Pensar en el Poderoso Caballero

Rosa Martínez

La cola del pan. Foto by Stephen Wong.

HAVANA TIMES, 15 nov.  — El día del cobro es un día feliz para mucha gente, el dinero remunerado por el trabajo de un mes es motivo para un poco de bienestar. Yo, particularmente me pongo de muy mal humor cuando recibo mi salario, solo el pensar que debo realizar mil cuentas para que no me quede nada imprescindible sin comprar, me irrita.

Hace unos días le comentaba esto, de forma jocosa, a un amigo italiano que vivió en Cuba durante 5 años.

Mi amigo Paolo contestó diciéndome que los cubanos le damos mucha importancia al dinero.

“Yo sé que los salarios en Cuba no alcanzan para mucho” -me dijo-, “pero al menos ustedes aquí tienen cosas que no se comparan con nuestro país.” Me mencionó la educación y salud gratuitas, me puso el ejemplo de un examen médico que le costaba unos 300 euros, porque si esperaba por el servicio estatal, posiblemente estuviera muerto para cuando se lo hicieran.

“No deberían pensar tanto en el dichoso dinero, quizás así logren estar más conformes,” acabó diciéndome.

Si no fuéramos amigos desde hace tanto tiempo y no supiera el cariño que me profesa, su palabras me hubieran irritado más que mi pobre salario, pero no me dejé llevar por mi primer impulso, le respondí con calma.

“Yo creo que sí, Paolo, tienes mucha razón.  Nosotros pensamos demasiado en el dinero, nos pasamos gran parte del tiempo hablando de la crisis económica, de las excesivas carencias, de la economía deficiente, del robo, la malversación de recursos.  Casi todas las conversaciones entre cubanos acaban así: ¡Qué malo está esto!”

El malecón de La Habana. Foto: Yosvani Deyá

En ese momento recordé incluso los comentarios de Germán Castillo y de Luismi de Sinope a mi trabajo El sueño de una cubana, y me acongojé.  Soy egoísta -me dije-, no debía quejarme tanto, debía estar agradecida por lo que tenía hasta ahora.  No bastante, respondí a mi amigo.

“Paolo -le dije-, imagina que aquí en Cuba tú tienes una niña de 9 años que asiste a  una escuela primaria.”

Te hago tres preguntas simples: ¿alguna vez tu niña faltó a clases porque se le rompieron los únicos zapatos que tenía?

¿Alguna vez tu hija te pidió un juguete sencillo, y no pudiste complacerla porque tu salario no alcanzaba?

¿Acaso has tenido pesadillas alguna vez porque al otro día no sabes qué dar de comer a tu niña?

“Sí, Paolo” -continué- “los cubanos pensamos demasiado en el Dinero.”


3 thoughts on “Pensar en el Poderoso Caballero

  • el 16 noviembre, 2010 a las 10:18 pm
    Permalink

    Muy bueno como siempre tu artículo. Un abrazo, hace rato no leía el blog, estaba de vacaciones. Cuidate y sigue dandonos tus acertadas valoraciones de nuestra realidad sin críticas incisivas. Tengo dos hijas y me sirvió mucho lo que escribes, el día del cobro me parace infernal, la paso mejor despues que pago las deudas aunque no tenga un centavo en el bolsillo, ¿llegará el día que nos dure el salario de un mes a otro y podamos cubrir nuestras necesidades elementales sin sufrir 21 días del mes? Oí el chiste de que el salario es como el período menstrual de la mujer, es una vez al mes y dura siete días.

  • el 16 noviembre, 2010 a las 7:51 pm
    Permalink

    Yo cumplo 46 años(Lunes 22 de Noviembre), ese día quisiera ponerme una ropita más o menos presentable, pero sorpresa: no tengo más que un único par de zapatos, y ya se están resintiendo por el constante uso, me daría pena ponermelo con una ropita presentable.
    Hace veinte y tantos años que me gradué, desde 1988, en una especialidad que me fue bastante difícil(Cibernética), en un país lejano(la ex-URSS), y sigo siendo un eterno optimista: ESTOY SEGURO QUE LLEGARÁ LA HORA, en la que no seguiremos penando y penando por “cositas” tan simples como estas, y hacer prevalecer que “la ley primera de la República sea el culto a la dignidad plena del hombre” , como dijese nuestro José Martí.

  • el 16 noviembre, 2010 a las 2:41 am
    Permalink

    No sé bajo qué condiciones vivió tu amigo italiano, supongo que nunca de las veces bajo el salario de un cubano, de eso no cabe duda. Supongo que siempre contó con la reserva de una cuenta bancaria, un familiar o amigo fuera de la Isla a quien recurrir en determinado momento de urgencia. Como sea, hablar de dinero fuera y dentro de Cuba son cosas totalmente distintas; tal vez sea cuestión de llamar a cada cosa por su nombre pero los satisfactores de las necesidades básicas hace rato que en la Isla no se consiguen por otros medios que no sea “el cash”, entonces resulta casi ilógico no estar pensando en números y en papel moneda para subsanar los huecos que hace rato dejaron de llenar las instituciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *