Granjeros Urbanos de La Habana

Por Paula Henríquez

Foto: srperro.com

HAVANA TIMES – Cuando el desabastecimiento y la necesidad crecen, hay medidas nuevas que adoptar. En un momento en que los productos escasos se vuelven lo cotidiano y las alternativas para subsistir se reducen al mínimo, el ser humano encuentra una salida para seguir viviendo.

El problema comienza cuando no todos buscan la solución más idónea para no afectar el entorno en que coexisten con sus semejantes.

¿El ser humano es un ente social? Esa pregunta me la hago a diario cuando me levanto y trato de respirar parado en la ventana de mi habitación. El hedor de los residuos provenientes de unos agraciados ejemplares de la raza porcina frustra cualquier intento de inhalación plena en la mañana.

Pero eso no es lo peor. Luego, un poco más tarde, cuando el sol está en lo más alto, ese coctel de aromas cobra vida y golpea con contundencia mi sistema sensorial.

Vivo en La Habana, una ciudad densamente poblada, donde la mayoría de las casas comparten una pared en común. No es difícil imaginar la distancia que existe entre mi cama y esos olorosos animales.

Vale decir que esa no es la única especie: el señor vecino también tiene aves de corral, conejos y un pobre can al que le ha tocado vivir una condena más cruel que la del Conde de Montecristi. La realidad es que esa pequeña granja urbana no se asea con regularidad. Ese no es un tema que preocupe a nuestro granjero, claro está. Para que quede claro, no es una de sus prioridades.

Pero la cosa no acaba con los malos olores. Ese no es el peor de los puntos. La falta de higiene además trae como consecuencia que empiecen a proliferar otras especies del reino animal, menos agradables y peligrosas. Y estos pueden llegar a convertirse en plagas.

Es así como empiezan los conflictos de convivencia. Problemas que pueden evitarse con las adecuadas medidas sanitarias que regulen o eviten, según sea el caso, la cría de esas especies.

No nos queda otra opción a mi familia y a mí que adoptar nuestras propias medidas sanitarias para equilibrar el frágil ciclo de la vida. Entre estas se encuentra la de tener un lindo gatito que ha puesto a raya a inquilinos indeseados. También ha estrechado una buena amistad con el can que cumple tan dura condena. Los olores, por otro lado, son asuntos más complicados. No hay otra forma de evitarlos que no sea invitando cordialmente al granjero a que atienda sus obligaciones ciudadanas.

Mi caso no es aislado. Conozco a otras familias que también son víctimas de las granjas urbanas, o, mejor dicho, de quienes la gestionan. Si no tienen una conducta cívica y, por consiguiente, no respetan a los que comparten su espacio vital, esta alternativa de subsistencia les debería ser suspendida.

Mientras alguien no pose sus ojos en este problema y tome medidas que regulen esta labor, seguirán apareciendo estas pequeñas granjas en la ciudad, rompiendo con la tranquilidad y desestabilizando una ya frágil armonía.

Paula Henriquez

Paula Henríquez: Desde pequeña me han dicho que debo tener cuidado con lo que digo en público. “Piensa antes de hablar, sobre todo delante de los demás”, me decía mi mamá y, entonces, resultaba más un ruego que un regaño. Aún hoy la escucho… y la cumplo, solo que no hablo… escribo. Las letras, las palabras son mi escape, mi salida y las catarsis diarias, las que imprimo en el papel, me reavivan. Y esta foto… me refugia.

Paula Henriquez has 44 posts and counting. See all posts by Paula Henriquez

2 thoughts on “Granjeros Urbanos de La Habana

  • Cuando vivia en la Cochiquera en la que se ha vuelto mi pais natal las personas en los pueblos y ciudades no tenian ese problema a que si querias algo de comer se iba a la bodega o carniceria,los animales se criaban a las afueras en el campo.

  • Es poco probable que esta historia cambie, años atrás yo proteste fuerte, hable con el médico de familia, nunca recibí una respuesta satisfactoria, el esposo de la doctora cría puerco, gallina, conejo, todo esto en la casa destinada para consultorio y vivienda, el delegado no tiene nada en contra, el mismo recoge salcocho de la escuela para su cría de puerco, quien dirige el país tampoco ve algun problema, que podemos esperar, ellos repartieron pollos para que lo criaran en los apartamentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *