada en contra de ellos y me mantuve tratándolos como siempre lo había hecho.  Sin embargo, han quedado en mi mente acontecimientos muy lamentables.

Recuerdo a una prima hermana, mayor que yo, que aun vive en Cuba y en esa etapa se encontraba en la cúspide, al haber sido beneficiada- a través de su esposo- con viajes al extranjero y todo tipo de adquisiciones.

Alicia se distancio de su propia familia mientras estuvieron en Cuba porque en ese momento no le convenía tratarlos, al pensar que de hecho, se iba a perjudicar y le podían anular todas las facilidades obtenidas por el gobierno.

Hace unos ocho años comenzó a venir a Cuba mi tía y uno de sus hijos, por supuesto, primo hermano mío y de la persona que les estoy hablando.  Desde el primer viaje de ellos, yo me alegre muchísimo- y aun continúan viniendo-, pero esta prima que se mantuvo sin querer saber de ellos, hoy por hoy, los recibe como si nada hubiese pasado, los llama por teléfono en sus cumpleaños, chatea y les pasa correos por Internet, los invita a comer a su casa cuando vienen de visita.

Mientras ellos, que no querían saber de ella durante los primeros años de su estancia en Miami, cuando vienen a Cuba por la primera que preguntan es por ella y  justamente a ella es a la que le traen la mayor cantidad de pacotilla.  Y entonces, yo me preguntaba: ¿Como explicarme lo que estaba sucediendo?  ¿Es que se puede perder tanto la memoria?  ¿Es que lo están haciendo intencionadamente?

Ahora, pienso que todo puede suceder.  Pienso también-como dice el refrán- que con el tiempo se olvidan muchas cosas: pero de lo que si estoy segura – y al menos, para mi- hay cosas en la vida que nunca se olvidan y siempre me han enseñado durante mi formación académica y sobre todo, desde la cuna, que la familia esta por encima de todo y hay que preservarla independientemente de criterios disímiles que puedan existir.

Esta puede ser la razón-pienso yo- por la que mi familia de Miami haya obviado el mal comportamiento de esta persona.  Lo que deja mucho que desear es el cambio tan brusco y totalmente interesado de esta prima que nunca ha sabido valorar el concepto de familia y que se vende al mejor postor, mendigando ahora los que le pueden aportar la pacotilla y el dinero que necesita.

Esta, es parte de la sociedad cubana de hoy.  Aquí hay falsedades, hipocresías, intereses mezquinos y miserias humanas.  Hay una degeneración de valores incalculables.  Ahora recuerdo la frase que a cada rato decía mi madre: Cuando Tin tenia, Tin servia.

Ya mi prima Alicia no tiene los beneplácitos de antes; ahora el Tin de Alicia esta en rendirle pleitesía a su familia que reside en el extranjero para poder subsistir en la Cuba de hoy.

Veronica Fernadez

Veronica Fernandez: Naci en el pueblo de Regla, al otro lado de la bahia de la Habana. Muchos reglanos, huyendo de la contaminación de la refinería de petróleo, tradicionalmente han ido a vivir en Cojimar. Asi hizo mi familia cuando apenas cumplí cuatro años. Desde niña he sentido atracción por las artes y las letras. La poesía y el ensayo son mis predilectos. Tuve la dicha de estudiar Filología en la Universidad de la Habana con profesores de tallo mayor. Como Capricornio, me encanta la organización, la madurez de las personas, lo romántico de la vida y el desinterés, medula espinal de estos tiempos. Disfruto la comida criollo (arroz blanco, frijoles negros, pork y yuca con mojo) y la italiana, el chocolate y tomar un mojito en el casco histórico de mi ciudad.


One thought on “Mi Prima Alicia

  • el 11 diciembre, 2010 a las 2:57 am
    Permalink

    Un dia quise Salir de Cuba..a travez de la Base naval de Guantanamo(creo que hice el comentario)..no lo logre ,junto a 5 amigos,estuvimos presos(por Salida ilegal) año 1994,mi Familia (somos 8 hermanos)…no fue en el año y 2 meses que estuvo preso a visitarme..solo iba mi papa y mi Ex -esposa(que le agradezco de corazon),cuando pude Salir hacia Alemania..empezaron a SER FAMILIA…incluso me enviaban postales desde Cuba,para fin de año y mi cumpleaños…hoy todo el mundo me pide Dinero…que No tengo!!…recibo crreos de todo el mundo…desde Santiago De cuba…estando hace 2 años en Cuba…por la enfermedad de mi papa..un “supuesto amigo” crecimos juntos en el barrio…su saludo fue” que me trajiste??…yo le respondi “YO”..segui!! que mejor regalo de encontrarnos despues de tantos años!!..le compre una cerveza Bucanero!! la Cuba de Hoy!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *