La palabra “Asére”

Regina Cano

Las protestas por el uso de la palabra Asére, una de las formas más populares de saludo en la actualidad entre el cubano de a pie y en circunstancias informales, se escuchan de vez en cuando.

El idioma español sufre una transformación cotidiana en la Isla.  Nuevas maneras de nombrar que descubre el pueblo, como sucede también con otras lenguas que se hablan por ahí.

En la búsqueda creativa del cubano por renombrar las cosas,  encubrirlas ante los oídos ajenos o hacerlas más suyas o por tratarlas de manera divertida, en ocasiones, encuentra otro significado a las mismas palabras o las va mutando.

No siempre son estas las mejores o más positivas creaciones.

Nuevos o viejos vocablos que tal parece una jerigonza, en ocasiones ni uno mismo sabe de que están hablando: “la jeba* me descargó pa´tras*, me dejó ciego y tuve que ponerle el bafle*.  ßnot explained Le dije a la fulana: guaguaguaguaguagua*, pa´bajo.” “No jodas –se sorprendió su interlocutor- “Y tú le dijiste eso!.” “Sí, le descargué, bimbam bimbam, le dije una pila de cosas” y yo que escuchaba me quedé como pesca´o en tarima*.

Dotados de una inventiva jocosa en la fraseología –a veces solo graciosa para el que la inventa-, por asociaciones de sonoridad o significado entre otras, el idioma transformado se hace un objeto cotidiano que al incrementarse su uso se llega a reconocer por todos.

Asére es una expresión de saludo en el lenguaje usado por los Abakúas o Ñáñigos, los miembros de una Secta Secreta para hombres, venida de África.   Según recuerdo, su usanza comenzó a permear el diálogo callejero -a escala mayoritaria-, a finales de los 80´s y ya en los 90´s logró asentarse.

En un principio pienso que la estructura social frenaba su expansión, por ser calificados quienes la usaban de “chabacanos”* y el uso de chabacanerías podía hacerte blanco del calificativo de delincuente, según se decía en aquel entonces.

Otros me dicen que la apropiación del saludo por jóvenes estudiantes, muchos de ellos universitarios, lo llevó también a un estrato social más cercano a la cultura o a los interesados en ella y además como una especie de oposición a la llamada “Educación Formal*” en aquella época.

Lo real es que ahora: Qué Bolá Asére!, es propiedad lo mismo de hombres, mujeres, jóvenes, los más maduros* y niños, no hay exclusión para el uso de este y en ocasiones sobrepasa el contexto informal.

Ninguno de ellos es delincuente.  Ninguno, en generalidad, es Ñáñigo.

Denota cierta vulgaridad, pero algo mayor dentro de la sociedad le ha dado el lugar que ahora este tiene.

Notas:

*Jeba: Novia o mujer.

*Me descargó pa´tras: le dijo algo que no coincidía con lo que él quería o la persona no cumplió lo acordado.

*Guaguagua: Sonido que imita el hablar.

*Pa´bajo: en este caso que al parecer le dijo todo lo que tenía que decirle. 

*Pesca´o en tarima: pesca´o por pescado: quedarse sin entender.

*Chabacano: grosero o de mal gusto.

*Educación Formal: Estructura verbal muy usada en los 80´s y tal vez 70´s, que calificaba la forma de trato social, conducta más apropiada. 

*Maduros*: se refiere a aquellos que tienen una edad media.  Pasada los cuarentas, pero que no se reconocen como viejos.

*Ñáñigo: Otra manera de nombrar a un Abakúa.


2 thoughts on “La palabra “Asére”

  • el 3 noviembre, 2017 a las 8:11 am
    Permalink

    Asere no lleva tilde. Las palabras llanas solo llevan tilde si no terminan en n, s o vocal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *