Cuba se desangra entre dos realidades.

Por Pedro Pablo Morejón

Por estos días cuatro campesinos pinareños tuvieron la hermosa iniciativa de comprar, con el dinero de sus bolsillos, cinco aires acondicionados que se necesitaban para habilitar una sala de terapia intensiva destinada a la atención de pacientes de Covid en el Hospital provincial Abel Santamaría.

HAVANA TIMES – En Cuba existen dos realidades: La virtual, la falsa, la de quienes gobiernan y disfrutan de los privilegios de este capitalismo de estado totalitario que se disfraza de socialismo, y la más objetiva, la que duele, la de la gente común que tiene que sufrir día tras día para alcanzar la subsistencia.

De esta manera es que puede explicarse la paradoja tan evidente entre el discurso oficial y la dura realidad que golpea a la sociedad cubana por estos tiempos.

Para nadie que viva dentro de la isla es un secreto la ausencia de libertades civiles, la escasez crónica de bienes de primera necesidad, las frecuentes interrupciones del fluido eléctrico, y, obvio, la profunda crisis sanitaria que estamos viviendo.

Diariamente, en las calles de cualquier municipio del país, se escuchan reportes de fallecidos en hospitales, policlínicos o en las mismas viviendas por causa de La la Covid 19. Lo más triste es el alto número de cubanos que han muerto de un modo tan absurdo y cruel como lo es, el no disponer de oxígeno.

Me duele y a la vez me aterra imaginar la desesperación de muchas personas cuando presencian la agonía de sus seres queridos que sufren falta de aire y a pesar de ello nada pueden hacer para aliviarlos y salvarlos.

Recientemente, en las redes leí a un hombre que ofrecía $25.000.00 por un jodido balón de oxígeno. Así están de tristes las cosas en la Cuba de hoy.

También es triste para el personal de salud, que día a día se juega la vida asistiendo a estos pacientes, sin contar con los recursos y los medios para tal contingencia. 

Por otro lado, la evidencia muestra que los casos de contagios y muertes por esta terrible enfermedad cuadruplican las cifras que oficialmente aportan las autoridades. Hace tiempo dejé de escuchar los reportes que a diario publica la prensa oficial. Están totalmente viciados.

El sistema de salud está colapsado, algo que el gobierno nunca ha reconocido de manera explícita.

¿Y qué explicación ofrecen para todo esto? La de siempre, : el “bloqueo”. El bloqueo de Los Estados Unidos de América es, según ellos, el genocida, el responsable de las malas condiciones de los hospitales, de la falta de medicamentos, de que las fábricas gasificadoras no puedan cumplir la demanda de oxígeno medicinal para los centros de salud, de que no existan suficientes ambulancias para trasladar enfermos o carros fúnebres… por poner unos cuantos ejemplos.  

Ese mismo “bloqueo” al parecer no ha impedido la adquisición del inmenso parque de autos patrulleros con que disponen para reprimir a la población o las remodelaciones que se llevan a cabo en hoteles de Varadero y otros polos turísticos con vistas a noviembre, mes anunciado para la apertura del turismo internacional, y cuyas ganancias irán a parar a las arcas de GAESA, el conglomerado empresarial que está controlado por los militares. Porque sí, las principales empresas cubanas que ingresan moneda fuerte, son propiedad de esa cúpula castrense.

Pero ellos continúan jugando a las cartas del bloqueo y la manipulación.

A propósito, por estos días cuatro campesinos pinareños tuvieron la hermosa iniciativa de comprar, con el dinero de sus bolsillos, cinco aires acondicionados que se necesitaban para habilitar una sala de terapia intensiva destinada a la atención de pacientes de Covid en el Hospital provincial Abel Santamaría.

Ellos se nombran Elpidio Aguiar Porras, Juan Ramón Vega Pacheco, Leoncio Torres Cabrera y Servilio Jesús Rodríguez Córdova. En menos de 24 horas los trasladaron a la sala.  

Es muy probable que este humanitario gesto, del cual se hizo más eco la prensa alternativa que la oficialista, no haya sentado nada bien a las autoridades, sin embargo, intentaron manejarlo mediante un enfoque de solidaridad y altruismo revolucionario.

Y es que saben que esto pone sobre el tapete una verdad bastante incómoda. A saber, que la salud del pueblo no es prioridad para los gobernantes, de lo contrario ¿cómo explicar la carencia de estos bienes en centros asistenciales de salud cuando los tienen a la venta en las tiendas por moneda libremente convertible?

Mientras, ahí están las dos realidades pugnando por ganar las conciencias.  La esquizofrénica, la que conviene a los dictadores para someter a las masas acríticas, y la más dolorosa y aterrizada, esa que viven los cubanos de a pie.

Vea más escritos de Pedro Pablo Morejón aquí.

Pedro Morejón

Soy un hombre que lucha por sus metas, que asume las consecuencias de sus actos, que no se detiene ante los obstáculos. Podría decir que la adversidad siempre ha sido una compañera inseparable, nunca he tenido nada fácil, pero en algún sentido ha beneficiado mi carácter. Valoro aquello que está en desuso, como la honestidad, la justicia, el honor. Durante mucho tiempo estuve atado a ideas y falsos paradigmas que me sofocaban, pero poco a poco logré liberarme y crecer por mí mismo. Hoy soy el que dicta mi moral, y defiendo mi libertad contra viento y marea. Y esa libertad también la construyo escribiendo, porque ser escritor me define.


2 thoughts on “Cuba se desangra entre dos realidades.

  • el 14 septiembre, 2021 a las 3:07 pm
    Permalink

    Te sorprenderías del nivel de imbecilidad de algunos turistas. El deseo desenfrenado de sol, playa y hospedaje barato…..

  • el 14 septiembre, 2021 a las 12:28 pm
    Permalink

    “noviembre mes anunciado para la apertura del turismo internacional, y cuyas ganancias irán a parar a las arcas de GAESA” Esto escribe el autor y es cierto, como tambien es cierto las actuales medidas impuestas por el Ministerio de Salud de Cuba: 1- presentar antes de vuelo PCR con resultado negativo, 2- llegada a Cuba PCR en aeropuerto, 3- aislamiento en estructuras establecidas por el gobierno cubano (hoteles) , los extranjeros tienen que pagar esos dias y pagar el transporte, 4- Al 5to dia el turista extranjero se le hace otro PCR, antes de dejarlo libremente circular por las calles cubanas.
    Con todas esta medidas de seguridad extremas puede un turista extranjero contagiar a ciudadano cubano? estaran dispuestos los turistas europeos a soportar semejantes imposiciones de limitaciones de su libertad de movimiento y gastos excesivos por pasarse unas vacaciones en Cuba? Aceptara la UE que sus ciudadanos viajen a Cuba un pais en plena pandemia y con todos estos requisitos?
    Antes los turistas cuando necesitaban dinero en efectivo hacian extracciones con su tarjeta de credito en los cajeros automaticos que les entregaba el cuc, mientras ahora el cajero automatico dara 24 cup por 1$. Aceptara este cambio oficial el turista europeo o tendra que viajar con dinero en efectivo?
    Solo tengo preguntas, la unica forma de obtener respuesta es ver que sucede cuando en noviembre abriran a los turistas UE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *