Un padre español

Rosa Martinez

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Tengo un amigo español con el que mantengo comunicación desde hace mucho tiempo. Frente a frente conversamos poco, pues cada vez que viene a Cuba siempre está de prisa,  entre la novia, las dos hijas y otros familiares, no tiene tiempo para mucho.

Sin embargo, cuando está en su país, creo que no chatea tanto con alguien como lo hace conmigo. Siento que lo conozco tan bien que sé lo que dirá en algunos de sus chats.

Hace unos días René vino a buscar a la más pequeña de sus niñas para que pasara 20 días de vacaciones en Barcelona donde ha vivido toda su vida.

Él  siempre fue  un padre ejemplar, no solo por su constante preocupación de mantener económicamente a sus dos bebés, sino por sus viajes semestrales en los que ellas son su principal interés.

Él disfruta cada instante al lado de  sus pequeñas y solo usa frases amorosas para con ellas, por eso me sorprendió el primer chat que recibí después de su llegada a España.

Rosa, escribió, este fue el peor viaje que he hecho en mi vida. La niña no durmió ni un segundo. Pasé las 9 horas del vuelo sin pegar un ojo. Para colmo, ella tuvo malestar de estómago y vomitó en varias ocasiones.

Ya en Barcelona se sintió mejor, pero no deja de llorar por su madre, creo que tendré que regresarla antes de lo planeado, pero solo de pensar en el vuelo me dan deseos de salir corriendo.

Tenías razón cuando me decías que los niños dan lucha, ahora te entiendo mejor.

Este correo me alegró, primero porque ahora René entiende mejor cuando en ocasiones digo riendo: quisiera unas vacaciones en el Sahara, lejos de la casa, de mi marido y de los niños. “Lejos de la casa y del marido lo entiendo, pero de los niños no, me decía,  los niños nunca molestan”.

A mí no me molestan mis hijos, René, le contestaba, yo solo quisiera poder descansar unos días, pero por más que intentaba explicarle él no lo entendía, para él criar a los hijos da un poquito de trabajo, mas no es nada con lo que una madre no pueda lidiar.

Él no sabe lo que es tener una criatura maravillosa dando pataditas y golpecitos dentro, sin dejar dormir bien, y haciendo orinar más de lo acostumbrado durante 9 meses.

Tampoco ha estado 20 días en un hospital con una de sus  hijas en cuidados intensivos, sentada en una silla dura, sin dormir, no porque sea incómodo, sino porque el sueño no llega.

Tampoco ha pasado días de locura porque no sabe qué hacer de comida o qué merienda preparar cuando llegan del cole, como dice él.

No pasa los 365 días del año aguantando las travesuras, malcriadeces y locuras de sus hijas, él solo pasa una o dos semanas cada seis meses, y como sus hijas solo lo ven en esas ocasiones reservan para él su mejor comportamiento.

Ahora se llevó a una de ellas y parece que la está conociendo bien y entendiéndome mejor.


2 thoughts on “Un padre español

  • el 26 junio, 2012 a las 9:43 am
    Permalink

    Mi amiga!!! se “ubiese” ahorrado todo ese “trajin”..si se quedara en Cuba….o sacara a la “familia completa”..yo personalmente…traje de Colombia a mi hijo…y a la madre…con esta ultima “no mas” …pero mi hijo salio con 6 meses del pais(Colombia),el se siente como un aleman..y con el…somos “amigos”,…porque los amigos se “cuentan todo”…nos hablamos por TE..y tenemos una buena ,por no decir excelente relacion…si va a Colombia quiere “regresar rapido”…
    Es solo “definir”..porque esa “ida y vuelta”…Barcelona -Cuba…no es nada facil…con el dinero que “invierte” en eso…creo que “compraria” Gtmo??…que Tu crees?? ..abrazos desde Berlin!!

  • el 26 junio, 2012 a las 12:22 am
    Permalink

    Está demostrado que las cosas que mas queremos son las que nos dan mas trabajo. Por eso queremos tanto a nuestros hijos. Si no nos diesen tanto trabajo no les querríamos tanto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *